11 Feb '09

Sociedad Uruguaya

Basso: MSP apuesta a que las instituciones mejoren su atención para fidelizar al usuario

El Director General de la Salud, informó que a una semana de la apertura del «corralito mutual», de las 160.000 personas que estaban habilitadas para efectuar el cambio de institución, más de 7.000 usuarios optaron por cambiar de mutualista. Resaltó que el MSP no promueve el cambio sino que, por el contrario, apuesta a que las instituciones médicas mejoren su calidad de atención para que los usuarios no se desafilien.

El Director General de Salud, Jorge Basso aclaró el martes 10 de febrero que el 50% de los que efectivizaron el cambio de mutualista se encontraba en ASSE por no haber optado por alguna institución médica privada en su momento y que, de oficio, fueron destinados a los servicios de salud del Estado.

Agregó que las instituciones médicas están realizando fuertes campañas para captar afiliados FONASA, pero que desde el Ministerio de Salud Pública se entiende que el escenario de competencia entre las instituciones debe compensarse con un escenario de complementación. En ese aspecto, dijo que el MSP concretó 81 convenios de complementación entre las instituciones que promueva el mejor aprovechamiento de los recursos y eficiencia del sistema. Basso expresó que esto se debe a que el concepto de un sistema integrado de salud implica intentar por todos los medios evitar la superposición de los recursos y falta de coordinación. En tal sentido, dijo que gran parte de estos convenios se realizaron en el interior del país, tanto entre instituciones público-privadas, como entre públicas (Intendencias, el Hospital Militar, los servicios del BPS) y de instituciones privadas entre sí. El objetivo es la articulación como herramienta para el mejor funcionamiento del SNIS. Los convenios apuntan a la complementación de locales, para que en un mismo lugar funcionen más de una institución, complementación de equipos tecnológicos y complementación en materia de recursos humanos, dado que en el interior del país existen dificultades para contar con especialistas médicos.

Aseguró que el escenario de competencia por la captación de afiliados, se compensa entonces con un nuevo escenario de apoyo para la mejor coordinación de los servicios que tiene como objetivo principal evitar el despilfarro e ineficiencias que, a la postre, paga la población. Basso agregó que el MSP promueve la firma de este tipo de convenio, para lo cual se cuenta con el apoyo de los distintos directores departamentales de salud de todo el país, quienes promueven a las instituciones locales a acceder a los convenios para mejorar su infraestructura o incorporar tecnología.

Asimismo, resaltó que el Ministerio no promueve que las personas se cambien de institución médica, ya que apuesta a que a través del SNIS todas las instituciones médicas brinden servicios de calidad y se superen día a día. Explicó que muchas de las personas que se cambiaron de centro médico lo hicieron por ser nuevos usuarios en la institución de origen, sin embargo, aquellos que utilizan más los servicios de las mutualistas tienden a ser más «fieles» y no optaron por el cambio. En caso en que las personas sientan disconformidad con la mutualista, el Director General de la Salud instó a que lo expresen a través de las respectivas oficinas de atención al usuario que cada institución tiene o en los consejos consultivos -que se crearon en el marco de la reforma sanitaria- que cuentan con la participación de funcionarios y usuarios. Éstos son ámbitos donde se comparten desde inquietudes hasta denuncias tratando de superar aquellas ineficiencias que puedan tener y fidelizar a sus usuarios. Basso informó que, por su parte, el MSP cuenta en su sitio Web con la información sobre algunos indicadores discriminados por institución entre los que se encuentran el tiempo de espera y el costo de los copagos (tickets). Afirmó que se continuará colgando información acerca de los distintos prestadores.

En otro orden, Basso dijo que por primera vez en Uruguay el MSP controla a las instituciones exigiendo la habilitación de los locales, de los equipos tecnológicos, así como de los títulos de todos los técnicos. También se controla la calidad en materia de historias clínicas y registros técnicos. Asimismo, periódicamente se realiza una devolución a los directores técnicos de cada una de las instituciones, sobre cuál es la visión del Ministerio para que puedan ser corregidos. Es un trabajo que tiene que ver con la responsabilidad del Ministerio para asegurar la calidad de los prestadores y sobre todo brindándoles a los ciudadanos más elementos sobre cómo orientarse en caso de necesitar información acerca de la institución en la que se atienden, aseguró el Director General de la Salud.

Para ello, se montó una estructura de control que no existía en el Ministerio y que recorre todo el país controlando, por ejemplo, el cumplimiento de los programas de atención del niño y de la mujer. Basso aseguró que este tipo de indicadores son elementos sustantivos a la hora de medir la calidad en la atención. Por su parte, las instituciones envían trimestralmente un informe al MSP en donde se expresa cuál fue el desempeño en relación a los principales indicadores para estos grupos. En los informes se describe en número de niños vacunados, mujeres que se realizaron el Papanicolaou, cómo es el control del embarazo y el control en el crecimiento del niño. A su vez, el MSP verifica estos datos recorriendo el país y visitando institución por institución. Se está en un proceso constante de monitoreo, control y a su vez de estímulos y desestímulos para las instituciones.

En relación a la permanencia de las personas en las instituciones médicas, Basso indicó que se aspira a tener un sistema en el una vez que los usuarios ingresan a una institución a través del BPS, permanezcan un mínimo de tres años afiliados. Explicó que esto tiene que ver con la necesidad de contar con cierta estabilidad en las instituciones a la hora de ajustar su infraestructura y sus recursos al número de usuarios. Por ello, se estableció un período mínimo de tres años antes que la persona cambie de institución.

Basso recordó que esta modificación se realizará progresivamente, por lo que, en el mes de febrero de cada año se abrirán espacios para que nuevas personas puedan cambiarse de institución, llegando a los tres años de antigüedad. Al mismo tiempo, indicó que este mecanismo progresivo se realiza dado que aún persiste la intermediación lucrativa -compra y venta de afiliados- lo cual está penalizado y que ya tiene procesados e instituciones sancionadas.

En este marco, el MSP promovió un acuerdo y un compromiso con las instituciones para no continuar efectuándolo y que estipula que las instituciones se comprometen a no colocar funcionarios en los alrededores del BPS y a elevar periódicamente la plantilla de todo el personal de cada una de las instituciones que se dedican a la promoción de la institución para la captación de afiliados. Afirmó que estos acuerdos fueron firmados por gran parte de las instituciones y se está supervisando y controlando el cumplimiento junto con el Ministerio del Interior.

Fuente: Presidencia de la República. http://www.presidencia.gub.uy

Deja un comentario

*