25 Feb '09

Sociedad Uruguaya

ASPOCA sobre inseguridad en Canelones

La Asociación Sindical de Policías de Canelones (ASPOCA), en cumplimiento de sus cometidos, cumple de hacer de público conocimiento, nuevos hechos que entendemos de relevancia para el público en general.

«La semana pasada esta Asociación se dirigió al público y a las autoridades ministeriales, solicitando la remoción en pleno del comando de la Jefatura de Canelones, por lo que entendemos una sucesiva, continuidad de hechos y irregularidades solicitud que continuamos sosteniendo.

La Sra. Ministra del interior comprometió que en horas, daría solución a los planteos, pero contrariamente las horas y los días pasaron, y la Sra. Ministra, no ha tomado ninguna medida evidente, ha permitido que los denunciados por esta Asociación sean quienes realicen las investigaciones, que eventualmente los podrían implicar, por lo tanto la palabra empeñada a sido solo eso palabras y nada mas. Sabemos que importantes autoridades nacionales amparan el accionar de determinados personajes dentro del comando de la Jefatura de Canelones y que han inferido en la Sra. Ministra para que no tome acción al respecto.

En los días siguientes en que denunciáramos al comando públicamente, en un nuevo acto persecutorio sin lugar a dudas uno de los denunciados, arremetió contra el presidente de esta Asociación el suscrito, ordenando el Sr. Subjefe de policía, expresamente que pasara a cumplir funciones de llavero dentro del establecimiento Penitenciario de Canelones, del cual hemos denunciado en innumerables ocasiones docenas de irregularidades, desde el faltante de inventario y bienes propiedad del estado, hasta irregularidades en cuanto al manejo de reclusos, y condiciones de seguridad, etc. Las funciones de un llavero se cumplen desarmado entre unos 150 reclusos, los cuales en su mayoría si están armados con cortes carcelarios e incluso armas de fuego las que son cada tanto incautadas dentro del establecimiento. Curiosamente el mismo día en que ordenaron que debería pasar a cumplir funciones dentro del establecimiento, un arma fue descubierta, un revolver calibre 38 que alguien trato de ingresar arrojándola por el tejido perimetral, el cual no llego porque cayo en la zona militar. Nos preguntamos para quien fue dirigida esta arma y la coincidencia de las fechas nos hace suponer, sus fines. Si no es una acto de persecución que el denunciado, ordene que el denunciante sea expuesto, comprometiendo su seguridad personal y su vida deberían de redefinir lo que es persecución.

Es curioso que el Sr. Subjefe jefe interino a la fecha, ordenara sistemáticamente que sea un integrante de la directiva de esta Asociación, el que pasara a la guardia interna, y no por ejemplo el hijo del director que cumple funciones habiendo estado procesado con prisión en el otro establecimiento penitenciario del departamento, donde por casualidad estuvo recluido.

En otro orden hoy en día cuando la sociedad reclama el accionar policial y una mayor presencia policial en las calles, organizando protestas en muchas de las ciudades del departamento, la ultima de ellas en la ciudad de Pando este próximo domingo, recordemos entre otros los planteos de los vecinos de Solymar, los de salinas tiempo atrás, los de Canelones, los de Santa Lucia. Vimos como el Ministro Díaz y la Ministra actual, concurrieron al parlamento nacional defendiendo ante los legisladores la necesidad, de más policías ejecutivos para brindar un mejor servicio policial, logrando que el cuerpo legislativo, aprobara un sustancial aumento de vacantes para el ingreso de personal policial en el departamento de Canelones.

Contrario a las declaraciones publicas Ministeriales y de los Jerarcas del comando de Canelones, una importante cantidad de esos nuevos policías que ingresan en el departamento en los últimos 3 años, por ser hijos, hijas, parientes o allegados de integrantes del comando, son desviados, para que a sabiendas no cumplan con las tareas ejecutivas de vigilancia y prevención del delito. No siendo afectados a las tareas de patrullaje y de brindar una mayor presencia policial en las calles que es lo que reclama la población en general, y motivo la aprobación legislativa de las vacantes. Esta asociación cree en el principio de igualdad entre los administrados, pero algunos parecen ser más iguales que otros, a los ojos del comando de Canelones, parece que la genética tira mucho. Y estos nuevos policías en lugar de relevar en las comisarías a los policías para mantener el servicio son enviados a trabajar directamente a oficinas o puestos en funciones lejos de la calle donde deberían estar trabajando con los otros compañeros y compañeras que a diario arriesgan su seguridad en pro de la función.

Daremos para ejemplificar algunos de los muchos casos para que el publico en general entienda la situación, El subjefe por ejemplo tiene una hija que ingreso hace un par de años, desde su ingreso la prensa, detecto la situación y denuncio el hecho públicamente, por lo cual de la escuela de policía fue enviada a una comisaría en la jurisdicción donde reside, a la guardia interna, nada de que pise la calle o corra algún riesgo, unos meses después, la envían a una oficina donde cobra fiscalización por 222, realizando únicamente tareas administrativas trabajando de lunes a viernes de día y de vez en cuando un sábado 4 horas. Tenemos un director que de igual forma tiene una hermana la cual al salir de la escuela la enviaron a la comisaría del lugar donde reside en iguales condiciones que la anterior, un par de meses después, la acomodan en una oficina de Jefatura que depende del subjefe. Otro director tiene a su hija desde que salio de la escuela en la comisaría de la jurisdicción donde reside trabajando como operador PC, un puesto administrativo dentro de la comisaría. Y como estos muchos casos más, similares que hemos documentado y denunciado al Ministerio del Interior.

También tenemos una cantidad de policías ejecutivos que salieron de la escuela de policía  departamental y nacional que deberían cumplir tareas ejecutivas por su escalafón que fueron directamente enviados a oficinas en jefatura, como OCIT, Informática, Secretaria General, Departamento Central de Seguridad, Oca, la propia Escuela de Policía Departamental, Secretarias de Zona, Servicio 911, Taller policial, etc. Otros que incluso son desviados a otras unidades ejecutoras como ser la Dirección Nacional de Identificación civil, etc. Como muchos que fueron destacados a comisarías, donde pasaron a ser oficinistas, o realizar la limpieza de los locales, etc. Con lo cual evitan cumplir las funciones ejecutivas que les corresponden por ley.

Con todo esto, en una violación del mandato legislativo y  legal, no cumplen con las tareas prevento represivas ejecutivas, que justificaron su ingreso, cobran lo mismo que los policías que trabajan en la calle pero teniendo dos y tres años de antigüedad, por su afinidad o parentesco con jerarcas, no están cumpliendo con las funciones por las cuales reciben sus haberes. Se podrá argumentar, algún tipo de capacidad técnica, a la cual le contestamos que deben de ingresar por los escalafones de apoyo PA, PE, PT, etc. para lo cual deberán realizar concurso publico de oposición y merito. No sabemos si lo hicieron para ingresar los hijos del Jefe de Policía, la esposa del Director de Coordinación, otro hijo del subjefe, y tantos otros que aparecieron trabajando en los escalafones de apoyo sin que tuviéramos conocimientos de los llamados a concurso correspondientes, pensamos que es mucha casualidad que sean parientes o allegados de jerarcas, los que ingresaron como PA, PE o PT recientemente y nos preguntamos cuantos otros ciudadanos podrían haber aspirado a esos puestos.

Se suma a esta situación, la consecuente acumulación de personal ejecutivo en tareas administrativas en jefatura, contrariamente a las declaraciones publicas de «menos burocracia y mas acción» que escuchamos hace pocos meses, lo único que crece en Jefatura son las oficinas, tenemos comisarías como la 27 que corresponde a la jurisdicción donde actúa la Asociación «Centinela Alerta» que no recibe un policía mas a su fuerza efectiva desde diciembre del 2007, manteniendo la misma cantidad de policías. Se creo otra Jefatura de Zona para poder distribuir Jerarcas que ascendieron, con lo cual mas personal fue sacado para las secretarias de esa dependencia administrativa. Se saco personal para redactar una revista, y hacer mil y un tareas burocráticas más, pero no llegan los policías a las comisarías para trabajar en detrimento de la seguridad pública. Tenemos personal ejecutivo trabajando de albañil, electricistas, mecánicos, oficinistas, telefonistas, etc. En detrimento de la función natural de la policía que es la ejecutiva, el policía que trabaja e la calle brindando seguridad a la población en general.

Cuando se dan hechos como los que hemos visto recientemente con la histórica fuga de 10 reclusas por la escasez de personal del establecimiento donde estaban recluidas nos preguntamos, si hay alguna prohibición de que los parientes y parientas de los jerarcas trabajen en el Pabellón femenino, como otras tantas compañeras, pero claro ellas no son hijas, hermanas, o parejas de jerarcas, por eso talvez a entender de este comando ellas si deban arriesgar su seguridad para trabajar mientras que otras compañeras no. Es hora de dejar de hablar de escasez de personal ejecutivo, el problema radica a nuestro entender en la distribución, recientemente se han tratado de abarcar mas funciones de las que son posibles, con lo cual debemos recurrir al dicho quien mucho abarca poco aprieta, y es lo que esta pasando, nos dispersamos en tareas de apoyo, con lo cual están descuidándose las funciones básicas de la policía. Las cuales cada vez más son reclamadas por la población en general.

Esta Asociación entiende que el comando de la Jefatura debería dar al pueblo del Departamento explicaciones por estos y otros hechos y dejar de usar la excusa de falta de personal, sus falencias. También debería explicar las autoridades Ministeriales, porque en conocimiento de estas y otras irregularidades denunciadas al cabo de toda la gestión de este comando, se empecinan en respaldarlo, en perjuicio de la seguridad de la población del departamento. Los Sres. legisladores que levantaron sus manos para aprobar las nuevas vacantes, no sentirán curiosidad por saber porque se desviaron las mismas a tareas que no fueron las previstas o se desvió el personal a otras unidades ejecutoras para las cuales no se otorgaron vacantes. Y por ultimo y mas importante que todo la gente debería a nuestro entender pedir cuentas, porque no se puede sostener la escasez de personal policial, cuando alegremente, se sacan del servicio policial decenas y decenas de policías por los motivos que hemos expresados, mientras que se compromete la respuesta policial a la gente que la reclama.

El interés de esta Asociación es un mejor servicio policial, estamos en la primera línea de acción y nos llevamos las recriminaciones diarias por las falencias del servicio de las cuales no somos responsables. Pero vemos como existen algunos intereses que obran contra de interés general, quizás guiados por algunos intereses ajenos, que van en detrimento de la seguridad publica. Nuestra asociación es apolítica y defendemos este punto, pero observamos como algunas jerarquías policiales, están haciendo un juego a dos puntas, expresándose alineadas con las autoridades nacionales y por otra parte haciendo todo lo posible para fomentar a cierto sector político afín a su histórica ideología, mientras que el gobierno, prefiere inocentemente creerles y respaldarlos, cayendo en una trampa en la que se esta utilizando a la población de rehén, en pro de fines mas allá de los evidentes. Escuchamos muchas veces la frase «este gobierno no le ha preguntado a ningún jefe a quien vota», y la aplaudimos pero nos preguntamos si los jefes piensan lo mismos o están haciendo lo posible por apoyar a su sector político afín, el tema de la seguridad es crucial en cada fin de gestión y un tema que puede marcar la diferencia al momento de recibir el apoyo de la población o no».

Las Piedras, 25  de febrero del 2009.

Jorge MOLINA.

Presidente.

094 772 840.

Deja un comentario

*