5 Oct '06

Sociedad Uruguaya

Quien mal anda, mal acaba

La justicia procesó este jueves 5 de octubre con prisión a Sergio Gabriel Faría Ibañez, quien se hiciera pasar por médico y dirigía una mutualista en la norteña ciudad de Bella Unión, en el departamento de Artigas. Al joven de 20 años se le imputaron reiterados delitos de estafa. El joven de 20 años aseguró a la salida del juzgado que «ahora soy un preso político” dijo.

A la salida del juzgado, le dio tiempo para bromear. Cuando fue consultado para ver si tenía que decir algo, respondió: «algo». Además, aseguró con firmeza y convicción que «en este momento soy un preso político. Hay diputados y demás funcionarios del poder legislativo presionando por este procesamiento».
El pasado martes, el joven de 20 años fue capturado en la casa de su hermano en el departamento de Colonia y trasladado hasta Montevideo.

El estafador Faría había sido procesado por el juez penal Homero Da Costa por usurpación de título. Luego, el magistrado Tapié unificó todas las causas referidas al médico trucho y recibió nuevas denuncias que probaban que el joven había utilizado vehículos de la Presidencia de la República y un remisero que le prestó servicios que nunca pudo cobrar.

En sus andanzas como médico trucho, Faría hizo trasladar en un helicóptero de la Fuerza Aérea a una enfermera, recetó medicamentos, asistió a pacientes convalecientes, se hizo pasar como representante de jerarcas del Ministerio de Salud Pública y manejó dinero ajeno, de sus eventuales pacientes.

Faría tiene apenas 20 años y durante sus andanzas nadie puso en duda su supuesto título de doctor y especializado –entre otras cosas- en pediatría.

Deja un comentario

*