4 May '09

Sociedad Uruguaya

Los padres de Blanquita Filippini no tienen confirmada reparación alguna del Estado

Pablo Perna, el abogado de los padres de Blanquita Filippini, la niña a la que le fueran amputadas sus dos piernas, un brazo y parte de la mano a causa de una infección generalizada, confirmó que este jueves 7 de mayo mantendrá un a reunión con la Ministra de Salud Pública, Dra. María Julia Muñoz, para «determinar diferentes puntos con respecto a una ayuda económica y resolver en que pasos va la investigación administrativa» realizada en el Hospital Salto con relación a la asistencia médica concedida a la niña.

Perna aseguró que en la primera reunión que tuvo con el padre de Blanquita, Omar Filippini, hubo un compromiso de la ministra de ayudar económicamente a la familia Filippini para que Blanquita, una vez que se recupere, tenga las mayores comodidades posibles para poder desarrollarse. Esa primera entrevista fue totalmente informal en el sentido de que no teníamos, no se nos había comunicado previamente de que iba a tenerse esa reunión, fue totalmente sorpresiva. Por lo tanto nosotros lo que hicimos fue solicitar una audiencia, desde el punto de vista formal, para que el compromiso asumido extraoficialmente, al menos quede por escrito por medio de una resolución administrativa con respecto al compromiso que había asumido» dijo.

Según el abogado, la reunión se realizará este próximo jueves, no estando aún definido el horario ni el lugar del encuentro.

Hay 1 Comentario.

  1. patricia
    9:58 pm mayo 20, 2009

    CARTA ABIERTA A LA OPINIÓN PÚBLICA DE FAMILIARES DE DIVANIL BRASIL, FALLECIDA EL DIA 06/05/2008 EN EL HOSPITAL DE CLÍNICAS.

    Nahir, como cariñosamente la llamábamos, dejo de existir a causa de una infección generalizada a la temprana edad de 55 años, se había presentado el día 14/04/2008 a la emergencia del Hospital de Clínicas, acompañada de su hija, estudiante de medicina, manifestando padecer dolor abdominal con nauseas y vómitos. Agrego que había sido examinada por su hija quien a juzgar por los síntomas dedujo que, probablemente, tuviera apendicitis. El cirujano que la atendió desestimo las expresiones de su paciente, le dictamino cólico nefrítico y medicación acorde a la patología. El día 15/04/2008, en razón que el dolor se había incrementado Nahir regreso a la emergencia a insistir, al mismo facultativo, que su indisposición seria apendicitis ya que el tratamiento aconsejado no había aliviado su padecimiento. El especialista deshecho nuevamente esa posibilidad y le extendió, en esta oportunidad pase al urólogo, por supuesta infección urinaria. El día 17/04/2008 la salud de Nahir se había deteriorado visiblemente, por lo cual, en estado de intenso dolor retornó en horario matutino, por tercera vez, a reiterar que su dolencia era apendicitis. Quedo internada en observación hasta que a las 23.00 hs se decidió, por parte de distinto cirujano, realizar una inspección mediante una incisión abdominal para descartar esa posibilidad. El resultado fue desastroso tenía peritonitis y sepsis generalizada.
    Fue operada de inmediato, aunque tardíamente, en nuestros conceptos, debido a razones que la justicia deberá dilucidar.
    Sus deudos presumimos que su enfermedad se hubiera subsanado sin complicaciones de haberse intervenido quirúrgicamente con antelación al cuadro de peritonitis.
    Esta nueva muerte testimonia una dura realidad: La Salud Pública adolece, además de las consabidas carencias materiales, de falencias en la atención al usuario que, en ocasiones, no es atendido diligentemente. Sospechamos que nuestra infortunada familiar tuvo certeza de la inminencia de su deceso pues, desde su lecho de muerte, sentenció a los médicos con una frase lapidaria: “Miren lo que me hicieron, Uds. Son los culpables, hija, si acaso muero que se haga justicia para que a nadie más le suceda esto.”
    Consideramos imprescindible que las autoridades competentes diluciden los hechos que, en definitiva, le cercenaron el derecho a la vida. Este lamentable episodio, que ensombrece a nuestra familia, sus amistades y al vecindario, se debe aclarar a la brevedad en beneficio de toda la población que se asiste en Salud Pública.
    ¿A que se debe la dilación entre la primera consulta, cuando la paciente estaba en la fase prematura de la enfermedad y la última donde se resuelve operar ante la gravedad de la situación?
    En este momento estamos recolectando firmas para exigir que se investigue y se adopte todas las precauciones necesarias para evitar la reiteración de mortalidad por hechos de confusa naturaleza. La historia clínica de Divanil Brasil es la pieza clave para descifrar la inequívoca verdad. Una legión de más de mil ciudadanos reclama: Una Salud Pública digna para todos los uruguayos.
    Por familiares

    PATRICIA CARZOLIO
    PROCURADORA PÚBLICA….096415148 PROCURADORACARZOLIO@ADINET.COM.UY
    familas Filippini, doctor PERNA mucha fuerza en la lucha

Deja un comentario

*