Cámara de Diputados homenajeó a Dahd Sfeir, Ducho, “una actriz de calibre excepcional”
15 Sep '19

Sociedad Uruguaya

Cámara de Diputados homenajeó a Dahd Sfeir, Ducho, “una actriz de calibre excepcional”

La Cámara de Representantes hizo un alto en el camino de los debates, al menos por unos minutos, para tributar un merecido homenaje -a través de una exposición- a Dahd Sfeir, Ducho, “una actriz de calibre excepcional”, como la calificó la diputada Laura Tassano (Partido Nacional), impulsora del homenaje.

El mismo se llevó a cabo el pasado martes 10 de setiembre con la presencia de familiares de Sfeir, y amigos de lujo, como Belela Herrera y el contador Enrique Iglesias.

Así se expresó Tassano al referirse a esta emblemática figura de la cultura, de gran relieve como actriz y cantante.

“DAHD SFEIR (DUCHO).

Muchas gracias Señora Presidente por el tiempo que me han otorgado, muchas gracias a los colegas de sala,   y si me permite, quisiera agradecer también a todos los invitados presentes que de alguna manera u otra mantuvieron un vínculo muy estrecho con quien hoy tengo el honor de recordar. Es con inmenso orgullo que me permito hacer en el día de la fecha un homenaje a quien en vida fue considerada una de las más importantes personalidades teatrales del Río de la Plata. Y me refiero a la Señora DAHD SFEIR, conocida como DUCHO por quienes hemos tenido la felicidad de tratarla en el seno familiar. Particularmente he tenido la satisfacción de conocer a la familia SFEIR, a través de mi madre, quien desde pequeña pudo crecer junto a ellos y a las queridas hermanas de Ducho, Zbeide, Leila y Suraya. Pude ser contemplada desde niña al poder crecer junto a las cuatro mujeres más maravillosas que he conocido y tenido la felicidad de considerarlas como mis tías más queridas.

DAHD SFEIR, fue hija de inmigrantes libaneses. Su padre JOSE SFEIR y su madre LINDA NEFFA habían llegado desde muy lejos para radicarse en nuestro país para siempre. Ducho creció en un hogar donde era difícil entender su afinidad hacia el teatro. Pero desde pequeña se destacó en el colegio, y ya con once años intervino en una obra de teatro llamada EL JUEGO DE IFIGENIA. Igualmente, y a pesar de no tener la aprobación familiar, con el pasar de sus primeros años ingresó junto con su hermana ZBEIDE a la Escuela de Arte Dramático que en ese momento era dirigida por MARGARITA XIRGÚ, quien supo apreciar las virtudes de las hermanas, y consecuentemente fueron propuestas para intervenir como primeras figuras de la Comedia Nacional. Fue muy difícil elegir cuál de ellas podría conseguir la oportunidad de actuar, pero de común acuerdo se decidieron por DUCHO para llevar adelante el papel de Electra en el Teatro Solís. Pero tiempos después había que interpretar a PIGMALEÓN y desde ya había quedado la promesa de que posteriormente se le daría la oportunidad a su hermana ZBEIDE. Y así fue, incluso con el permiso de su padre, quien otorgó a su hermana querida la oportunidad de actuar y demostrar el mismo carácter y estilo escénico singular. Lógicamente el éxito las acompaño por algún tiempo a ambas. Años más tardes ZBEIDE contrajo matrimonio con FOUAD NEFFAH, quien fuera Ministro de  Relaciones Exteriores del Líbano, radicándose en aquel país hasta su fallecimiento.

DUCHO tenía la virtud de tener una memoria privilegiada, repitiendo textos y poemas de muchísimos autores. Fue así que desde muy joven se había convertido en una actriz de calibre excepcional. Inicia su camino artístico en Uruguay  destacándose en compañías de renombre como el CLUB DE TEATRO, actuando como MEDEA LA ENCANTADORA  de JOSÉ BERGAMÍN, quien escribió la obra especialmente para ella. Actuó también en el TEATRO DE LA CIUDAD DE MONTEVIDEO y en el TEATRO EL GALPÓN, luciendo su delicadeza en obras de gran lirismo como LAS TRES HERMANAS, de CHEJOV y bajo la dirección de ATAHUALPA DEL CIOPPO. Otros de sus trabajos en su primer tramo de carrera fue QUIEN LE TEME A VIRGINIA WOOLF, de EDWARD ALBEE, que bajo la dirección de ANTONIO LARRETA le valió en 1965 el premio FLORENCIO. El TEATRO CIRCULAR fue otra de las compañías a las que estuvo ligada donde hizo en 1971 LOS FUSILES DE LA PATRIA VIEJA, un espectáculo de fuerte impacto político que con dirección de OMAR GRASSO abordó la obra de BRECHT. En él su natural talento le permitió al público de distintas latitudes conocer lo mejor del teatro universal. DUCHO pudo llevar su arte escénica a Londres, Roma, Venecia, Amsterdan, Madrid, Barcelona, Islas Baleares y Canarias. Fue en Europa donde pudo mostrar su singularismo, con espectáculos sencillos pero con connotación más bien íntima y directa, haciendo sentir al público su increíble categoría teatral.  Estuvo también presente en Alemania, Argelia, Japón y Estados Unidos donde marcó el paso de las heroínas de García Lorca.

Actuó en varias ciudades de México, Argentina, Paraguay, Venezuela, Perú, Colombia y Brasil.

Intervino en diversos festivales internacionales representando a Uruguay. DUCHO decía y cantaba textos de amor de manera visceral y golpeadora. Era poseedora de una personalidad magnética y de una presencia escénica poco común.  Su talento fue reconocido en diferentes instancias, tanto a nivel nacional como internacional, recibiendo prestigiosos premios, entre muchos, el HELEN HAYES, en 1996 a la mejor actriz extranjera en Washington por la producción musical del espectáculo “MANO A MANO”, considerado el OSCAR de las artes escénicas en los Estados Unidos, que reconoce la excelencia en el teatro profesional. En aquella oportunidad pudo recibir su premio acompañada por su entrañable amigo de toda la vida el Contador ENRIQUE IGLESIAS. Fueron varios FLORENCIO SANCHEZ y la declaración de ciudadana ilustre de Montevideo en 2008. Fue galardonada con el premio CANDELABRO DE ORO en Uruguay y en la ciudad de Mar del Plata fue distinguida con el premio ESTRELLA DE MAR como mejor actriz extranjera.

Fueron, desde el año  1953 MÁS DE 48 OBRAS teatrales, de los más grandes y notables autores de las letras internacionales. Entre sus más destacadas puedo citar “DOÑA ROSITA LA SOLTERA”, “LA VISITA DE LA VIEJA DAMA”, “MASTER CLASS”, “SANTA JUANA”, “MADRE CORAJE”, “BECKETT HOY”, “EL LARGO VIAJE DE UN DIA A LA NOCHE” y desde ya  “QUIEN TEME A VIRGINIA WOOLF”. Tuvo una importante presencia también en la música, cuando con su dulce voz grabó varios discos de tangos.  Ducho, en su faceta de cantante, también se presentó en el Festival de la Canción Popular de Cuba en diciembre de 1967, llevado a cabo en Varadero. Vale recordar su participación en la obra musical  MASTERCLASS, poniéndose en la piel de nada menos que la inolvidable MARIA CALLAS.

Profesora de inglés en secundaria, Ducho fundo grupos de teatro con jóvenes, aquí en nuestro país como en el exterior.

Siempre con una pasión y vocación inigualable volcaba con su magnetismo todo su talento y experiencia a esos jóvenes, quienes asimilaban con entusiasmo su enorme conocimiento del arte actoral.

Ducho se casó con el periodista y escritor CARLOS MARIA GUTIERREZ, vivió exilada en Venezuela, Cuba y Suecia entre los años  1973 y 1985.

También residió mucho tiempo en España y Argentina.  A partir de la restauración democrática regresó a Uruguay y continuó trabajando en el teatro, cosechando siempre las mejores críticas. Trabajó con una serie de espectáculos unipersonales como MANO A MANO actuando junto a ALBERTO CANDEAU, presentaciones ovacionadas de pie por el público presente. En una nota publicada en el diario “La República” de enero de 2007, el periodista Jorge Arias hizo referencia a la obra “Pura Locura”, dirigida por JORGE CURI,  en la cual Ducho realizo una actuación inolvidable en el Teatro Victoria. Dijo entonces en su crónica el periodista … “para alegría y paz de quienes la admiramos, Ducho volvió por sus fueros”. Fue cuando, nuevamente la querida DAHD SFEIR, con canciones de Zitarrosa y Carbajal manejó la tensión entre la fantasía y realidad en una historia surrealista, mostrando a su público una interpretación a la altura de sus mejores momentos como actriz. Era habitual reconocer en Ducho los matices de su voz, cristalina, límpida y suavemente coloreada. DUCHO cantaba e interpretaba complejos sucesos como si viviera dentro de sí mismos. Le bastaba una inflexión de la voz para decir un mundo. Del mismo modo que le bastaron mínimos movimientos de hombros para acompañar el ritmo de sus canciones. En todo fue una artista superior. Fue a través de la voz de DUCHO que Mario Benedeti fue ovacionado en Madrid cuando recitó sus poemas, versos y pequeños cuentos del poeta uruguayo fallecido en mayo de 2009. El homenaje fue  celebrado en la Biblioteca Nacional de la capital española, que con el título “BENEDETI, EL POETA, EL AMIGO”, DUCHO consiguió congregar a una inmensa multitud de seguidores del gran escritor. En la “EDAD DEL VIENTO”, otra gran obra llevada a cabo en el Teatro del Notariado y con dirección de Villanueva Cosse, DUCHO mostró en su retorno el singular talento que la caracterizó a lo largo de su trayectoria. Casualmente, en 1980 DUCHO actuó con la misma obra en la Sala Villareal de la ciudad de BARCELONA, junto al guitarrista GONZALO FERRARI. Tal fue el éxito que se escribió entonces, en el DIARIO DE BARCELONA una crónica que decía que “la fuerza expresiva de DAHD SFEIR permitió que el montaje tuviese unos cambios  de ritmo asombrosos, que arrastraron al espectador de la risa a la emoción o del rumor al silencio, sin que, en ningún momento se perdiera el hilo del ensayo poético escénico sobre el amor y los enamorados”.

Cabe destacar que en todos los países en que estuvo DUCHO durante su exilio, los grupos de teatro fundados por ella continúan en actividad hasta el día de hoy. En todos los lugares pudo sentir la satisfacción y alegría de los aplausos y premios recibidos, sumados a la calidez y reconocimiento del público extranjero y uruguayo residentes en esos países. El periodista RICARDO MORENO de EL PAÍS de España escribió en una de sus editoriales… “La interpretación encontró en la uruguaya DAHD SFEIR la emoción, la intensidad, la precisión dramática que solo una actriz de su talento y su sensibilidad puede lograr”.

DAHD SFEIR diseñó en su vida una trayectoria en la cual dio preferencia al DRAMA y la TRAGEDIA. Nada podría doblegar a la gran actriz. Siempre recurrió a todas las facetas de su arte. Impuso en la interpretación de sus textos el caudal inagotable de su intensa personalidad. Comprometida con su tiempo y su historia ideó varios espectáculos a una sola voz, siempre acompañada por músicos de renombre internacional como el guitarrista flamenco MANOLO LUCAR, el pianista uruguayo ALBERTO MAGNONE y el cantautor BRAULIO LOPEZ.

Compartió noches de tertulia con RAFAEL ALBERTI, MERCEDES SOSA, CHINA ZORRILLA y puso voz a poemas de JORGE LUIS BORGES, LIBER FALCO e IDEA VILARIÑO. Fue cariñosa y entrañablemente amiga de figuras emblemáticas como Zitarrosa, Viglietti y los Olimareños. Fueron lazos de amistad que DUCHO cultivó durante toda su vida.

Su formidable e intachable trayectoria abarcó 60 años cosechando aplausos cálidos y sinceros reconocimientos.

Y lo más importante, el amor y admiración  de su público que ella tanto quería y valoraba con pasión. El nombre de DAHD SFEIR para los más jóvenes integrantes del teatro nacional significará hoy, indudablemente, de una u otra forma, un verdadero mito. Su última actuación, en el año 2014, fue en el Teatro Stella DÍtalia, con la obra “CONVERSACIONES CON MAMÁ”, dirigida por MARIO MORGAN.

En 2016 la Intendencia de Rocha reconoció su enorme generosidad al actuar de forma gratuita en reiteradas oportunidades, cuando lo recaudado pudo utilizarse en la restauración del teatro “25 de MAYO” de aquella ciudad. Desde ese entonces se le ha honrado póstumamente, denominando una de sus salas con el nombre de “DAHD SFEIR”.

La querida tía DUCHO, quien en vida fue la actriz DAHD SFEIR, nos dejó un 17 de agosto de 2015 a sus tan bien llevados 83 años.

Su legado fue el inmenso aporte a la cultura nacional, y el reconocimiento por la comunidad internacional por su grandioso arte actoral, dejando bien en alto el prestigio de nuestro país.

Fue una figura de referencia para el teatro uruguayo, como persona y como actriz. Permanecerá como un recuerdo inolvidable en los corazones de su público, de su familia y de sus queridos amigos.  Este reconocimiento a modo de homenaje no es más que  justo y merecido.  Y por eso, reitero, es para mí un inmenso honor ofrecérselo ante tan prestigiosa presencia. Y como dijo alguien alguna una vez …” DAHD SFEIR, nuestra querida DUCHO, es más que unos impresionantes datos estadísticos, DUCHO  es de alguna manera, el espíritu de su país. Es también amor, combate, derrota y resistencia…un poco de su historia. Por todo lo que hizo y lo que es, DUCHO se ha convertido para el teatro uruguayo y latinoamericano en una verdadera institución”.

Posteriormente, también evocó su figura la diputada Susana Pereira del Frente Amplio.

Deja un comentario

*