27 Oct '08

Sociedad Uruguaya

Foro Batllista: Que el Padre Mateo también se acuerde del alma de los justos

En esta oportunidad reproducimos el artículo del Correo de los Viernes del Foro Batllista que increpa duramente algunos puntos de vista del Padre Mateo Méndez.“El padre Mateo, flamante gerente del Interj y responsable de la Colonia Berro tiene algo de común con Marina Arismendi y con el senador Eduardo Lorier: le importa más el bienestar de sus “internados” que la integridad de todos los uruguayos honrados y respetuosos de la ley.En declaraciones al diario Ultimas Noticias, el sacerdote funcionario sostuvo que prefiere que los huéspedes de la Colonia Berro se fuguen a que se amotinen. Y lo hizo apenas unas horas después que en un motín en el hogar Piedras de la colonia se fugaron 11 internados cuyo currículo delictivo incluía homicidio, rapiña y copamiento. De esos jóvenes solamente ha sido recapturado uno de ellos, por lo cual todos estamos hoy sometidos al riesgo de ser víctimas de alguna nueva agresión que hubiera sido imposible de no mediar sus curiosas convicciones.Esos muchachos, por lo demás, saben que matar, herir o rapiñar a otro ciudadano no les significará en la práctica un empeoramiento de sus cuentas con la ley, por lo que pueden hacer de lo peor que se les ocurra sin que de eso resulten para ellos consecuencias demasiado notorias. Distintos testimonios de viejos funcionarios del Inau dejan en claro, además, que el padre Mateo no se hizo presente durante el motín, que delegó la responsabilidad de negociar con los amotinados a colaboradores suyos, y que estos estuvieron más de 24 horas dialogando con los internados, que entretanto demolieron todo el lugar —cuya refacción volveremos a pagar— mientras los demás se fugaban. Los testimonios de esos funcionarios, que saben del tema aunque no tengan línea diirecta con el Espíritu Santo, señalan claramente que la demora en hacer ingresar al grupo Geo, provocada por los criterios “pedagógicos” impulsados por el padre Mateo, fue la causa principal de los destrozos y de las fugas. Es difícil imaginarse qué podría decirle el padre Mateo a los familiares de un ciudadano honrado que resulte muerto o herido por la acción de estos jóvenes, cuyos sentimientos son mucho más importantes para él que el cuero de semejantes que tienen por costumbre respetar los 10 mandamientos, o al menos los principales. Un ejemplo podría ser: “Señora, su marido murió por una buena causa, gracias a su sacrificio estamos más cerca de provocar una reacción positiva en este muchacho que solamente ha perdido la cabeza en dos o tres ocasiones, causando cinco muertes…”O también: “Como sacerdote puedo asegurarles que el mal momento que pasaron con el copamiento de su casa y las pérdidas económicas que tuvieron, les ganarán un lugar a la diestra del señor, porque así evitamos que el grupo Geo pudiera incurrir en un maltrato a este pobre niño desafortunado, que luego de diez rapiñas, nueve arrebatos y tres copamientos ahora está más próximo al camino de la redención…” O aún más: “Hermanos, yo se que vuestro hijo era un buen estudiante y se preparaba para entrar en la Universidad por la puerta grande. Es una pena que se nos haya ido de 34 puñaladas por no entregar generosamente sus championes, pero su sacrificio no ha sido en vano, porque así le estamos dando mejores posibilidades a su descarriado asesino para acercarse al camino de la salvación. Bienaventurados los que mueren rapiñados, porque de ellos será el Reino de los Cielos”

Simplemente, la teoría Mateo se cae por penosamente ridícula. El padre Mateo puede hacer lo que se le ocurra dentro de la Colonia Berro. Pero dejar escapar a homicidas, copadores y rapiñadores no es de modo alguno aceptable. Que dialogue lo que sea necesario y conveniente para sus metas pedagógicas. Pero dejarlos escapar y someternos a todos a un riesgo que se suma a los muchos que hoy se viven en Uruguay en materia de seguridad ciudadana. Y es perfectamente inaceptable, para toda la gente honesta de este país. Y aparte, es delito: hay normas legales que castigan al que facilita la fuga de alguien que fue internado por un Magistrado.

Que el padre Mateo se acuerde cuanto antes de la integridad de los justos, y no solo de los “gurises” que también dejó fugar Marina Arismendi”.

Fuente: Correo de los Viernes. http://www.forobatllista.com

Deja un comentario

*