9 Jul '07

Sociedad Uruguaya

Treinta y Tres abierto a creación de fuentes laborales

Treinta y Tres abierto a creación de fuentes laborales

Con 50.000 habitantes, Treinta y Tres, apuesta mediante convenios con Ministerios y la Universidad de la República a la descentralización política y a la generación de proyectos en agricultura, salud, educación, turismo que tienen por objetivo la permanencia de las personas en zonas rurales y la generación de fuentes de trabajo.

El Intendente de Treinta y Tres, Gerardo Amaral, señaló que en su departamento se necesitan generar más fuentes de trabajo y en ese sentido se tiene por objetivo el fortalecimiento de pequeños y medianos emprendimientos, fundamentalmente en predios rurales o suburbanos.

En el departamento existen decenas de grupos, apoyados por técnicos, que utilizan créditos, semillas, fertilizantes, maquinarias agrícolas como tractores o arados para labrar la tierra.

Los proyectos cuentan con el apoyo del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP), así como con el asesoramiento de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de la República (UdelaR).

También los cursos de agricultura orgánica y de agroecología son apoyados por especialistas en apicultura y se está promoviendo la organización de grupos de trabajo integrados por criadores de lanares.

Amaral, explicó que se apunta a la sustentabilidad de los pequeños y medianos emprendimientos fundamentalmente vinculados al agro, ya que actualmente la permanencia de esa producción está muy comprometida por la dinámica macroeconómica del país y el avance de los emprendimientos forestales, los cuales han encarecido los precios de la tierra y hace que los dueños de las mismas se vean tentados a vender e irse del departamento.

Asimismo, precisó que el despoblamiento de la campaña lleva a la pérdida de un capital humano con conocimientos y habilidades que se pierden para siempre al emigrar los ciudadanos.

Para revertir esa situación se trabaja en ordenamiento territorial con el MGAP y se realizan coordinaciones entre distintos sectores de economía agraria, para poder efectuar rotaciones de cultivos, rotaciones, y de esa manera fortalecer al mediano y pequeño productor que mediante distintos emprendimientos pretende seguir viviendo en forma digna en el campo.

En cuanto al tema salud, Treinta y Tres cuenta con una red de más de 30 Policlínicas en todo el departamento y se está tratando de reconvertirla para que siga funcionando en forma óptima con la concurrencia de médicos y enfermeras, situación que es una forma de apostar a que se pueda desarrollar un proceso en prevención de salud.

No hay que esperar a que la enfermedad llegue, dijo Amaral, sino a incidir y cambiar estilos de vida que son condicionantes en más de un 70% de enfermedades crónicas degenerativas, causa principal de muerte en nuestro país.

La generación de enfermedades es producto de los alimentos que se consumen, de la realización de ejercicios físicos, así como el mantenimiento de estilos de vida como el hábito de fumar junto con prácticas como la ingesta de alcohol, prácticas que deben ser desestimuladas.

La prevención de enfermedades se articulará muy bien con el Sistema Nacional Integrado de Salud y se debe apuntar al concepto de municipios productivos y saludables, en términos departamentales y no solamente como capital del departamento, explicó el Intendente.

En ese marco, señaló que se debe lograr que cada pequeña localidad se transforme a través de sus maestros, enfermeras o médicos generales o especialistas, agentes de cultura para que se transformen en dinamizadores y en rescatadores de identidad de cada uno de las localidades del departamento.

Las distintas comunidades se fortalecen en la medida que rescatan, reconocen y valoran sus propias raíces y tienen una proyección como objetivo de vida, afirmó Amaral.

El Intendente de Treinta y Tres, expresó que en el norte del departamento en términos territoriales y turísticos existen preciosas cuevas o catacumbas que se forman porque se tiene un subsuelo calcáreo muy especial y que es fácilmente erosionable y por ese motivo se forman cavernas.

Las cavernas fueron usadas habitualmente como basureros donde se tiraba por parte de los pobladores de la zona, alambres y chapas, «cuando en realidad son un recurso transformable en atractivo turístico si es bien usado», subrayó Amaral.

Además, dijo que cuentan con los Cerritos de Indios, Las Caleras, además de los hornos donde antiguamente se quemaba la cal y eso también es un atractivo turístico.

Asimismo, en las pequeñas comunidades se siguen viejas tradiciones con costumbres que generaron muchas generaciones, «el farolito a mantilla, el rancho de terrón, el techo de paja, así como el ritmo de vida también son atractivos desde el punto de vista cultural».

El Jefe Comunal, indicó que el rescate de las tradiciones y los oficios que se van perdiendo a través del tiempo, son elementos que tienen que ver con la salud, la cultura y la identidad de un pueblo.

En ese sentido, señaló que es vital lograr inversiones desde el exterior del país para avanzar en proyectos que dimensionan nuestra visión de desarrollo, «si vinieran inversiones y lográramos ser vistos generaríamos una oportunidad para acelerar procesos».

De esta manera, «también tendríamos que transitar el difícil balance entre el desarrollo generado por intereses económicos legítimos por parte de emprendimientos, así como el mantenimiento del medio ambiente, junto al ritmo de desarrollo de aspectos históricos, culturales, que tienen que ser respetados, ya que no nos gustaría que se cambiará totalmente el estilo de vida de un lugar en aras de un emprendimiento, la idea es generar equilibrio», afirmó Amaral.

Asimismo, explicó que actualmente se vislumbran posibilidades de desarrollo en torno a emprendimientos mineros, así como en la generación de asociaciones estratégicas que circulan entre dos polos: «esto lo necesito para poder mantener avanzar económicamente y en otro sentido, mejorar la calidad de vida de la gente que quedó tan aislada en el territorio y no dañar en ello al medio ambiente».

En ese sentido, expresó que desde el Ministerio de Educación y Cultura (MEC), se trabaja en proyectos que intentan disminuir la brecha digital, entre quiénes saben manejar un computador y las personas que aún no aprendieron a utilizar la tecnología.

Las tecnologías pueden ser uniformizadoras de costumbres pero también pueden ir en detrimento de los pueblos, pero bien utilizadas puede ser enriquecedoras de experiencias y de buenas prácticas que se visualizan a nivel mundial, sostuvo Amaral.

En este marco, los Centros MEC empezaron a funcionar en el departamento de Florida, y Treinta y Tres es parte de este proyecto que el Ministerio implantará en tres años en todo el territorio nacional.

Inicialmente funcionarán 90 MEC en localidades menores a 5.000 habitantes, en las cuales habrá 4 o 5 computadoras por paraje. En este caso, la Intendencia de Treinta y Tres aportará el local, personal, luz eléctrica, conectividad, para que los cursos se brinden, además de contratar técnicos que apoyen el manejo de plataformas informáticas, navegación en Internet, diseños de sitios Web o teletrabajo, entre otros.

Para la gestión de tareas de ordenamiento territorial en la localidad de Cerro Chato se efectuaron convenios con el Ministerio de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente 8 (MVOTMA) y la Facultad de Arquitectura de la UdelaR.

Con estos proyectos la población tiene posibilidades de interrelacionarse, conectarse con recursos como la tierra o el agua, además estos planes han facilitado a nivel general un sentido de pertenencia con el objetivo de desarrollar en forma mancomunada ideas propias y ajenas.

En ese sentido, expresó que el desarrollo estratégico de las regiones del país no puede planificarse desde oficinas ubicadas en la capital ya que es imprescindible el diálogo con los vecinos, los productores o los agentes económicos.

«Hay que pensar al país como un todo, debemos vencer las inequidades territoriales porque los diferentes grados de desarrollo territorial generan flujos internos de uruguayos que se van de los lugares más pobres, a trabajar a sitios supuestamente más ricos y terminan viviendo en los cinturones de pobreza con problemas de alimentación, habitación y seguridad», afirmó Amaral.

En ese contexto, manifestó que esta situación tiene un costo para el país mucho más alto que si focaliza políticas destinadas a reducir las inequidades territoriales y si genera asociatividades entre las zonas más desarrolladas y las zonas más carenciadas y si generamos ese tipo de interrelaciones «inteligentes» de pronto podríamos tener un desarrollo mucho más armónico, mucho más consolidado.

Las inversiones deben generar conocimiento local, así como unidades de estudios terciarios, necesarios para la interacción entre emprendimientos y el territorio de la forma más armónica posible para mitigar los impactos que siempre existen.

Además, el Intendente manifestó que se deben generar conocimientos vinculados a nivel del territorio ya que se debe evitar que la gente joven que se capacita, emigre y tenga que irse de su departamento y en ese sentido, dijo que se precisa facilitar aspectos vinculados a la capacitación con planificación de desarrollo a 10 o 20 años.

El país perdió la capacidad de detectar capacidades y es prioridad lograr que los niños que nacen debajo de la línea de pobreza tengan un desarrollo medio que les permita potenciar sus capacidades naturales y se formen en ese sentido. Es vital que no perdamos nuestro capital humano, dijo Amaral.

Asimismo, expresó su confianza en los proyectos de rescate de ciudadanía que se está realizando, así como en programas gubernamentales de apoyo a la educación, Plan de Emergencia del MIDES, Rutas de Salida con la conformación de cooperativas, «desafíos que hacen que las ciudadanos salgan de situaciones poco dignas a pesar de que se perdieron décadas que contribuyeron al subdesarrollo».

Fuente: Presidencia de la República. www.presidencia.gub.uy

Deja un comentario

*