14 Oct '10

Sociedad Uruguaya

Primer juicio ciudadano sobre Energía Nuclear en Uruguay

Este sábado 16 y domingo 17 de octubre tendrá lugar en el Paraninfo de la Universidad el primer Juicio Ciudadano en Uruguay, en este caso sobre el uso de energía núcleo-eléctrica. El Juicio es una instancia de participación pública abierta en la que durante ambas jornadas, 15 ciudadanos no expertos interrogarán a diversos especialistas sobre sus dudas e inquietudes respecto al uso de esta tecnología en el país, para luego elaborar una serie de recomendaciones dirigidas a quienes toman las decisiones dentro del ámbito político.

Los participantes –ciudadanos de distintas edades, ocupaciones, y procedencias-, se han venido preparando para esta instancia desde mayo, leyendo material informativo, analizando e intercambiando pareceres en sesiones de trabajo y depurando una serie de interrogantes que serán contestadas públicamente durante el juicio por los expertos que sean convocados a participar.

El grupo se caracteriza por su interés en considerar los distintos aspectos del tema, superando prejuicios y con el ánimo de aportar una visión desde el ámbito de la sociedad civil no organizada. Las preguntas abarcarán temas como la matriz energética de nuestro país, planes y proyecciones hacia el futuro, y la posibilidad del uso de energía núcleo-eléctrica en un contexto local. Los expertos que estarán presentes para contestar las preguntas provienen de ámbitos académicos, políticos, sindicales y organizaciones de la sociedad civil.

Programa

Sábado 16 de octubre de 9 a 13 y de 14 a 19 horas: Testimonios de expertos, figuras calificadas del ámbito técnico, político, sindical y de la sociedad civil en respuesta a preguntas del tribunal ciudadano.

Domingo 17 de octubre de 9 a 13 y de 14 a 17: Tribunal ciudadano re-pregunta a expertos. Preguntas del público (9 a 13). Redondeo y consideraciones finales (14 a 17).

Las resoluciones del jurado serán anunciadas el lunes 18 de octubre a las 14 horas en una conferencia de prensa, que también tendrá lugar en el Paraninfo.

Figuras del ámbito político y técnico

El proyecto, organizado por un grupo académico de la Unidad de Ciencia y Desarrollo de la Facultad de Ciencias (UdelaR), cuenta con una declaratoria de interés nacional. Dentro del Comité Asesor del proyecto se encuentran reconocidas figuras del ámbito político y técnico, quienes se han asegurado que la información que se maneja sea balanceada y los expertos a ser convocados estén capacitados para responder sobre las temáticas de consulta.

Este proyecto de participación pública en ciencia y tecnología es financiado por la Comisión Sectorial de Investigación Científica (CSIC-UdelaR) a través de su programa de Comprensión Pública de Temas de Interés General.

La metodología que se utilizará para el Juicio (también llamado Conferencia de Consenso) está basada en la que se utiliza en Dinamarca donde el parlamento regularmente consulta la opinión de la ciudadanía cuando debe decidir sobre temas científico-tecnológicos que afectan a la sociedad en su conjunto.

Dossier informativo

Lista de expertos e implicados

Comité Asesor del proyecto Juicio Ciudadano sobre Energía Nuclear en Uruguay

• Carlos Anido. Ingeniero Civil de Minas, especialista en minería de carbón. Docente de Facultad de Ingeniería. Integrante de Redes Amigos de la Tierra.

• Juan Bautista Bengoetxea (asesor a distancia). Dr. en Filosofía, especialista en Filosofía de la Tecnología y Ética de la Ingeniería. Profesor de Filosofía de la Universidad de Valladolid, España.

• Juan Cristina. Dr. en Biología. Director del Centro de Investigaciones Nucleares. Docente grado 5 de Facultad de Ciencias. Encargado del curso de Bioética y Ética del Investigador.

• Gabriel González. Dr en Física, Instituto Balseiro. Docente grado 5 de Facultad de Ciencias, especializado en Física de Altas Energías. Actualmente desarrollando un proyecto CSIC de divulgación sobre usos actuales de energía nuclear en Uruguay.

• Gerardo Honty. Licenciado en Sociología. Coordinador del Programa de Energía de CEUTA – Centro Uruguayo de Tecnologías Apropiadas. Editor del Suplemento de Energía de La Diaria.

• Daniel Martínez. Ingeniero Industrial Mecánico. Senador de la República, ex Ministro de Industria. Integra la Comisión de Ciencia y Tecnología del Senado.

• Gustavo Pereira. Dr. en Filosofía, docente grado 4 de la cátedra de Filosofía de la Práctica. Especializado en temas de Justicia Distributiva y Democracia Deliberativa.

• Martín Ponce de León. Ingeniero Industrial Eléctrico. Ex subsecretario del MIEM, Presidente saliente de OSE.

• Eduardo Touyá. Dr. En Medicina, especialista en Medicina Nuclear. Profesor Emérito de la Facultad de Medicina, Universidad de la República. Director del Centro de Medicina Nuclear del Hospital de Clínicas hasta el año 2002.

Fuente Contenido e Imagen: Universidad de la República. www.universidad.edu.uy

Hay 5 Comentarios.

  1. Nelson San Martín
    8:59 pm octubre 17, 2010

    Seguramente será como el “Debate educativo” promovido por el gobierno de Vazquez, que culminó con el Congreso Julio Castro, cuyas conclusiones, contra la intención de sus organizadores, reafirmaron los principios históricos de la educación en el Uruguay, sobre todo la Autonomía y el Cogobierno.
    Resultado: el “progresismo” y sus aliados de la “clase política” (todos los partidos con representación parlamentaria) las utilizaron como papel higiénico y votaron la Ley Nº 18437 (Ley General de Educación) el 16 de enero de 2009, que viola olímpicamente las definiciones de dicho Congreso.
    Los cuatro partidos en el Parlamento ya tienen acordado “dar los pasos necesarios” para la instalación de una planta nucleoeléctrica en nuestro país, por lo que, cualquiera sea el “veredicto” del “jurado”, ya tienen determinado lo que van a hacer.
    Sólo una firme y organizada oposición ciudadana como la que les dobló los brazos al principio de los años 90, haciéndole dar marcha atrás en el proyecto de instalación de un reactor en Paso de los Toros, podrá detener esta barbaridad de estos gobernantes, duros e intransigentes con los intereses populares, pero muy “sensibles” ante las multinacionales y los organismos financieros internacionales.

  2. Nelson San Martín
    7:19 pm octubre 20, 2010

    Escribía hace casi dos años, ( y creo que está más vigente que nunca):

    Parece que el mundo estuviera a punto de caerse a pedazos.

    Se superponen como nunca las crisis: financiera,climática,alimentaria,energética,étc.

    Por primera vez en la historia un barco científico, el alemán “Polarstern”(“Estrella polar”),logró circunvalar el Polo Norte sin tener que romper el hielo.Recorrió 20.000 Km
    a través del Océano Ártico partiendo de Islandia,bordeando las costas de Groenlandia,Canadá,Rusia y Noruega,hasta el puerto de Bremerhaven en el Mar del Norte. Esto fué posible “gracias” al creciente,acelerado,dramático deshielo del Ártico,provocado por el aumento de la temperatura y agravado por la drástica reducción del “espejo” de hielo que refleja los rayos solares hacia el espacio.

    Según la FAO en el 2007 había 848 millones (848.000.000)de personas que padecían HAMBRE!! y ahora en el 2008 esa cifra asciende a 923 millones (75.000.000 más!!).

    El informe anual de UNICEF(2008) indica que de los 10 millones de niños que fallecen actualmente por año,el 50%(5.000.000) es por desnutrición. Al mismo tiempo los monocultivos forestales y los transgénicos arrasan las capas freáticas,degradan los suelos, destruyen los equilibrios naturales, desalentando hasta expulsar a la granja,al productor tradicional de alimentos,para beneficio exclusivo de la codicia y del megaconsumo irracional e irresponsable del primer mundo y de las clases acomodadas locales.
    En el corazón del imperio, la Reserva Federal de los EEUU emite sin respaldo y vuelca reiteradamente centenares de millones de dólares para salvar a los gigantes que se desploman sin cesar : grupos de inversión,fondos de pensiones,los más grandes consorcios inmobiliarios, de seguros, de la industria automotriz etc.,pero el dinero se
    evapora inmediatamente como si le echaran agua al núcleo recalentado de un reactor nuclear.

    Pero los corifeos del capitalismo, hinchados de soberbia,repiten como loros que no pasa nada,que es insumergible como el Titanic.Tras el tremendo impacto del iceberg,
    quienes capitanean la nave ordenan a la orquesta que siga tocando ;el show debe continuar.

    Mientras tanto,multitudes enormes, humilladas, acosadas por las sequías, por las inundaciones,por el odio racista, por infinidad de conflictos inventados para dividir, reinar y rapiñar por los codiciosos señores de la guerra, o hacinándose en torno a las metrópolis en anillos gigantes de miseria y marginación, pueblos enteros para quienes la esperanza es lo último que se perdió, son una noticia más en el telenoticiero.

    Es un modelo de sociedad maligno ,además de caduco y agotado. Agoniza,pero parece que no terminara nunca de morir. Y como una rata herida muestra los dientes y huye hacia adelante,sembrando muerte, dolor y desolación…

    La Hydra de Lerna era un monstruo mitológico de varias cabezas que cuidaba la entrada del “reino de los muertos”.Practicamente invencible, por cada cabeza que se le cortara,le nacían dos nuevas instantáneamente. Muy parecido a este sistema que, yá lo vemos herido de muerte, yá reaparece con bríos renovados y mayor voracidad.

    Hércules mató a la Hydra cortando todas sus cabezas mientras su escudero quemaba los muñones con una antorcha…

    ……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………..
    ” Vázquez acelera los análisis para la posible instalación de un reactor nuclear en Uruguay” reza el titular principal de Búsqueda del 24/7/2008.
    Ese mismo día se conforma la Comisión Por La Vida, e inmediatamente se aboca a recabar información, hacer un seguimiento sobre lo que pasa en el mundo en este tema, e investigar si hay formas de producción de energía eléctrica, sanas, renovables y disponibles,que descarten la pretendida necesidad de la alternativa nuclear.

    Con sorpresa, entre las primeras constataciones encontramos que cada pocas semanas,se registra algún incidente de importancia en alguna instalación nuclear; casi siempre ubicadas en países que poseen las tecnologías mas avanzadas en el tema y de donde provienen los promotores de esas industrias.

    Ejemplos:”La Autoridad de la Seguridad Nuclear francesa ha anunciado la ruptura de una tubería con uranio en la central nuclear franco-belga situada en Romas-sur-Isere. Los primeros análisis muestran que “solo”salieron a la superficie cantidades “escasas”de uranio,unos “centenares de gramos”según la Autoridad.”(jul/2008).
    “El pasado 7 de julio un error en el trasvase de desechos de la central nuclear de Tricastin, en el sudeste de Francia, provocó el derrame de unos 75kg de uranio
    que alcanzaron a los ríos cercanos. El accidente le costó el puesto al director de la central. El ministro francés de Ecología,Jean-Louis Borloo,anunció un control de las capas freáticas próximas a todas las centrales nucleares del país.”(jul/2008) ” “Las autoridades nucleares belgas recomendaron a la población de cuatro localidades del sur del país evitar la ingesta de alimentos frescos-leche,frutas o verduras-producidos cerca de Fleurus,al oeste ,tras el vertido de yodo radiactivo a la atmósfera a través de una chimenea del Insituto de Produccion de Radioelementos (IRE) el pasado 25 de agosto.El incidente fué calificado como de nivel 3-incidente importante- y determinó la detención de la produccón por las autoridades.”(ago/2008).
    “El 8 de setiembre ,durante una operación de descarga de combustible usado del reactor nº 2 de la central electronuclear deTricastin,en el Ródano,los ingenieros de Electricitè De France (EDF),tras parar el reactor e iniciar las maniobras para destapar la cuba, no vieron que 2 de las 157 barras de uranio enriquecido,grafito y metal se habían quedado colgadas de los equipamientos superiores del reactor. Como no lo vieron,continuaron izando esos equipamientos superiores. Cuando se dieron cuenta,era demasiado tarde: las 2 barras cuelgan ahora de esas tuercas de fijación, tres metros al descubierto, y sólo uno encajado en su fijación inferior. Si se caen sobre las otras barras,los riesgos de escapes radiactivos existen y el riesgo de accidente es enorme. Semanas después,el recinto sigue cerrado a cal y canto,y sellado. Según la ASN el riesgo está bajo control,pero EDF no ha comunicado todavía cómo solucionar el problema. El incidente en curso es el cuarto en dos meses y medio en alguna de las 20 instalaciones nucleares del inmenso complejo atómico de Tricastin.”(SET/2008).
    Hay que decir también que hay potencias que han desistido de seguir construyendo plantas e incluso tienen un cronograma para desmantelar las existentes.Pero el “lobby” nuclear no descansa, no se resigna a perder ese negocio y “presiona” a los gobiernos,que ya amagan revisar las leyes y reanudar sus programas.

    El lunes 24 de noviembre pudimos asistir a la exposición del Ing.Ramón Méndez Galain, Director Nacional de Energía, de Uruguay, en el marco del V Foro Regional de Energías Renovables. El funcionario expresó el interés del gobierno en reabrir en la opinión pública un debate sobre la incorporación de la energía nuclear en la matriz energética de nuestro país,”para terminar con una discusión que nunca se cerró, y saldar definitivamente este tema”.

    Nos parecía que se imponían un par de preguntas inevitables, pero había que esperar que terminara ese bloque y el siguiente después de la pausa para acceder a la ronda de preguntas, y no pudimos quedarnos. Esperamos que alguien se las haya formulado al representante oficial, pero no sabemos.

    Hubiéramos preguntado: 1º ) ¿Cómo que éste debate nunca fué saldado? En el año 1989 ya se intentó instalar una planta nuclear en la zona de Paso de los Toros
    lo que motivó la movilización de los habitantes y de las organizaciones sociales, hasta que se desistió del proyecto.
    Posteriormente los legisladores (Representantes de la Nación) aprobaron la ley Nº 16.832 el 12 de junio de 1997 que en su artículo 27
    comienza diciendo con toda claridad: “PROHÍBESE EL USO DE ENERGÍA DE ORIGEN NUCLEAR EN EL TERRITORIO NACIONAL”,
    promulgada y publicada en el Diario Oficial el día 27 de junio siguiente. Ësta ley está vigente hoy. ¿Qué más se necesita para dar por
    “cerrado” un tema?,¿o habrá que preguntarle a alguien más?

    Y luego… 2º ) ¿Está previsto que las definiciones del “debate final” sean de algún modo vinculantes o autoejecutables? Porque habrá que eludir la
    discrecionalidad del Poder Ejecutivo en el caso de que el resultado no le guste .Los antecedentes rompen los ojos:
    a) En uno de sus primeros actos de gobierno, el Presidente Vázquez con un simple decreto confirmó en la gestión del agua potable
    de una importante zona del este a una empresa privada y extranjera, violando olímpicamente la flamante norma constitucional que lo
    prohibe expresamente,que acababa de consagrarse con el 64% de los votos en un referéndum convocado y votado por su propia fuerza
    política.
    b) Para diluir la participación directa de los actores directos de la enseñanza,(docentes,estudiantes,funcionarios,padres),generalmente
    críticos frente a las líneas provenientes de los organismos internacionales de crédito sobre el tema, el gobierno convocó el año pasado
    a un congreso “amplio” seguramente para “saldar el tema”. El Congreso “Julio Castro” de todos modos reafirmó los principios
    históricos, entre ellos la autonomía y el cogobierno. Sin embargo, se acaba de aprobar, con los votos disciplinados de la bancada
    oficialista, la Ley de Educación, especie de “reforma Rama” corregida y actualizada, contraviniendo totalmente las resoluciones de
    dicho Congreso. La minoría parlamentaria votó en contra porque le hubiera gustado más reaccionaria y seguramente por razones de
    cálculo electoral.

    Las garantías sobre el respeto al resultado de ese debate no merecen confianza.
    ¿ Saben éstos funcionarios que por cada gramo de uranio “enriquecido” que se produce, se crean siete ( 7 ) gramos de uranio “empobrecido”, residuo inútil para el reactor, pero tan peligroso para la vida como el otro y que se recicla en revestimiento de proyectiles utilizados masivamente en las guerras en la ex-Yugoeslavia, en Afganistán y en Irak,lugares donde la contaminación radiactiva ha aumentado hasta 2000 veces y que debe ser entregado gratuítamente?
    Sí, lo saben; o deberían saberlo.

    ¿Saben que las estadísticas muestran que en proximidades de TODAS las centrales nucleares aumentan varias veces las incidencias de cánceres y malformaciones
    infantiles y que casualmente está demostrado que la radiación alfa del uranio altera las macromoléculas como el ADN,enzimas, proteínas,etc.,afectando el desarrollo
    celular o rompiendo los enlaces cromosómicos?
    Sí, lo saben; o deberían saberlo.

    Hace muy pocas horas, los partidos políticos representados en el Parlamento le dieron su apoyo explícito al presidente Vázquez en su iniciativa.

    Entonces, ¿donde están las garantías reales?
    En el Poder Ciudadano organizado.
    “Nada podemos esperar sino de nosotros mismos”.

    ………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………….
    Ésta moderna Hydra se presenta disimulada tras rostros agradables y sonrientes. Para enfrentarla y descabezarla hay que reconocerla. Basta revisar historias;
    coherencias entre dichos y hechos, pasados y actuales.

    Pero ni siquiera Hércules pudo sólo. Con más razón nosotros ,simples mortales, necesitamos unirnos, organizarnos,crear redes, apoyarnos mutuamente, abrir las conciencias,MOVILIZARNOS.

    No hay lugar ni tiempo para la indiferencia. Nuestro hermoso planeta no aguanta más y la Biósfera está en riesgo. La suerte de de nuestra descendencia depende como nunca de nosotros.No podemos fallar. La Humanidad se enfrenta literalmente, más que nunca, al dilema shakespeariano:

    “Existir o no existir ; ésa es la cuestión”.

    Nelson San Martín -Comisión Por La Vida- Jueves 4/nov/2008

  3. Nelson San Martín
    10:05 am octubre 21, 2010

    Un aspecto sustantivo del asunto nuclear, del que nadie habla, pero insoslayable, lo expresa impecablemente el amigo José Da Cruz, en su artículo:

    LA DEMOCRACIA Y EL DESASTRE

    Todo sistema centralizado es piramidal y disminuye las posibilidades de control democrático. El caso extremo es la organización militar, que para cumplir con su objetivo tiene que ser jerárquica e intrínsecamente exenta de deliberación.

    Un flujo de información abierto, con posibilidades de comprensión generalizada y de acceso fácil para quienquiera, es garantía de posibilidades de democratización.

    Todos podemos oir en la radio cómo se pronostica la temperatura máxima del día o si se esperan lluvias. Si bien no todos comprendemos la importancia de los hectopascales o los milímetros por metro cuadrado, por lo menos adquirimos una base de conocimientos para decidir si llevar o no abrigo o paraguas.

    En otras palabras: la información abierta nos permite tomar una decisión política. Si queremos saber más, por ejemplo qué diferencia de clima nos indican las mediciones barimétricas o de velocidad del viento, podemos consultar un libro o el mar revuelto de Internet y orientarnos bastante bien en el asunto.

    No todos tenemos un barómetro y un anemómetro a mano, pero notamos si el tiempo “está pesado” o si “sopla de lo lindo” y es suficiente para la actividad cotidiana. Son conocimientos científicos, pero conocimientos científicos abiertos a todo el mundo y aplicados de manera comprensible y general.

    Pensemos ahora en una situación de riesgo, donde un desastre puede dejar patas arriba lo cotidiano. Una condición de ese inquietante escenario es la existencia de una amenaza, por ejemplo de inundación, de tormenta tropical, de terremoto. Como esos fenómenos son recurrentes, el habitante común sabe que si vive en determinada zona está en riesgo, que eso aconteció en ese lugar y puede volver a acontecer.

    De ese modo la sociedad puede tomar medidas preventivas y los ciudadanos ven y comprueban las circunstancias riesgosas. En el peor de los casos, los habitantes ven y comprueban las consecuencias del desastre y saben naturalmente qué hacer para ponerse a salvo, asistir a las víctimas o reconstruir las circunstancias cotidianas. Así es en las inundaciones, los terremotos, las tormentas…

    Sin embargo, los factores de riesgo en un asentamiento de población no son solamente elementos naturales: hay también factores de riesgo tecnológico. Supongamos un escape de gases tóxicos de una gran industria química, como ocurrió en la ciudad india de Bophal hace 24 años. La ciudad se llenó de gases de cianuro, murieron entre ocho y diez mil personas de forma inmediata y 20 000 más posteriormente, quedaron 540 000 personas con la salud dañada y aún hoy 150 000 acarrean serias secuelas de la intoxicación. El escape ocurrió en medio de la noche y cuando la gente se desplazó por centenares a los hospitales para pedir ayuda nadie sabía las causas, nadie entendía nada, los médicos no tenían la menor idea de qué hacer.

    ¿Cómo pudo suceder? Era un riesgo latente en la ciudad, pero no existía en el dominio público. Las instalaciones industriales no son de acceso general, y los procesos, por razones comerciales, suelen ser secretos. Cuando la gente sintió el fuerte olor abrasivo de los gases ya los estaban absorbiendo, ya estaban muriéndose por intoxicación. Nunca habían sido informados acerca de qué gases podían afectarlos, ni el servicio de salud conocía cómo combatir los posibles efectos.

    Solo un sistema industrial puede controlar a otro sistema industrial, solo una estructura de control similar a la estructura causante de riesgos puede controlarla. Los riesgos de una industria química, para seguir con el mismo ejemplo, solo pueden ser monitoreados por instrumentos desarrollados en el mismo ámbito de conocimiento, y además esos instrumentos deben ser manejados por expertos.

    Cuanto más complejo es un producto industrial, las circunstancias de su producción están más alejadas de la comprensión general, democrática. La gente común puede notar cuándo se viene una tormenta o ve cómo crece el río; no puede saber cómo es el escape de dioxinas y furanos de la chimenea de determinada industria, ni qué lleva, en realidad, el agua negra que la curtiembre desagota en la cañada de la vecindad. Conocer el verdadero riesgo ambiental exige la intermediación de aparatos, manipulados y leídos por expertos.

    El caso extremo de una manipulación incomprensible para la gente, aislada por completo del público, de peligrosidad potencial tan extrema como ninguna otra institución humana, es la manipulación nuclear. Nada hay comparable a esa fuerza que, creada por la ciencia y aplicada según determinados métodos científicos, podría poner fin a la vida en el planeta, en todo el planeta.

    Hablamos de centrales nucleares para calentar agua hasta temperaturas de vapor y con ese vapor mover turbinas para generar electricidad. Eso es una parte. La otra parte es que esas centrales potencialmente podrían utilizarse para producir materiales aptos para fines militares. ¿Qué significa? Que sean públicas o privadas, las centrales nucleares de por sí, intrínsecamente, tienen que ser instalaciones con reglas militares o bajo control militar. Se acabó la democracia.

    En una central eléctrica donde el agua se hiciera hervir con leña o gasoil por lógica habrá prevenciones a cargo de técnicos y bomberos, pero en principio la planta podría estar abierta para todo el mundo y los posibles accidentes y sus consecuencias serían comprensibles para la generalidad. En una central nuclear, la radiación no huele, no se ve, no tiene gusto, pero mata a corto o a largo plazo. El problema es que nadie verá un hongo nuclear sobre una central: se trata de otra cosa.

    No sabemos a cuánta radiación nuclear natural estamos expuestos. En algunas zonas supera los límites aceptables, por ejemplo donde el granito del suelo deja escapar mucho gas radón, y entonces se nota un exceso estadístico de casos de cáncer. Son medidas indirectas a cargo de expertos, y nunca las podremos comprobar sin aparatos y conocimientos muy especializados.
    Si vivimos cerca de una central nuclear, al riesgo natural se suma el tecnológico y en el tecnológico va implícito el riesgo del llamado factor humano. Mientras no dejemos de ser humanos, ese factor estará presente.

    Cuanto más piramidal, jerárquica y antidemocrática sea una estructura, más difícil es saber desde afuera lo que pasa en su dominio. La información hacia el exterior depende de la voluntad y la honestidad de manejo de la información existente en esa misma estructura. Es decir, si en una industria de alta tecnología sucede algo que afecte al medio circundante, quienes habiten en este medio dependerán por completo de la información generada en la misma industria para enfrentar las consecuencias. El vecino no puede ir a las instalaciones y constatar con sus sentidos porqué no funcionan o qué materiales se vertieron por error al aire o al agua. Y no olvidemos el secreto industrial, las leyes de la competencia, el objetivo de lucro… Pero hay casos aún más complejos.

    Si a la alta complejidad tecnológica se suman las consideraciones comerciales y a eso el secreto militar, la distancia entre el ciudadano común y esa instalación tecnológica será abismal. Es el caso de la industria nuclear. Los responsables lo son a su vez de la información. Incluso las autoridades gubernamentales e internacionales de control, pues la nuclear es la industria más controlada del mundo, deben confiar en los informes emanados de la misma central. Intervienen cuando algo anda mal y no en otro momento: no tienen derecho, no tienen información, no tienen posibilidad. Las medidas adoptadas suelen ser inspecciones, sanciones políticas y recomendaciones tecnológicas. No llegan mucho más allá y tampoco podría ser de otro modo.

    Solamente un instrumento para controlar radiaciones puede constatar que una central tiene pérdidas de radioactividad, y difícilmente el conjunto de la sociedad ande con contadores Geiger en el bolsillo todo el día, todos los días.

    Un caso típico de las dificultades de detección ocurrió cuando el accidente de Chernobil. Por una falla de manipulación, el reactor se incendió y comenzó a emitir sustancias radioactivas, que el viento repartió por toda Europa. Claro que nadie notaba lo que sucedía… A algo así como mil kilómetros de distancia de Chernobil queda la central nuclear de Forsmark, al norte de Estocolmo, Suecia. Cuando llegó el cambio de turno, los controles de radioactividad empezaron a enloquecerse: marcaban la presencia de más radioactividad en la ropa de quienes ingresaban a la planta, en comparación a la ropa de quienes abandonaban su lugar de trabajo. No podía ser. Algo andaba mal o estaban frente a un escape inadvertido, que había contaminado los alrededores. Hubo muchas horas de confusión e incertidumbre, de consultas con autoridades nacionales e internacionales, hasta que el Estado soviético reconoció que había ocurrido un escape nuclear en Chernobil, Ucrania. Hizo falta el equipo de detección de una central nuclear para descubrir un accidente en otra, así fuera a mil kilómetros de distancia.

    No importa si la energía nuclear se defiende como segura, barata, confiable o lo que sea que esté de moda argumentar. Una apuesta a lo nuclear es una apuesta al autoritarismo, al control militar y al menoscabo de la democracia. Cien pequeñas centrales eléctricas en cien pueblos, ya sea que funcionen a leña, carbón, bagazo de caña, fuel oil o lo que fuere, serán siempre más democráticas que una gran hidroeléctrica o central nuclear unida a esos cien pueblos por líneas de alta tensión y estaciones transformadoras. Cada central local genera tecnología local; la Gran Red implica el control central y la estructura verticalista. Incluso si los efectos ambientales de determinados combustibles para esas pequeñas centrales no fueran aceptables, siempre se pueden tomar medidas en lo local, ágiles y rápidas si el poder decisorio está cercano a la planta. De otro modo dependerá de un aparato burocrático lejanísimo y tremendo, lento e indiferente, alejado por completo de la práctica sobre caliente.

    Lo peor que podemos elegir desde el punto de vista de la democracia es una central nuclear, necesariamente rodeada de estrictas medidas de aislamiento y seguridad, necesariamente en estrecho contacto con intereses militares estratégicos. Nunca podremos ver y palpar los efectos de un accidente y dependeremos de la habilidad técnica de los expertos para saber algo de sus efectos, y de la voluntad política de los propietarios para que la población sea informada y que esa información sea veraz. Estamos en sus manos. Debemos confiar en ellos, nos guste o no. No hay alternativa.

    Claro, ese tipo de estructura contribuye a conservar el poder, sin duda alguna, y tal vez el kilowatt resulte más barato, pero ¿quién empezó a poner precio a la democracia?

    Publicado en el semanario Peripecias Nº 113 el 10 de septiembre de 2008. Se permite la reproducción del artículo siempre que se cite la fuente.

  4. Nelson San Martín
    9:13 pm octubre 21, 2010

    Hola muchachos.

    Aunque no comparto de pique el entrelineado desafortunado e innecesario del primer párrafo, que desde mi punto de vista trata de condicionar al lector desprevenido, con lenguaje menospreciante sobre la “Hipótesis de Gaia”, igualmente creo muy atendible esta crítica de Lovelock sobre la “alternativa nuclear”:
    http://www.crisisenergetica.org/staticpages/index.php?page=20040622091631543#_ftn1

    Saludos cordiales.

  5. rene de los santos
    10:55 am octubre 25, 2010

    querido amigo nelson
    comparto algunos conseptos de su critica sobre todo la preocupacion del tema
    pero sus datos no son tan reales
    en paso de los toros no ivan a intalar ninguna planta ni nada que se le paresca
    solo fue un comentario como el tel desconpuesto que alguien hiso sobre poner residuos nucleares
    en ese lugar
    las energias alternativas renovables en el futuro no seran suficientes para cubrir la demanda de la producion sobre todo,,,,
    para el uso domestico o confort tal ves si
    por lo pronto deberemos buscar otras alternativas que cubran la demanda,…
    antes de que se acabe el petrolio en el planeta o comencemos a pagar un barril a 1000 dolares
    si no es la nuclear bienvenida sea ,pero por lo pronto es la que hay
    hasta ahora las fallas que ud habla han sido humanas
    nada podemos esperar si no de nosotros mismos ,,…pero hay que tener cuidado y hacerlo con experiencia caoacidad y tecnologia con educacion
    discutir estas cosas como se esta haciendo me parece formidable
    nos atañe a todos y solo nosotros sabremos que es bueno o malo para nosotros
    un abrazo ….
    un dedo para arriba o un guambiazo para arriba al juicio ciudadano

Deja un comentario

*