UTEC, la isla educativa pública y descentralizadora que abre un camino de oportunidades
14 Jul '17

Sociedad Uruguaya

UTEC, la isla educativa pública y descentralizadora que abre un camino de oportunidades

UTECNació como una gran incertidumbre en el año 2013 durante la administración de José Mujica. Poco a poco ha ido ganando terreno, y hoy se exhibe como un modelo exitoso, descentralizador y de oportunidades para un importante número de jóvenes. Se trata de la Universidad Tecnológica (UTEC). El pasado 11 de julio concurrió a la Comisión de Presupuesto integrada con Hacienda de la Cámara de Representantes, recibiendo elogios de propios y extraños, algo poco común en el escenario público nacional.

Compartimos la versión taquigráfica por considerarla de interés.

 

La Comisión tiene el agrado de recibir a una delegación de la UTEC -Universidad Tecnológica- integrada por la consejera, profesora licenciada Graciela Do Mato; el consejero, doctor Rodolfo Silveira; el consejero, ingeniero agrónomo Pablo Chilibroste; el asesor jurídico, doctor Gabriel Delpiazzo; la directora de Servicios Corporativos, contadora Rossana Santomauro; por la Secretaría del Consejo, la analista Macarena Martínez; el técnico Ignacio Presa, de Apoyo Técnico y la responsable del Presupuesto, Mariana Arbon.

SEÑOR CHILIBROSTE (Pablo). Buenas tardes. Es un gusto y un honor poder estar acá para presentar la fundamentación de la solicitud presupuestal de UTEC.

Nos parecía de orden hacer una breve presentación para, por lo menos, poner a punto la información sobre en qué está la UTEC al día de hoy, en este proceso desde el año 2013 a la fecha.

Queríamos hacer algún comentario, algunos muy específicos, por ejemplo, sobre el modelo educativo y en qué está la oferta educativa de la UTEC. Con respecto al modelo educativo, estamos desarrollando un sistema que trabaja orientado a la resolución de los problemas; hace un uso intensivo de la tecnología de la información; se preocupa mucho por este desfase que hay entre la educación secundaria y cuando los estudiantes acceden a la educación terciaria. En ese sentido, hay un ejemplo de plataformas de educación básica, que son instrumentos que les permite a los estudiantes trabajar sobre los desfases y ponerse en línea con las exigencias de una educación universitaria o terciaria

También hay un proceso de internacionalización importante, porque queremos que los estudiantes estén vinculados con el mundo y que se preparen, no para ser empleados, sino para insertarse en el mundo laboral con posibilidades de desarrollar sus propios emprendimientos.

Con respecto a la oferta educativa, está resumida en el mapa que se puede ver en la pantalla. Sobre la derecha podrán observar la secuencia de cómo ha sido la oferta de carreras a lo largo del tiempo. Se puede ver la licenciatura en lácteos al comienzo, en el año 2014, y las distintas carreras que se han ido agregando: la formación en mecatrónica, en energías renovables, en logística, el tecnólogo en ingeniería biomédica, el tecnólogo en jazz y música creativa. Lo que nos interesa resaltar es que esta oferta ha tenido una secuencia que ha sido debidamente programada y que está basada en un estudio detallado de la demanda.

Podemos hablar con propiedad de la demanda, porque la cuantificamos. Sabemos cuál es, no solo en cantidad de estudiantes con educación secundaria terminada y con posibilidad de hacer educación terciaria en cada departamento, y en cada una de las regiones que priorizamos. Lo hacemos por ese criterio, pero también porque sabemos cuáles son las necesidades en cada región, no solamente el número de estudiantes entre diecisiete y veinticinco años que terminaron secundaria y están en condiciones de hacer una formación terciaria, universitaria o no, sino en qué áreas, con qué nivel de formación, con qué especificación en la capacitación, etcétera.

La oferta que ha hecho UTEC está descrita en la imagen que se ve ahora. En el año 2017 empezaron cinco carreras nuevas y esa es nuestra mayor preocupación en el área presupuestal, porque no estamos hablando de comenzar nuevas actividades sino de dar soporte a las ya comenzadas. Todas esas carreras, incluidas las de este último año, están basadas en ese estudio de análisis de la demanda. Quizás, sea esa la razón por la cual, si bien estamos trabajando con cupos, esos cupos están siendo debidamente cubiertos, pero -excepto en una de las carreras- tampoco tenemos problemas de grandes desfases. O sea que estamos muy conformes con la alineación que hay hasta el momento entre lo que previmos como oferta educativa y la respuesta que estamos teniendo en términos de demanda en cada una de las regiones. Nos parece que esto nos da razón para analizar en este sentido.

También hemos avanzado en el área de infraestructura. En esa imagen tienen una visión panorámica de lo que es el ITR Suroeste, inaugurado durante el año 2016 en el predio del Anglo, en Fray Bentos, y el ITR del Centro Sur, ubicado en el predio del viejo hospital de Durazno, un hospital histórico, que ahora es parte de un polo tecnológico, porque ahí también hay desarrollo e infraestructura de UTU, y también está funcionando el hospital.

 

El ITR del centro sur, en Durazno, tiene 4.000 metros cuadrados construidos, pero no se ha terminado aún; se va a inaugurar en el segundo semestre de 2017.

Ya se licitó y comenzó la construcción del ITR de Rivera, en el norte del país, que se inaugurará el año próximo.

El modelo educativo intenta ser moderno, diferenciado y acorde con la orientación tecnológica de esta universidad, y tiene una fuerte vinculación con el sector productivo.

En cuanto al desarrollo de la oferta de carreras, quiero decir que UTEC es parte integrante del Sistema Nacional de Educación Pública. Nosotros tenemos un diálogo fluido con los actores del sistema, con la ANEP, con la Universidad de la República, con UTU -especialmente con estos dos últimos-, y también trabajamos mucho con oficinas del Gobierno, con algunos ministerios, con Presidencia, con OPP, con los Ministerios de Ganadería, Agricultura y Pesca y de Industria, Energía y Minería, con AUCI, en toda la cooperación internacional. Particularmente, con el Congreso de Intendentes hemos tenido un diálogo y mantenido un intercambio, que ha sido un soporte importante para el desarrollo de este universidad, aspecto que lo destacamos siempre. También, hemos trabajado con empresas público-privadas o solo privadas, como la CUTI, que ha cooperado mucho con nosotros.

Al mismo tiempo, hemos llevado adelante un trabajo fuerte de vinculación con el exterior. Nosotros queremos que la universidad se radique, como lo estableció la ley, en el interior del país, pero que su orientación sea internacional, que esté vinculada al mundo, a los centros de primer nivel, que la ubicación en el interior no la relegue.

Tenemos acuerdos con universidades en Argentina, en Brasil, pero también fuera de fronteras, con Finlandia, Corea, Estados Unidos, Canadá.

Queremos resaltar al Banco Interamericano de Desarrollo porque en el inicio de la universidad fue muy importante el apoyo que nos dio para hacer los primeros estudios y las primeras etapas de desarrollo.

En este momento, estamos analizando procesos de desarrollo en el interior, como es un parque tecnológico en Rivera, por supuesto, en conjunto con el gobierno departamental de ese departamento y otros actores de esa zona.

Cuando la universidad presentó el proyecto quinquenal, nosotros dijimos que queríamos que la universidad funcionara en base a metas, resultados, indicadores y que estos operaran en tiempo real y pudieran ser auditados en cualquier momento. En ese sentido, tenemos una oficina de estadística y de resultados que trabaja en el monitoreo del desarrollo de la universidad y también hace trabajos de investigación.

En términos de matrícula, nosotros propusimos un proyecto quinquenal 2015-2020, pero no lo hemos ajustado porque se viene cumpliendo perfectamente. Para 2017, preveíamos una matrícula de 1.154 estudiantes; ahora, estamos en 950, y vamos a culminar el año con 1.150, porque inician nuevos cursos en el segundo semestre; o sea que vamos a estar perfectamente en ese número. Hicimos una proyección de una matrícula de 3.000 estudiantes a 2020 que, según los indicadores que tenemos hasta el momento y como viene la proyección de la universidad, tenemos cada vez menos incertidumbre sobre la posibilidad de cumplir con ese rol.

Una pregunta que se podrían hacer -y yo la dejo abierta aquí- es si ese número es suficiente o insuficiente. La ley no nos dio un mandato en términos de números. Esto surgió del balance que hicimos entre la demanda por educación terciaria en el interior del país -que es cuantitativa, pero también calificativa de los perfiles que necesitábamos-, el análisis de la realidad y las posibilidades de financiamiento de una nueva institución pública terciaria universitaria, teniendo en cuenta el esfuerzo que realiza la universidad en el interior. Nos pareció que ese número se sustenta desde el punto de vista económico, en términos de que el costo que vamos a tener por estudiante es competitivo o comparable a nivel internacional con los estándares que normalmente se manejan en la educación tecnológica.

En la mayoría de los lugares donde UTEC tiene oferta educativa terciaria universitaria estamos compitiendo contra cero. Nos preguntamos si 1.000 estudiantes en Fray Bentos es mucho o es poco. La cifra anterior era cero. Nosotros sabemos cuál es la demanda allí. Si trazamos un radio que cubra Fray Bentos-Mercedes, tenemos aproximadamente de 7.000 estudiantes, entre diecisiete y veinticinco años. Y de esos 7.000, 4.000 tienen la educación secundaria terminada, y están aptos para comenzar estudios terciarios, universitarios o no. ¿Es suficiente 1.000 estudiantes? Obviamente, no; es el 25%. Pero, les puedo asegurar que esto es un gran impacto en el territorio, en las familias, en los estudiantes que se involucran, porque es un lugar por donde empezar. Ojalá tuviéramos una propuesta para 30.000 o 50.000 estudiantes. Pero, esta propuesta por 3.000 la podemos sustentar, defender y, además, está debidamente documentada, viene siguiendo una trayectoria sólida y la podemos asegurar en términos de resultados cuantitativos y de calidad. Que el que ingrese a estudiar a UTEC, egrese de UTEC, y no quede clavado en el sistema o sin terminar.

En esta transparencia estamos viendo la memoria de 2016 -se las vamos a proporcionar- y está vinculada al informe.

Hoy, tenemos estudiantes de todos los departamentos, pero hasta hace un mes no teníamos ninguno de Lavalleja. Ahora sí tenemos un estudiante de ese departamento, y le vamos a dar apoyo para que pueda continuar.

En el medio de esta trasparencia podemos ver la matrícula según las carreras -es un detalle técnico- y a la derecha, la matrícula según género. Nosotros queremos equiparación de género en el acceso educativo a UTEC. Estamos lejos del objetivo, que era cincuenta y cincuenta, pero estamos trabajando especialmente en esa dirección.

En esta otra transparencia figura la distribución de edades. La población que aspira estudiar en UTEC es un poco mayor de lo que se esperaría para estudiantes que egresan de secundaria. Que suceda eso es natural, porque es una nueva oferta, no existía anteriormente; entonces, se está integrando gente del medio que no había tenido esa posibilidad de estudiar. Año a año, venimos reduciendo la edad promedio.

A su vez, más del 50% de los estudiantes que están ingresando a la UTEC son de hogares de bajos recursos económicos y solo un 10% o 15% provienen de hogares de altos ingresos. Eso nos muestra que estamos cumpliendo con el objetivo para el que fuimos creados. Es decir que estamos logrando interesar y tener como demandantes a los estudiantes de pocos ingresos.

Además, siete de cada diez estudiantes, en el orden de mil que hay actualmente, trabajan, y su principal ingreso es resultado de su trabajo. Y esto, por supuesto, que nos obliga a diseñar la currícula de una forma que contemple al estudiante que trabaja, lo cual nos lleva a tener horarios nocturnos y modelos semipresenciales, es decir, esquemas flexibles que no impliquen una dedicación exclusiva del estudiante al estudio, porque ahí perderíamos buena parte de los estudiantes que tenemos.

Respecto a la solicitud presupuestal, hay algunos artículos que son no monetarios que son importantes. Aquí la discusión está fuertemente sesgada hacia la plata y quedan por el camino artículos que son importantes. En nuestro caso, hay tres artículos que no implican movimiento de dinero y que simplemente equiparan la UTEC a otras organizaciones públicas: en el artículo 3º, donde está definido lo que se propone y el fundamento, se la equipara a la Universidad; y en el artículo 4º se hace referencia a una facilidad que tiene ANEP, que entendemos que sería muy importante que estuviera disponible también para la UTEC. Esto tiene más que ver con la actualización de las reglas y las normas que regulan al país y con el reconocimiento de que la

UTEC es otro instituto público estatal que debe ser asimilado a los niveles que corresponda. Y hay otra equiparación más que no mencionaré ahora.

Respecto a la solicitud presupuestal de UTEC, entre lo que se votó en la Ley de Presupuesto y lo que estamos pidiendo para 2018, hay una diferencia del orden de $ 150.000.000, distribuida en retribuciones personales, gastos de funcionamiento e inversiones. Esto no es otra cosa que el presupuesto de 2015 actualizado por inflación. No hay novedades en cuanto a los requerimientos presupuestales de UTEC. Son exactamente las mismas cifras, corregidas por inflación, que las que generamos en el proyecto 2015-2020.

¿Par qué queremos este dinero? Esencialmente, lo distribuimos en las siguientes categorías: infraestructura y equipamiento; grupos de investigación; relacionamiento; instalación de personal calificado en los ITR; articulación con el sector productivo, con los actores locales, e implementación de las carreras. Los años 2015 y 2016 fueron de instalación de la Universidad y por eso el presupuesto tiene esa estructura. Y claramente de 2017 en adelante, con algunas variantes en las cifras, la Universidad empieza a estar en régimen y, por lo tanto, los montos destinados a retribuciones personales, infraestructura y gastos empiezan a estar equilibrados y estables. Ahora podemos ver la estructura presupuestal entre 2015 y 2020, así como la estructura entre los distintos factores.

Repito que para 2018 tenemos una diferencia de $ 150.000.000 y casi el doble de eso, un poco más de $ 300.000.000, para 2019. ¿Para qué queremos esto? El financiamiento y los ítems de inversiones apoyan el modelo que estamos sustentando, que es del tipo que se ve en la gráfica: el crecimiento de la matrícula es ascendente, y el crecimiento del presupuesto se estabiliza. Claramente, en la medida en que nos acercamos a un sistema en régimen y podemos hacer uso pleno de la inversión en infraestructura, en equipamiento, etcétera, estamos creciendo bastante más rápidamente y diluyendo los costos de unidad por estudiante. Y nos parece muy importante que se entienda este mensaje en un doble sentido. Primero, debe entenderse que estamos evaluando una Universidad en crecimiento; es una organización en crecimiento, y es muy diferente hacer un recorte presupuestal a una organización que está haciendo el proceso de crecimiento que a una que está en régimen porque, en definitiva, los que se interrumpen son procesos lanzados, comenzados, y eso genera una deseconomía fuertemente restrictiva y muy distorsiva. Por lo tanto, queremos resaltar ese aspecto.

El segundo aspecto que nos interesa resaltar es que detrás de los números, cifras, estadios de desarrollo, que vemos, hay actores, hay estudiantes, hay individuos, la captación y la formación de estudiantes es uno a uno, no son números masivos. Por eso nos interesa compartir con ustedes un video que acerca cuál es la realidad de la Universidad hoy en sus distintas carreras, desde cómo están mirando este proceso los que han optado estudiar en UTEC.

(Se procede a la reproducción de un video)

MONTANER (Susana). Realmente estoy preocupada por la diferencia entre lo que ustedes necesitan -lo hacen saber en su presupuesto- y lo que el Ejecutivo ha determinado. Hablamos de varias carreras, de cinco de las once que se crean en 2017. Quisiera saber cuáles son las nuevas carreras

creadas en 2017 que no contarán con docentes por no tener recursos para solventar las contrataciones, cuántos docentes son y en qué territorios están ubicados. ¿Utilizan las tecnologías en estos ámbitos para generar nuevas formas de interacción entre docentes y alumnos? Si es posible, nos gustaría que nos dieran algunos ejemplos.

Además, quisiéramos saber cuáles son los centros que no comenzarían a funcionar o que no podrían albergar la ampliación de la oferta educativa existente o iniciada en 2017, por no contar con los recursos para gastos de funcionamiento o inversiones que se solicitan por parte de la Universidad.

Asimismo, nos gustaría conocer cuáles son concretamente las inversiones edilicias proyectadas en líneas generales, cuáles son las inversiones en tecnología proyectadas con los recursos que se solicitan.

También quisiéramos saber si existen carreras a la fecha que no cuenten con el equipamiento necesario para el desarrollo del proceso de enseñanza y de aprendizaje. En particular, se solicita información sobre la carrera de Ingeniería en Sistema de Riego, Drenaje y Manejo de Efluentes, en Durazno. ¿Cuentan ellos con la tecnología mínima o necesaria?

¿La no asignación de recursos implica que no se construirá el tambo que se necesita para continuar con la carrera que se imparte en la Escuela de Lechería de Nueva Helvecia en la UTU, que tanta expectativa ha creado en muchos de los alumnos?

En definitiva, concretamente, quisiera saber en qué medida la no asignación de los recursos solicitados por UTEC va a afectar el desarrollo de esta nueva universidad, que los legisladores agradecemos, apuntalamos y quisiéramos que siguiera en esa expansión que ustedes comenzaron.

DO MATO (Graciela). Voy a contestar la última pregunta, que es la que redondea la idea general de todo el planteamiento, más allá de los números específicos.

Efectivamente, en 2017, se iniciaron cinco carreras. Por lo tanto, los docentes que están contratados son por 2017. No tenemos contratados para esa carrera los docentes para 2018 y 2019; el tramo tecnológico lleva tres años y la licenciatura, cuatro. O sea, nosotros, habiendo planteado un presupuesto quinquenal programado, intensamente trabajado, cuidadosamente expuesto, fuimos ejecutando punto por punto. No es viable en ninguna organización contratar personal por un año por las dudas, dejándolo sin trabajar. Por lo tanto, de no tener el aumento presupuestal, se pone en riesgo todo el funcionamiento de la UTEC.

SILVEIRA (Rodolfo). El tambo está asegurado, no hay problema. Respecto a la carrera de manejo de efluentes, drenajes y demás se está terminando esa parte del edificio, donde ya estamos funcionando, y está asegurado el equipamiento para que eso continúe. | La cuestión es si vamos a tener plata para pagar a los docentes. Ese crecimiento a tres mil estudiantes supone docentes cada vez más especializados.

Lo que está claro es que esta universidad planteó, en 2015, determinado presupuesto para este proyecto. Si el presupuesto es distinto, el proyecto no puede ser el mismo; no hay duda.

La relación internacionalmente recomendada, y es nuestra propuesta y nuestra forma de trabajar, es de un docente cada diez estudiantes en las carreras presenciales, y un funcionario cada treinta y cuatro estudiantes. Si ustedes hacen una cuenta rápida, en este momento, tenemos unos noventa docentes, de los cuales el 90% está radicado en el interior del país -se están creando puestos de trabajo en el interior-, y más del 80% de los funcionarios son administrativos. Nosotros tenemos una pequeña unidad en Montevideo.

Ese es el modelo que se armó, y cualquier alteración presupuestal no se puede decir que pega más acá o más allá; es una sola cosa, es un paquete armado y muy pensado. Por tanto, manifestamos en 2015 que si podía haber un cambio presupuestal, no nos voten nada porque el proyecto iba a ser otro. No hay forma de compaginar ambas actividades.

CHILIBROSTE (Pablo). Contestando la pregunta de la señora diputada Montaner, tenemos presupuestados doce docentes de alta dedicación para hacer investigaciones. Si no se puede contratar a esos docentes ¿se afectan los cursos directamente? No. ¿Se afecta a la Universidad? Definitivamente, porque una universidad que no desarrolla capacidades de investigación, no es una universidad.

GANDINI (Jorge). Quiero decir a las autoridades de UTEC, lo que le dije a las de Universidad de la República hace unos días: lo que está haciendo la UTEC y la Universidad de la República en cuanto a su expansión en el interior del país, debe ser considerado con mucho más relevancia en la discusión de la famosa agenda de derechos. La llegada al interior del país de la UTEC y de la Universidad de la República -que ha seguido el camino de expandirse y tener hoy el 10% de su matrícula radicada allí- implica el acceso de muchos jóvenes al derecho de estudiar. La enseñanza será gratuita, pero es mucho menos gratuita para los que viven en el interior y, a veces, imposible. Se trata de una política de descentralización real y efectiva que ayuda a los jóvenes que viven en el interior. Además, ayuda a elevar el nivel de la educación y a potenciar el desarrollo nacional de quienes viven en el interior y quieren quedarse allí. Creo que es una política pública que debe ser apoyada.

Cuando vamos a la UTEC, es una ráfaga de aire fresco en todo el debate. La verdad es que se hace mucho con muy poco.

Quisiera entrar a lo estrictamente presupuestal. Ustedes nos proponen cuatro artículos: dos son de gestión y dos de recursos. El primero trata de asegurar la línea de base, es decir, continuar con el presupuesto que ya tiene la UTEC en la medida en que el presupuesto general fue por dos años y la UTEC asegura la línea de base por los años siguientes. Creo entender que es así. Por lo tanto, está bien si digo que el presupuesto total y corriente anual de la UTEC para todos sus rubros es de algo más de $ 543.000.000. Eso es lo que gasta la UTEC por año: aproximadamente US$ 18.000.000. Digo esto porque cuando acá hablamos de miles, está bueno ver de qué estamos hablando, porque los términos relativos pesan en plata y para lo que hablamos acá, esto es muy poquito.

En el artículo 2º se pide un incremento de US$ 5.000.000 redondos para el año 2018 y de US$ 11.000.000 para los años siguientes, que se despliegan, básicamente, en un incremento en las retribuciones personales y en los gastos de funcionamiento, sin necesidad de ampliar mucho la inversión. Es decir, van a crecer en docentes y, por lo tanto, en atención de cantidad de estudiantes y, por supuesto, en la apertura de carreras.

En esos procesos lógicos, si hay tres primeros, se puede abrir una escuela con tres salones de clase y tres maestras, pero el año siguiente hay que hacer tres salones más y poner tres maestras más, porque si no, esos pibes se quedan sin escuela. Al final, hay que tener un plantel completo; es parte de un programa. Pero hay que saber adónde uno llega el día que abre la escuela.

Creo que eso fue lo que aprobamos cuando resolvimos la creación de la UTEC. Por tanto, tenemos que hacernos cargo.

Lo primero que necesito saber es qué pasó con el recorte presupuestal del ajuste fiscal -o consolidación fiscal- que en el período pasado votamos para este ejercicio. El Parlamento intentó compensar el recorte que le tocaba a la UTEC con una fórmula que presentamos nosotros, el Partido Nacional, y que después retomó en un larguísimo articulado que negoció el Frente Amplio, trasladando recursos, a partir de un convenio, de la Inefop a la UTEC, atendiendo el cometido de Inefop, la formación, que es muy parecido al objetivo final de la UTEC.

Me gustaría saber si esos recursos fueron, si están en ejecución y si compensaron la caída presupuestal. También deseo conocer si la versión que corrió luego en el sentido de que iba a haber nuevos recursos de ese mismo origen se mantiene, o simplemente es una ficción de la prensa.

Ya se ha dicho lo que se dejaría de hacer. Quisiera trasmitir que nosotros vamos a hacer los máximos esfuerzos para que la UTEC lleve estos recursos, porque es de los pocos organismos cuyo presupuesto se puede medir por resultados. Es la mejor manera y la más sana de medir los presupuestos; no si se ejecutó la plata, sino cuál fue el resultado de su ejecución, y nosotros lo vemos; la UTEC se ve. A lo mejor esto es porque recién empezó, o porque todavía no tiene problemas que pueden llegar con el tiempo. Lo cierto es que se ve. Nosotros recibimos de todo el país muy buena onda con la UTEC y vemos a sus autoridades muy comprometidas.

 

Yo conozco profesores que se van los viernes de noche a Rivera, siendo gente de reconocidísima jerarquía en su profesión que no necesitan trabajar en la Universidad. Se trasladan en ómnibus los viernes de noche a Rivera a dar clases a sus alumnos, con el mejor salario que pueden tener: el reconocimiento a su tarea. Enseñan los fines de semana y luego vienen a su trabajo. La verdad es que eso no se ve en muchos lados del Estado; a veces, se ve en la sociedad civil, con gente que hace mucho esfuerzo por aquellas cosas en las que cree. Pero que se junte en el Estado una política pública, esa vocación y ese sacrificio, se ve poco y eso es un valor, una llamita que hay que mantener; no hay que desencantar, no hay que desilusionar.

A mi juicio, de algún lado hay que sacar. Nos están pidiendo US$ 5.000.000 y para el año que viene US$ 11.000.000. Creo que tenemos que hacer un esfuerzo y esa idea es compartida por todos los partidos políticos. No sé si es fácil hacerlo; no es fácil decir a unos que sí y a otros que no, pero hay cosas que valen la pena y esta está entre ellas.

Más allá de estas expresiones, que creo justas, dejo las preguntas que son más de tipo presupuestal, a efectos de estar atentos a su evolución.

SILVEIRA (Rodolfo). En cuanto a la pregunta respecto al dinero de Inefop que tiene que ser transferido a la UTEC, es un proceso que está en marcha; aún no fue transferido. Viene bien la pregunta por ese chisporroteo que hubo después. Se van a trasladar los $ 100.000.000, pero Inefop todavía los tiene en su poder; vamos a terminar de redondear la forma. Eso va a permitir la compra de material fundamental en Durazno. No hay un retraso debido a que Inefop no haya ejecutado los fondos porque estamos ejecutándolos en tiempo y forma. Todo el consejo de Inefop manifestó su voluntad de cumplir y estamos con las formalidades finales. Ahí no vemos dificultades. Nadie las manifestó en las reuniones que mantuvimos con la gente que está trabajando.

Respecto a que Inefop tenía que darnos en 2018 US$ 3.500.000, jamás vimos ningún documento confirmándolo; sin duda, esa versión de nosotros no salió, nunca se nos hubiera ocurrido. Buscamos en versiones taquigráficas del Parlamento y no encontramos nada. No tenemos idea del origen de este trascendido. Esta cuestión para nosotros ya está superada; estamos trabajando con Inefop para lograr la transferencia del dinero acordado desde 2015.

DE LEÓN (Walter). Seré conciso, porque muchas de las preguntas ya fueron contestadas.

En primer lugar, quiero reconocer la gestión del equipo de la UTEC.

Como decía el señor diputado Gandini -creo que todos lo compartimos-, se trata de hacer énfasis en el desarrollo de la ciencia y tecnología; en el diseño de las políticas públicas de nuestro programa de Gobierno está incorporado ese concepto.

En este sentido, otro hito importante fue la creación de la ANII, cuyos resultados son muy buenos y han sido reconocidos, inclusive, por la comunidad científica. Además, se están creando empresas que cotizan en Silicon Valley. Este nuevo cambio en la orientación del país es fundamental.

Este presupuesto es el mínimo necesario para que la Universidad pueda desarrollarse y crecer, sobre todo en el interior. Esto no solo debe verse como un elemento vinculado con la educación, porque también es un vector fundamental para el desarrollo del país. Un estudio de la OCDE demostró que los índices de desarrollo son mayores en lugares con alta concentración de personas con formación terciaria.

El país debe hacer un esfuerzo para satisfacer este presupuesto, que es mínimo. Hablando al respecto con compañeros de la bancada, coincidimos en que estamos comprometidos en hacer todos los esfuerzos para resolver este problema de la UTEC.

¡Felicitaciones, UTEC!

IRÁZABAL (Benjamín). Agradecemos la presencia de la licenciada Graciela Do Mato, del ingeniero agrónomo Pablo Chilibroste, del doctor Rodolfo Silveira y de todo su equipo, que vienen a defender el presupuesto para la Universidad Tecnológica.

No haré preguntas. Voy a contar una anécdota de 2012, cuando comenzamos este sueño, en oportunidad de que el expresidente Mujica recibiera en Anchorena al Congreso de Intendentes; al doctor Silveira, al ingeniero agrónomo Chilibroste y a la ingeniera Grompone, por la UTEC, para empezar a delinear la Universidad Tecnológica. Hablaban con tal capacidad que nos hacían soñar en colores y en 3D; podíamos imaginar lo que sería esa Universidad Tecnológica, que era un desafío, que implicaba construir de la nada. No se sabía cómo iba a ser, cuál sería su rol, qué diferencia tendría con la Universidad de la República, si la iba a sustituir o no. De a poco, fuimos comprando la idea de que esto era complementario, de que era cercanía, de que era descentralización, de que esto no era política. Y tanto es así que, desde mi punto de vista, el Gobierno de Mujica debería ser recordado por esto, pero será recordado por otras cosas respecto de las que no es el momento de hablar.

La semilla germinó y poco a poco echó raíces. Hoy, a cuatro años de aquella reunión, tenemos más de mil alumnos, muchos con sus carreras ya avanzadas. Y también hemos construido edificios.

Esto no es política, porque ninguno de los departamentos en los que se instalaron los centros estaba gobernado por un intendente del Frente Amplio; eran intendencias blancas y, en el caso de Rivera, colorada. Esta idea fue concebida con la lógica de que no debemos mirar la educación solo pensando en cuántos terminan la escuela o el liceo; estas etapas son necesarias para algo más: la formación debe ser útil para el país y debemos alcanzar la formación terciaria, que es lo que demandan los nuevos proyectos económicos y productivos.

Esa realidad ya nos pasó por encima. En estos cuatro años, se instalaron y se siguen instalando en el país industrias y agroindustrias que demandan estas especialidades impensables hace unos años, como la mecatrónica. Con todo respeto, señor diputado Lafuf, ¡en Fray Bentos hay mecatrónica!

(Interrupciones.- Diálogos.- Hilaridad)

Nos cuesta imaginarlo y, sin embargo, hay demanda.

Nos consta que esta idea arrancó bien, que quienes tuvieron el desafío de pensarla hicieron todos los estudios; durante más de un año sufrieron presiones de todos los colores respecto a los lugares donde debían construirse. Los dieciocho intendentes del interior queríamos que esos centros estuvieran en nuestros departamentos, pero no era posible, y se manejaron con total profesionalismo desde el punto de vista de la logística, de la llegada de estudiantes y de profesores, teniendo en cuenta las necesidades de cada región, las posibilidades de los estudiantes y de los docentes.

Hoy está en marcha, y me alegra que el objetivo trazado en cuanto a la matriculación de estudiantes se cumpla rigurosamente. Pero de la mano de esos objetivos están los recursos económicos que, como decía el señor diputado Gandini, haremos los esfuerzos para conseguirlos. Desde la oposición es muy fácil decir que trataremos de que los recursos aparezcan, pero el principal compromiso de que este proyecto no fracase no es de las bancadas de la oposición, sino de la bancada del Gobierno. No olvidemos que la idea de este proyecto fue del Frente Amplio, que contó con el voto unánime de la oposición. Este es un pedido a los compañeros diputados del oficialismo para que, juntos, encontremos los recursos para que la Universidad Tecnológica trascienda.

Esta es la educación del futuro. Hace un mes, recorrí la construcción de un centro de la UTEC en Durazno, que está sin terminar. Yo nunca fui a Estados Unidos, pero cuando pasé por la puerta de esa Universidad soñé que estaba en Boston, en el primer mundo. Lo que se ve ahí demuestra el profesionalismo con el que se trabajó, y la calidad humana y técnica de los docentes y de quienes están sacando adelante esta idea.

No tengo dudas de que todos los integrantes de esta Comisión haremos los mayores esfuerzos para lograr estos menguados recursos para que la Universidad Tecnológica se afirme y se transforme en el nuevo paradigma de la enseñanza superior de este país, una enseñanza ligada a la tecnología, a la producción, a la eficiencia y arraigada en el interior de nuestro país.

LAFLUF HEBEICH (Omar). Es una alegría recibir a las autoridades de la UTEC.

Quiero dar fe de lo que ha ocurrido, especialmente en Río Negro, con la UTEC. Mecatrónica está en Río Negro porque su escudo dice: “Somos industria y riqueza”. Y la mecatrónica para la industria es fundamental.

Quiero referirme al trabajo enorme de la UTEC antes de radicar sus centros técnicos en las regiones en las que se definió su instalación. Durante aproximadamente dos años, se evaluaron las necesidades, la cantidad de estudiantes que seguían estudiando o no, entre otros aspectos. Doy fe de que se recorrió el país considerando todos estos elementos.

Tuve la oportunidad de visitar el Parque Tecnológico Itaipú, en Brasil, y, cuando volví, un domingo llamé al expresidente Mujica para hablarle al respecto. Al día siguiente me recibió y me mandó a que lo hablara con Wilson Netto; con el director General de la UTU, señor Eduardo David, y con un delegado del LATU para visitar Itaipú. La UTEC está siguiendo exactamente ese camino. El Parque Tecnológico Itaipú se construyó en el obrador de la represa de Itaipú, exactamente igual a como se hizo en el exfrigorífico Anglo, adentro de la fábrica.

Sería una injusticia que este proyecto se recortara por falta de presupuesto, aunque coincido con el señor diputado Irazábal en que no es fácil conseguir los recursos. Pero ¿por qué buscar recursos para la UTEC? Porque estamos hablando de un proyecto de primer nivel, de primerísima calidad, que apostó a lo mejor, que apostó a la calidad; tengamos en cuenta cuando al respecto hablamos de Finlandia.

En este caso, no se puede hacer como hace pocos días, cuando, como para hacer el dragado del río Uruguay la empresa pidió mucha plata, bajamos la cantidad de cosas que pensábamos realizar. De todas formas, el dragado va a funcionar, pero en este caso el presupuesto no se puede recortar porque, una vez que tenemos algo para lo que se apostó fuertemente y que está dando sus frutos, sería una injusticia enrasar hacia abajo.

Hace pocos días, recibí a estudiantes de mi Facultad de Veterinaria que me comentaron que se dictan clases a las que asisten hasta cuatrocientos estudiantes. El consejero Silveira dice que en la UTEC tienen un docente cada diez alumnos, y eso no puede cambiar, porque marca la diferencia en cuanto a la enseñanza que se imparte.

Por otra parte, todos estamos ilusionados y apostando a la segunda planta de celulosa de UPM. Para la construcción de esa planta vendrán, por lo menos, trescientos ingenieros extranjeros a trabajar; cuando se instaló la primera arribaron unos ciento cincuenta. La mecatrónica es fundamental para los procesos industriales. Para la primera planta de UPM únicamente pudimos capacitar a cuatrocientos soldadores; no se pudo capacitar personal para trabajar en ninguna otra área. El resto del personal empleado fue extranjero porque carecíamos de una institución que brindara este tipo formación.

El próximo mes se inaugurará en Fray Bentos una planta de fórmulas infantiles de leche en polvo. Se trata de una inversión de US$ 120.000.000. Se trata de procesos industriales basados en el trabajo de muchos estudiantes de la UTEC; muchos de sus estudiantes participaron en la planta y muchos trabajarán allí cuando se inaugure.

Entonces, creo que sería realmente una injusticia que hubiera que recortar algo en la UTEC. No se trata de eso. Hay que apostar. Quizás tengamos que resignar alguna otra cosa, pero esto es calidad de primer nivel y educación de primer nivel, de la que tanto hablamos.

POSADA (Iván). Queremos felicitar a las autoridades de la UTEC en función de los resultados que se vienen consiguiendo en un ámbito en el cual había realmente un vacío. Esto respondió a una visión de política educativa, porque, en definitiva, es política que, ante la propuesta del Poder Ejecutivo, todos los partidos políticos acompañáramos la decisión de crear la Universidad Tecnológica.

Creo que fue un acto de clara conciencia en mérito a que la tan manida descentralización tiene dos componentes que son esenciales. Uno es la descentralización educativa. Si no descentralizamos la generación de conocimiento, difícilmente podamos lograr en determinados ámbitos procesos de desarrollo que sean sostenibles.

El otro componente clave para que cualquier proceso sea sustentable en el largo plazo es la descentralización de la inversión de capital.

Por lo tanto, de nuestra parte se ha hecho un esfuerzo fundamental que responde a una decisión de todo el sistema político uruguayo, y eso es lo que de alguna manera debemos señalar, más allá de la iniciativa que tuvo el presidente Mujica en este sentido.

Y digo que esto llenó un vacío porque, lamentablemente, el proceso de descentralización de la Universidad de la República es lento y, además, porque, hasta hace algunos años -felizmente, vimos en el rector de la Universidad un gran convencimiento de lo que debe ser un proceso de descentralización, lo que creo que hay que saludar especialmente-, una de las discusiones que se daba era que la descentralización significaba perder poder; el poder había que concentrarlo en Montevideo; ahí sí estoy hablando de poder político-partidario, y con ese tipo de concesiones no tenemos posibilidades de desarrollo. Pero, felizmente, ese concepto ha cambiado y tenemos dos procesos que confluyen y que son muy importantes, porque se complementan. Creo que la decisión de carreras tecnológicas más cortas responde a otro tipo de necesidad y, en ese sentido, se ha venido haciendo un esfuerzo muy importante.

En términos presupuestales, lo primero que quiero decir es que lo que figura como el artículo 1º del proyecto que eleva la UTEC ya es presupuesto autorizado en materia de gastos para todo lo que tiene que ver con las retribuciones personales, gastos de funcionamiento e inversiones.

En ese sentido, ha habido un esfuerzo importante en este período.

Para el año 2018 se plantea un incremento del orden del 27%, y para el 2019 y 2020, del 60% en su globalidad.

Creo que no seríamos sinceros si no diéramos cuenta de cuál es la situación en que se encuentra el país hoy. Y lo planteo desde un partido de oposición porque me parece que lo primero que debemos hacer es tener una actitud de responsabilidad. Por supuesto que hay que tratar de apoyar y desarrollar al máximo posible los procesos educativos, pero también sabemos de las limitaciones existentes. Según cifras oficiales, al cierre del mes de mayo, el país tenía un déficit fiscal de alrededor 3,4% del producto bruto interno, o sea que se viene endeudando desde el 2014 a razón de US$ 2.000.0000 por año, lo cual muestra las limitaciones que tenemos, ya que el crecimiento ha sido muy por debajo del registrado entre 2004 y 2014.

Esa limitación determinó que, en los últimos dos años, la relación deuda neta—producto bruto interno tenga un ratio de 43%. Del 33% que teníamos al cierre del año 2014 pasamos al 43%. Son todas cifras preocupantes.

También es preocupante que, comparando el primer trimestre de 2017 con el primer trimestre de 2015, se hayan destruido 40.000 puestos de trabajo.

Es una realidad que debemos plantear en este ámbito, donde tenemos que tomar decisiones respecto a la autorización del gasto, en principio, en función de lo que nos plantea el Poder Ejecutivo; si no nos atenemos a ello, deberemos encontrar una financiación alternativa para lo planteado. Creo que estas cosas debemos ponerlas arriba de la mesa porque, más allá de las voluntades políticas que tengamos, están las limitaciones que existen en materia presupuestal. Y yo creo que es bueno que se diga esto desde un partido de la oposición, porque tenemos una corresponsabilidad en todo lo que salga aprobado en la Cámara de Diputados.

Quería dejar expresa constancia de esto. Nos parece que es de total lealtad hacia la visita, más allá del compromiso que nos anima en este proyecto. Nos felicitamos por haber acompañado este proyecto en materia educativa y nos congratulamos por estos resultados que hoy nos presentan las autoridades de la UTEC.

GARCÍA (Mario). Fui aludido al inicio de la exposición. Tenemos un estudiante de Lavalleja aquí.

(Interrupciones.- Diálogos.- Hilaridad)

En primer lugar, quiero resaltar la apertura del Consejo para escuchar nuestro planteamiento y, en segundo término, me interesa decir que no toda la educación está mal. Muchas veces se vende un discurso y la gente se queda con la idea de que en la educación está todo mal o de que criticamos por criticar. Tenemos la obligación, como oposición que somos, de marcar lo que entendemos que no funciona, pero también de destacar lo que funciona y muy bien. Yo creo que la Universidad Tecnológica es un ejemplo a seguir y a replicar.

Exhorto a los integrantes de esta Comisión y del Parlamento en general a priorizar la distribución de los recursos que vienen contenidos en este proyecto. Sabemos que la frazada nunca alcanza, que siempre es corta, pero bien vale la pena hacer un esfuerzo para lograr que este proceso no se detenga.

 

Como bien decía el diputado preopinante, muchas veces los puestos de trabajo se destruyen producto de la innovación, de las nuevas tecnologías. Las nuevas enseñanzas, los conocimientos y las carreras son una oportunidad que nuestros jóvenes están asimilando y creo que el modelo que aplica la Universidad Tecnológica aporta en ese camino.

Sabemos de la responsabilidad de todas las bancadas y pensamos que, seguramente, se va a priorizar el contenido del mensaje de la Universidad Tecnológica.

BIANCHI POLI (Graciela). Cuando decimos que la educación está en una crisis de estancamiento excluimos a la UTEC y la reconocemos especialmente, así como, en general, a los bachilleratos tecnológicos.

El otro día dije en la Comisión de Educación y Cultura que me voy a morir con el deseo de que haya bachilleratos de logística en la capital y en el interior. Si hubiéramos tenido bachillerato de logística, ¡cuánto mejor formados hubieran recibido a los estudiantes! No tuve suerte, obviamente.

El problema es que lo que está muy estancado y en crisis son los niveles educativos que preparan a los jóvenes para llegar a ustedes, pero ese no es su problema.

Ustedes y nosotros estamos en consonancia con el ministro de Economía y Finanzas. El otro día, cuando vino el equipo económico, le planteamos por qué el presupuesto en la educación no se hacía al revés. ¿Por qué no se hace un proyecto y se dice cuánto cuesta? Sin ninguna duda, vamos a dar esa plata, si nos demuestran para qué y cómo se va a usar.

¡Bienvenidos los conceptos de metas, resultados e indicadores! ¡Bienvenido el concepto de ser auditados! Cuando los que estamos en educación desde hace muchísimos años decíamos estas cosas, éramos tildados de liberales, inclusive, en otros partidos políticos.

¡Bienvenidos los resultados cuantitativos y cualitativos! Nunca jamás debe desprenderse la cantidad de la calidad.

Estas son cosas que después se dicen en el plenario. No queremos aburrir a los colegas integrantes de esta Comisión, que tienen la gentileza de permitirme participar, ya que soy invitada, pero creo que quienes llevan adelante la tarea educativa en el contexto que se está haciendo en el Uruguay y que han logrado lo que ustedes han logrado merecen que los miremos a la cara y les digamos: este es el camino.

Ustedes hicieron una cosa muy “extraña” -entre comillas-: primero estudiaron la demanda y fijaron cupos.

Voy a repetir una cosa que les dije en la Comisión de Educación y Cultura: ustedes tienen el modelo que queremos para la Universidad de la Educación. Nosotros nos hicimos responsables en esa Comisión, como miembros plenos, de que este es el modelo de dirección de universidad que queremos; no queremos autonomía y cogobierno. Queremos este modelo y ustedes son el ejemplo de que funciona.

A mí me rechinan un poco -pero me rechinan por ignorante; son ustedes los que saben- estos recursos que vienen del Inefop. Por allí se ha dicho que tiene que ver, pero el Inefop maneja fondos de reconversión laboral y ustedes son una universidad, con todo lo que eso implica en extensión e investigación. A mí me parece que es desvestir un santo para vestir a otro, pero me gustaría conocer la opinión técnica que ustedes tienen al respecto.

La segunda pregunta que tenía pensado formular no la voy a hacer porque ustedes tampoco tenían idea del otro dinero que vendría; parece que fue un trascendido. Más allá de ratificar que cuando hay resultados vamos a buscar dinero de donde sea, el ministro de Economía y Finanzas reconoció, efectivamente, que él estaba de acuerdo con fijar metas; reconoció también que quería resultados y compromisos de gestión. ¡Y si seguimos con más de lo mismo vamos a tener los mismos malos resultados donde tenemos malos resultados!, que no es poco.

Aunque sé que no es tarea de ustedes, que es tarea de quienes hacen el presupuesto desde el Poder Ejecutivo y nuestra, que lo tenemos que aprobar, ya que tienen la posibilidad de hacer su presupuesto -por suerte, porque son una universidad-, les pregunto si no creen inconveniente que se saque plata del Inefop para pasárselas a ustedes, sea el monto que sea. Si hay que sacar de otro lado, se sacará. Es algo que me cuestiono.

SILVERA (Rodolfo). En realidad nosotros tenemos una forma de gobierno transitoria votada por el Parlamento con la venia de los señores legisladores. O sea que, a diferencia de las otras instituciones educativas, el modelo actual transitorio es distinto.

Lo que tenemos que hacer es trabajar sobre cuál va a ser el modelo futuro, porque puedo asegurar que los tres que estamos sentados acá, en marzo de 2019 -si no nos morimos antes- nos vamos. Ninguno de nosotros va a permanecer en la UTEC, porque cumplimos un ciclo a raíz de un mandato que nos dio el Parlamento y el Poder Ejecutivo. Por lo tanto, estamos en una situación bastante especial.

Con respecto a si los fondos tienen que venir de Inefop o de cualquier otro organismo, debo decir que nosotros no tenemos la potestad para decidir. En muchos aspectos trabajamos juntos. Por ejemplo, estamos llevando adelante unos proyectos que forman parte del fondo de $ 100.000.000, que tienen que ver con la formación en módulos de lechería, que es algo que se desprende naturalmente de las tareas inherentes a la formación de Inefop. En otros casos, quizás estén más lejos.

En definitiva, no somos nosotros los que vamos encontrar el origen de los fondos presupuestales para 2018.

BIANCHI POLI (Graciela). Simplemente aclaro que los responsables de los fondos son el Poder Ejecutivo y los legisladores según la representación.

Hice la pregunta porque considero que los representantes de UTEC están sumamente capacitados y calificados en la tarea que están cumpliendo, y entiendo que no quieran dar su opinión o que no la tengan. Para saber si estamos haciendo las cosas bien o no, me interesa saber la opinión de las autoridades en cuanto a que se saquen recursos precisamente del Inefop, a pesar de que hay tantos otros lugares de donde nosotros sabemos que se puede sacar. Estoy totalmente de acuerdo con que los representantes de la UTEC no tienen nada que ver con esa decisión, pero hice la pregunta porque se trata justamente del Inefop. Si no considerara que son personas sumamente calificadas, la opinión no me interesaría.

SILVERA (Rodolfo). Creo que en este país si no trabajamos todos juntos basados en la confianza, es imposible instituir una política educativa.

(Apoyados)

No hay manera de hacer una política educativa terciaria, universitaria, descentralizada y enfocada en el territorio, si todos los actores no trabajan. Nosotros trabajamos perfectamente con la intendencia de Rivera, con el diputado Lafluf cuando era intendente, con Vidalín, etcétera. Además, trabajamos con las asociaciones de comercio y tratamos de conseguir fondos internacionales. Es la segunda vez que el BID nos da una donación -no es un préstamo-, porque tuvo confianza en nosotros, ya que algunos es la tercera vez que hacemos uso de esos fondos, porque también los utilizamos cuando establecimos la ANII. Además, conseguimos fondos de China y de UPM. Nosotros también estamos muy activos trabajando en conjunto. Creo que ese es el gran secreto.

Me parece que basados en una relación de confianza, se puede avalar la rendición de cuentas del dinero o de recursos que no necesariamente son dinero, porque hay cosas que se pagan en especias y otras se negocian. Por ejemplo, es básica nuestra asociación con la Fuerza Aérea en el caso de Durazno, porque nos dan alojamiento y comida. Como contrapartida, nosotros educamos a los pilotos en algunas disciplinas que presentan dificultades como la mecatrónica o las energías renovables, fundamentalmente la eólica, y además brindamos cursos de inglés certificados internacionalmente. Eso se puede llamar cambiar figuritas o trabajar inteligentemente con recursos que están a diez cuadras de distancia.

No sé si respondí la interrogante.

BIANCHI POLI (Graciela). Está claro.

SÁNCHEZ (Alejandro). Voy a ser breve, porque la Comisión de Presupuesto integrada con la de Hacienda tiene que seguir trabajando y estamos esperando a la delegación de ASSE. No obstante, es bueno que se produzcan intercambios entre legisladores de todos los partidos reivindicando el trabajo que está haciendo la UTEC.

Saludo la presentación que se hizo y el esfuerzo que está haciendo esta universidad.

Ha habido expresiones de varios señores legisladores y señoras legisladoras respaldando la idea de seguir aportando recursos para que la UTEC se siga desarrollando, lo que me hace pensar que seguramente va a ser más fácil conseguir los votos para el financiamiento que se pide que lo que fue obtenerlos para su creación. Por suerte, en el proceso hemos logrado que haya un enorme convencimiento de todo el sistema político en cuanto a que estas cosas son importantes para el desarrollo del país. La creación de la UTEC contó con todos los votos en el Senado de la República y ahora vamos a tener que seguir trabajando todos los partidos, porque todo el país debe hacer un esfuerzo para mejorar las condiciones de acceso a la educación y el derecho a una educación de calidad. La sociedad uruguaya ha hecho un esfuerzo muy grande al crear esta institución y en impulsar y respaldar el desarrollo y la descentralización, no solo con la creación de la UTEC, sino con el desarrollo y la descentralización de la Universidad de la República y de la UTU y sus campus en todo el país.

La tarea del Parlamento es encontrar financiamiento para los recursos que se piden. Tenemos dos alternativas. Una sería aprobar el artículo tal cual fue presentado por la UTEC, sin buscar financiamiento, lo que implicaría el incremento del déficit. La otra es encontrar recursos en el resto de los incisos, teniendo en cuenta que se trata de una rendición de cuentas que es por un año. La Comisión debe concentrarse en encontrar US$ 5.000.000 a efectos de poder seguir sosteniendo el esfuerzo, el trabajo y la planificación de la UTEC.

Quiero rescatar un elemento muy importante de la exposición que se realizó en el sentido de que se trata de una universidad que se radica en el interior, pero con una visión diferente de país, ya que no es solamente para los jóvenes del interior, sino para los jóvenes del Uruguay. Esto forma parte del cambio de chip que debemos generar. Todos estamos de acuerdo con que una política de descentralización implica generar centros de producción de conocimiento en los que los estudiantes no siempre deben morir en la capital, como dice la canción, sino que incluso los estudiantes de la capital y de otros departamentos, se radican en el lugar. Además, lo más importante es que se están radicando en el interior recursos humanos muy calificados como son los docentes de la UTEC, que ayudan al desarrollo de las comunidades. Es muy bueno pensar que el conocimiento y el desarrollo no se producen solo en la capital, sino que se distribuyen por el territorio.

En ese sentido, es clave la estrategia nacional de desarrollo del país. Cuando hablamos de política educativa también tenemos que referirnos a la estrategia de desarrollo del país. Nosotros podemos formar recursos humanos altamente tecnificados y con enorme capacidad de desarrollo científico, lo que implica una gran inversión, pero si la matriz productiva que tiene el país no genera fuentes de trabajo -es importante esta universidad que trabaja en conjunto e interrelacionadamente con el sector productivo-, esas personas se tienen que ir al exterior a trabajar.

Por lo tanto, esto tiene que ver con el desarrollo del país, con la estrategia nacional de desarrollo, con la industrialización y, desde mi punto de vista y sin generar mayores debates, también tiene que ver con el desarrollo de la política regional, porque es donde vendemos y agregamos valor, porque a China y Estados Unidos le vendemos muy poco de ese valor agregado que producimos en el país. Es decir que no hay industrialización si no se desarrolla un espacio regional que nos permita seguir generando las condiciones para mejorar nuestra matriz productiva. Esto viene a cuento de otras discusiones que tienen que ver con otros elementos. En todo caso la tarea del Parlamento tiene que estar centrada en obtener financiamiento y eso implica discutir dónde están los recursos, porque como dijo un legislador, la frazada es corta. El país tiene muchas necesidades y debemos establecer prioridades.

En definitiva, me parece que va a haber un amplio consenso para trabajar en esta Comisión a efectos de encontrar el financiamiento.

Para que quede constancia en la versión taquigráfica quiero decir que nada se va a dejar de hacer, sino que todo se seguirá haciendo, porque ese es el objetivo del trabajo de esta Comisión.

Por otra parte, voy a consultar algunas cuestiones de la presentación que me sorprendieron. Vimos una gráfica en la que se mostraba la distribución de los gastos de funcionamiento, inversión, etcétera y me pareció que para 2018 los gastos de funcionamiento superaban a los de recursos humanos. Me gustaría que se aclare ese aspecto para poder entenderlo, porque al principio la UTEC tiene mayor cantidad de recursos humanos, comienza a invertir, luego se van equiparando y me pareció que los gastos de funcionamiento superaban a los de salarios.

También me gustaría tener información de la cantidad de estudiantes que participan en los diferentes departamentos.

SILVERA (Rodolfo). Lo que aparece en la gráfica son los aumentos.

Me interesa destacar que en nuestra propuesta, los niveles de retribuciones personales van a ser más bajos que lo que habitualmente se da en otras instituciones educativas. La razón de esto es que la tecnología es perecible. Nosotros vamos a tener que invertir en gastos de funcionamiento y adquisición de equipamiento porque, por ejemplo, un tomógrafo de hoy instalado en Fray Bentos para estudiar ingeniería biomédica, dentro de cinco años está caduco y va a haber que comprar otro. Lo mismo sucede con las turbinas de los molinos de vientos y los brazos robóticos, y va a haber que comprar otros. Eso explica también que tengamos unos gastos de funcionamiento que no son iguales a los de otras instituciones educativas, pero son parecidos a los de las universidades tecnológicas del mundo, que son un poco la base de este presupuesto.

ASTI (Alfredo). Saludo a la delegación.

Quiero hacer algunas consideraciones y dos preguntas. Antes que nada, por supuesto, no puedo dejar de hacer mías las palabras de beneplácito vertidas por la presentación que ha realizado la delegación de la UTEC, en particular por los resultados obtenidos en estos pocos años de vida. No me voy a extender en esto por razones de tiempo.

La primera consideración es que, como se ha dicho por parte de algún diputado de la oposición -lo quiero ratificar como diputado de la bancada de gobierno-, en tanto no hay ninguna modificación al presupuesto aprobado en el año 2015 para los años 2018, 2019 y 2020, no es necesario precisar más al respecto

La segunda consideración es que esta rendición de cuentas, por lo que ha planteado el Poder Ejecutivo y por la situación de incertidumbre que viven el país y la región, solamente se está desarrollando para el año 2018. Entiendo que para un proyecto educativo hubiera sido mucho mejor ya asegurar el recurso para los años 2019 y 2020, porque un proyecto no se elabora solamente para un año, pero la excepcional situación que vivimos el año pasado, que estamos viviendo todavía y que están viviendo, entre otros, nuestros vecinos hace necesario que, en esta oportunidad, el horizonte de programación presupuestal tenga que ser lo más corto. Sabemos que no es lo ideal, pero es lo posible.

La tercera consideración es la siguiente. El año pasado, para no reducir el refuerzo que iba a tener la UTEC para el año 2017, se encontró una financiación distinta a través del Inefop, un instituto que, como su nombre lo dice, es de formación profesional y, por lo tanto, con una estrecha vinculación con la UTEC. En ese famoso artículo 6° -después voy a atar esto con una pregunta- el financiamiento de esos $118.000.000 -creo recordar- estaba previsto para retribuciones personales. Acá tengo una pequeña diferencia con lo expuesto en la presentación que hacía referencia a equiparar algo.

La cuarta consideración es que, por lo menos desde el Poder Ejecutivo, no salió ninguna noticia de que esa financiación especial que se dio en el año 2017 a través del Inefop pudiera repetirse en los años siguientes. Eso no quiere decir que no reconozcamos la articulación que tiene con Inefop y con las otras instituciones de educación terciaria, como la Universidad de la República, o de educación técnica, como la UTU. Algo dijeron al pasar, pero me gustaría que fueran un poco más precisos. Fundamentalmente en relación con el Inefop, sería conveniente seguir con esa articulación, en función de los intereses del propio instituto, que tiene fondos suficientes como para desarrollar cursos de formación profesionales en materias que les pueden interesar tanto a trabajadores como empresarios -que son los que manejan esos fondos que son superavitarios-, a los efectos de encontrar la adecuación de los trabajadores uruguayos ante las necesidad de formaciones específicas que requiere el mercado en los ámbitos tecnológicos.

CHILIBROSTE (Pablo). Efectivamente los $100.000.000 de Inefop están cargados a retribuciones personales, porque así está establecido.

 

Agradezco la pregunta, porque venimos haciendo un trabajo intenso de cooperación y articulación, tanto con la Universidad de la República como con UTU. Tenemos cursos ofrecidos en conjunto con UTU. Estamos ofreciendo cursos porque tenemos el soporte técnico de la Udelar. En Paysandú, en la licenciatura de análisis alimentario hay docentes de Udelar involucrados, con alta dedicación y con alto nivel de formación. Claramente visualizamos que el problema central que dio origen a la UTEC, que es amplio porque tiene que ver con el desarrollo del interior, tiene un componente muy específico, que es el acceso a la educación terciaria universitaria en el interior de la República. Ese problema, que tiene cifras bastante más altas que las que maneja el señor diputado, va a requerir del concurso de todo el sistema nacional de educación pública terciaria, universitaria o no. Con esto me refiero a que la Udelar y la UTU tienen que ser parte de la solución. Por lo menos, nosotros, cuando nos planteamos este proyecto -ahora nos estamos planteando cómo sigue- miramos en detalle cómo están distribuidas las capacidades en el territorio, cómo es la oferta de los demás. También le ponemos mucho énfasis a entender la demanda y cómo va variando. Cuando construimos las soluciones, lo primero que buscamos es hacer el uso más intensivo posible de lo que ya está disponible en el territorio.

Toda nuestra propuesta, si se la mira desde esa lógica, tiene complementariedad territorial o académica. Nosotros estamos ofreciendo cursos que no se ofrecen en la Udelar ni en la UTU. En muchos casos son líneas de continuidad de formaciones que hoy ofrece UTU y en otros, en los que puede haber solapamiento, los estamos ofreciendo en territorios donde la Udelar no está.

Desde ese punto de vista, nosotros estamos muy tranquilos y creemos que es la dirección que tenemos que seguir. Nuestro problema y nuestro punto de referencia no son Udelar ni UTU, sino contribuir a disminuir la brecha en el acceso a la educación terciaria que hay en el interior. Queremos hacerlo con una propuesta diferente, de calidad y haciendo un uso lo más eficiente posible de los otros recursos que tiene desplegado el sistema de educación público terciario especialmente, porque es nuestra área de interacción en el territorio. Reitero que agradezco la pregunta porque me interesaba dejar claro cuál es el estado de situación, que no tiene ningún problema a la vista y lejos de tenerlos, es muy fructífero cómo va evolucionando. Cada vez que venimos acá, tenemos nuevas cosas que van ocurriendo con UTU y Udelar específicamente.

Con respecto al Inefop, también tenemos un nivel de articulación. Además, ahora nos relacionamos a partir de lo que estableció la ley el año pasado. Como alguien dijo, no tenemos ningún elemento de futuro en esa dirección, pero si en el plan de ejecución de los fondos que tiene Inefop considera usted que es una alternativa interesante para ejecutar eso, nosotros siempre vamos a estar abiertos, porque es parte de nuestra política de trabajo. Lo mismo digo con respecto a cualquier otra entidad o institución que se alinee en este campo de la educación terciaria o en procesos intermedios pero que después confluyan hacia otras formaciones terciarias y atiendan la necesidad de generar capacidades en el interior del país.

GALÁN (Lilián). Saludo a la delegación y agradezco el material presentado.

Simplemente, quiero dejar algunas consideraciones. Hago mías las palabras del señor diputado Sánchez, pero me importa aclarar que la UTEC no se puede valorar como puesta en práctica de una política pública en el interior del país sin tener en cuenta el marco de un proceso de políticas públicas de descentralización en el que también intervienen la UTU y la Universidad de la República.

Estoy totalmente de acuerdo con que se valoren como altamente positivos los resultados de la UTEC, pero se valoran de la misma manera los resultados de descentralización del resto de las instituciones educativas en el interior del país, como la Universidad de la República, más teniendo en cuenta que comparten los docentes, porque los recursos humanos muy bien formados en el Uruguay son escasos, no nos sobran. Por lo tanto, hay que hacer un uso intensivo de ellos en las instituciones educativas que tenemos.

Pienso que la educación ha ido creciendo en el marco de una política pública que se ha propuesto una mayor inclusión social. Por lo tanto, ha crecido la matrícula en las instituciones públicas: en la UTEC y también en la Universidad de la República -lo decía el rector el otro día-, sobre todo en sectores más carenciados, que hasta ahora no accedían a la educación terciaria. Eso se debe a que el gasto en educación creció un 151% entre 2004 y 2014. Esto hace a una política pública de Estado en materia de educación, que se acopla a un modelo de desarrollo del país. Esto siempre sucede así: el modelo educativo se acopla al modelo de desarrollo de un país; entonces, la Universidad de la República, la UTEC y la UTU radicadas en el interior del país se acoplan a un nuevo modelo de desarrollo, que hace a un cambio de país, de matriz productiva, etcétera.

Hay que valorar altamente el desarrollo que está teniendo la UTEC y la inyección que se ha dado a la educación pública en este país, así como saludar -como decía el doctor Chilibroste- el trabajo conjunto en el interior del país, que crea institucionalidad conjunta, porque estamos hablando de un sistema nacional de educación pública, no de la Universidad de la República, la UTEC y la UTU por separado. No podemos hablar de que nos estamos quedando con la Universidad de la Educación, sino que la educación sigue avanzando en ese conjunto sistémico que debe ser la universidad para el interior y para el modelo de desarrollo del país.

PRESIDENTE (Jorge Pozzi). Les agradecemos la presencia y los aportes. Pocas veces una delegación ha sido objeto de tanto consenso.

Deja un comentario

*