29 Jul '09

Sociedad Uruguaya

Velázquez opina sobre “Las verdadera pandemia: la inconciencia humana”

En este caso compartimos la opinión del doctor Ernesto Velázquez Del Puerto respecto a los actuales problemas que afronta la sociedad en momentos en que tanto se enfatiza con la pandemia de la gripe.

“Hay pandemias de las que nadie habla porque elegimos ignorar.

Dejando momentáneamente de lado los aspectos técnicos del Tai Chi y el Chi Kung, creemos que vale la pena concentrarnos en este tema tan controversial ya que estamos convencidos que en todo esto hay un mensaje y una enseñanza profunda que debemos aprehender y a la que la filosofía práctica que inspira nuestra práctica cotidiana de Tai Chi y Chi Kung puede dar respuestas.

Comprometidos como estamos a través de las disciplinas mencionadas en ayudar a difundir una nueva y a la vez muy antigua y equilibrada forma de ver y vivir el mundo, quisiéramos reflexionar un poco más sobre algunos problemas de salud mucho más viejos, profundos y dramáticos que los que hoy la medicina oficial y los noticieros están utilizando para intentar psicotizarnos. En algunos ya lo lograron.

En el artículo anterior mencionaba los 2 millones de niños que mueren al año por una simple diarrea y mencioné que apenas eran unos “pocos” millones de muertes evitables al año dentro de un contexto aún mayor.

Veamos ese contexto desgraciadamente mucho más amplio:

Desnutrición Infantil:

En 2005 se estimó que, en el conjunto del mundo en desarrollo, el 32% de los niños menores de cinco años (178 millones de niños) tenían retraso del crecimiento (es decir, que su estatura era inferior a dos desviaciones estándar por debajo de la mediana de la talla para la edad de la población de referencia.

La emaciación (definida como un peso inferior a dos desviaciones estándar por debajo de la mediana del peso para la estatura) es un signo de malnutrición aguda y un poderoso factor predictivo de mortalidad en la población infantil. Según los nuevos patrones de crecimiento de la OMS, se estima que la prevalencia mundial de emaciación en niños menores de cinco años es del 10% (55 millones de niños); el mayor número de niños afectados —29 millones— vive en Asia centromeridional.

La misma distribución geográfica adopta la emaciación grave (definida como un peso inferior a tres desviaciones estándar por debajo de la mediana del peso para la estatura), con una prevalencia total estimada en el 4% de la población infantil (19 millones de niños).

Fuente: OMS http://www.who.int/whosis/whostat/WHS2007Sp_Parte1.pdf

Suicidio:

El suicidio constituye un problema de salud pública muy importante pero en gran medida prevenible, que provoca casi la mitad de todas las muertes violentas y se traduce en casi un millón de víctimas al año, además de unos costos económicos cifrados en miles de millones de dólares, según ha señalado la Organización Mundial de la Salud (OMS). Las estimaciones realizadas indican que en 2020 las víctimas podrían ascender a 1,5 millones.

Fuente: (OMS) http://www.who.int/mediacentre/news/releases/2004/pr61/es/index.html

Drogas: (otra forma de suicidio colectivo)

Unos 28 millones de personas son adictos, con fuerte dependencia física o psicológica, a las drogas. Así lo señaló en su informe anual sobre el consumo de estupefacientes, la Oficina de las Naciones Unidas Contra la Droga y el Delito (ONUDC).

Fuente: Diario El Pais de Uruguay

De las cuales sólo en Estados Unidos mueren 20.000 al año.Fuente: http://www.wrongdiagnosis.com/d/drug_abuse/death-types.htm

Y  en Europa hay casi 1 millón de muertes relacionadas con las drogas. Fuente: The European Monitoring Centre for Drugs and Drug Addiction (EMCDDA) http://www.emcdda.europa.eu/html.cfm/index190EN.html

Mortalidad infantil:

Cada año mueren unos 10 millones de niños menores de 5 años. Casi el 90% de esas defunciones se deben a sólo seis trastornos, a saber: problemas neonatales, neumonía, diarrea, paludismo, sarampión y VIH/SIDA.

Fuente: OMS http://www.who.int/topics/millennium_development_goals/child_mortality/es/

De los cuales 5 (neumonía, diarrea, sarampión,  paludismo y VIH/SIDA)  son totalmente prevenibles o existen tratamientos adecuados desde hace décadas.

Enfermedades Crónicas:

Las enfermedades crónicas son una epidemia mundial. El término enfermedades crónicas” incluye la enfermedad del corazón y el derrame cerebral (enfermedades cardiovasculares), el cáncer, las enfermedades respiratorias crónicas, la diabetes, la deficiencia visual y la hipoacusia—que reclaman 35 millones de vidas cada año y en combinación son la principal causa de muerte en el mundo.

Las enfermedades crónicas causan que las personas caigan en la pobreza y crean una espiral descendente de empeoramiento de pobreza y enfermedad. También perjudican el desarrollo económico en muchos países. Alrededor de 80% de muertes debidas a enfermedades crónicas ocurren en países de ingresos bajos y medianos, donde vive la mayoría de la población del mundo. Los hombres y las mujeres son afectados casi por igual y un cuarto de todas las muertes debidas a enfermedades crónicas ocurren en personas de menos de 60 años de edad.

Sin acción, las defunciones por las enfermedades crónicas aumentarán por un 17% entre 2006 y 2015. A pesar de este costo terrible, ya existe el conocimiento científico para prevenir y controlar las enfermedades crónicas—y las soluciones son rentables y de bajo costo. La Organización Mundial de la Salud ha indicado que 36 millones de vidas pueden salvarse mediante otra reducción anual de 2% en las tasas de mortalidad por enfermedades crónicas hasta 2015.

Fuente: OPS http://www.paho.org/Spanish/AD/DPC/NC/advocacy-manual.htm

En los países desarrollados, las cardiopatías isquémicas y las enfermedades cerebrovasculares causan conjuntamente más del 36% de las muertes, sobre todo en varones. De los 7,1 millones de muertes causadas por el cáncer, el 17% son

atribuibles al cáncer de pulmón (1.18 millones de muertes anuales).

Fuente: ONU- 2002 SALUD MUNDIAL: SITUACIÓN ACTUAL Y RETOS PARA EL FUTURO http://www.bantaba.ehu.es/formarse/ficheros/view/Contenidos_1%C2%AA_Sesi%C3%B3n_I_parte.pdf?revision_id=65768&package_id=65662

Y según los últimos informes,  estos números  continuan aumentando.

Accidentes de tránsito:

Todos los años, más de 1,2 millones de personas mueren como consecuencia de accidentes en las vías de tránsito y nada menos que otros 50 millones sufren traumatismos. Más del 90% de las defunciones se producen en los países de ingresos bajos y medianos. El Informe sobre la situación mundial de la seguridad vial se realizó a través de una encuesta hecha en 178 países. Los resultados muestran que cerca de la mitad de las personas que fallecen cada año por accidentes de tránsito en el mundo son peatones, motoristas, ciclistas y pasajeros del transporte público, y esta cifra es aún mayor en los países y comunidades más pobres del mundo.

Fuente: OMS -http://www.who.int/violence_injury_prevention/road_safety_status/2009/es/

Tuberculosis:

En 2005 se estimaron en 8.8 millones los casos nuevos de tuberculosis, de los que 7.4 millones se localizaban en Asia y el África subsahariana. En ese año, murieron de tuberculosis 1.6 millones de personas, de las que 195 000 estaban infectadas por el VIH.

Fuente: OMS http://www.who.int/whosis/whostat/WHS2007Sp_Parte1.pdf

Depresión:

La Organización Mundial de la Salud (OMS) calcula que unos 121 millones de personas en todo el mundo están atravesando una depresión en este momento. Además es la principal causa de invalidez y pronto será la primera causa de baja laboral en los países desarrollados, según datos de la OMS.

Fuente: Salud Mental.info http://www.saludmental.info/Secciones/psiquiatria/depresi%F3n.htm

Y dejé para lo último lo que considero la mayor locura que jamás haya  echo la humanidad con el beneplácito de la inmensa mayoría de los psiquiatras, la comodidad de los padres y la sonrisa sardónica de los laboratorios, con esto todos aquellos supuestos “adultos” que de una u otra forma lo avalan día a día, demuestran rotundamente lo enfermos que están, me refiero a:

La explosiva utilización de psicofármacos en niños bajo la excusa de la nueva enfermedad de moda el “Trastorno de Déficit de Atención e Hiperactividad”.

Esta es la lamentable frutilla que corona la poco sabrosa torta que la humanidad ha generado con su inconciencia, y la pérdida de los Principios y Valores que durante tanto tiempo nos guiaron.

La exaltación de la frivolidad y lo efímero, el estrés en todas sus formas y el profundo vació espiritual que ha echo que millones de personas no le vean sentido a su vida, deberían ser pruebas suficientes de que un cambio profundo se hace necesario de forma urgente.

Pero, como la única forma que  históricamente la humanidad ha elegido para crecer y madurar ha sido el dolor, a pesar de la expansión de consciencia que también se está produciendo de forma acelerada, no creo que esto vaya a cambiar demasiado, por el contrario todos los datos y las tendencias muestran que se profundizará, hasta que como en otras ocasiones nos “sorprendamos” de lo que estábamos haciendo.

Un verdadero “infarto mundial” tendrá que suceder antes de que los hombres y las mujeres que hoy derrochan y buscan desesperadamente la salida fácil a los problemas a través de las drogas, psicofármacos, consumo excesivo de alimentos, medicando a sus hijos, etc., puedan hacerse responsables de si mismos, de sus hijos y del rol social que cada uno cumple o debería cumplir a conciencia.

A continuación un resumen de un escalofriante informe sobre el uso abusivo de psicofármacos en los niños:

En 1975, los autores Peter Schrag y Diane Divoky hicieron una advertencia respecto a que se estaba creando una generación que cree que el uso y respuesta está en los estimulantes.  En su libro “El Mito del Niño Hiperactivo” dicen: “Se está condicionando lentamente a toda una generación para que desconfíe de sus propios instintos, para que considere que los puntos en que se desvía de los estándares cada vez más estrechos de las normas aprobadas, son una enfermedad y para que confíen en las instituciones del estado y en latecnología para que definan y den forma a su ‘salud’… el impacto de ese condicionamiento es casi incalculable ”.

 

Gran Bretaña: El número de niños británicos a quienes se prescribieron estimulantes se multiplicó de 2,000 en 1992 a 186,200 en el 2000.

Francia: Entre 1989 y 1996, Francia experimentó un aumento del 600% en el número de niños catalogados como hiperactivos. En algunas áreas, el número de niños que entraban en las escuelas bajo los efectos de drogas psicotrópicas alcanzó el 60%. Un estudio relacionado con el uso de una droga psicotrópica por niños de 609 escuelas primarias en 440 comunidades, reveló que más del 12% estaban recibiendo una droga psicotrópica cuando llegan cada día a la escuela, y a un 36% se le prescribía la droga por primera vez al año de edad o antes.

Estados Unidos: En la década de 1990, el uso de un estimulante para el Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad se incrementó en un 700%. De 1997 al 2001, las prescripciones de drogas que se usan para este trastorno se incrementaron en un 37%, y más de 20.6 millones de recetas se prescribieron en los 12 meses anteriores a junio del 2001. Además, las prescripciones de uno de los estimulantes más nuevos para este trastorno se incrementó en un 26% entre 1995 y 1999, ante todo en niños de 10 a 14 años. Durante ese mismo periodo, las prescripciones de antidepresivos conocidos como Inhibidores Selectivos de la Reabsorción de la Serotonina, se elevaron en un 62% entre jóvenes de menos de 20 años.

Este consumo desmedido de sustancias controladas a nivel masivo se impulsó luego que la Asociación Psiquiátrica Americana introdujera en su catálago de facturación, el controvertido Manual Diagnóstico y Estadístico de Trastornos Mentales-III, cuando los miembros del panel en una junta de acuerdo y mediante una votación determinaron que era una condición enfermiza de los niños en el 1987.

Sin pruebas de laboratorio que constatarán una anormalidad en el cerebro, y en base a un diagnostico subjetivo, se recetan estimulantes que nunca se habían indicado para los niños en la historia de la medicina.

Fuente: http://www.cchrlatam.org/documentos/docs/Explosion-interna.pdf

En Uruguay el fenómeno no es muy distinto al resto del mundo, por ahora no encontré cifras exactas pero es lo que menos importa, el tema está instalado. En el informe elaborado por GEDIS (Grupo de Estudio sobre Discapacidad), quienes se han dedicado a estudiar en profundidad este lamentable fenómeno se comenta:

…nos hemos encontrado con instituciones (escuelas, centros diurnos , etc.) que exigen un comportamiento de los niños, niñas y adolescentes preestablecido, “normatizado”, implicando esto la exlusión de aquellos que no se “adaptan” de la manera socialmente consensuada a las normas pre-establecidas….

Quienes resultan directa y negativamente implicados son estos niños/as y adolescentes que sin un diagnóstico específico de Attention Deficit Disorder, en la mayoría de las situaciones, reciben la Ritalina u otros fármacos de esta índole como una forma de “aquietar” sus inquietudes, actitudes, aptitudes, intereses.

Les recomiendo a todos leer este informe y tomar conciencia de la magnitud del problema, porque como bien se preguntan los investigadores:

¿Será que los niños/as y adolescentes de hoy día llegan a este mundo cada vez con mayores problemáticas, o quizás, seamos los adultos de estas sociedades occidentales modernas que en el torbellino diario y el stress permanente no sabemos cómo y qué hacer con ellos?

Se les exige que aprendan lo más rápido posible la mayor cantidad de cosas, mientras al mismo tiempo se les ordena que no hablen, que no sientan, que no piensen más allá de lo socialmente estipulado; en fin que no trasciendan las normas impuestas. ¿Seguiremos arriesgando nuestro mayor capital humano hacia un futuro incierto entre medicamentos normalizadores?

Fuente: http://www.rau.edu.uy/fcs/dts/Gedis/adasuritalina.pdf

Entonces finalmente,

¿como es que una simple gripe produce tanto pánico y todos estos problemas mucho más dramáticos por el volumen de muertes no?,

¿por qué será que con todos estos temas no se ha puesto en marcha ninguna alerta de pandemia y dado toda la difusión mediática y  publicidad como se está haciendo ahora con una gripe que ni cerca va a causar los millones de muertes que produce todo lo anterior?

¿cómo es que ahora si nos preocupamos histéricamente de cuidar nuestra salud cuando hasta hace apenas algunas semanas mucha gente estaba muy cómoda con sus autodestructivas actitudes?

No cuestionamos en absoluto el profundo dolor que sin lugar a duda causa la muerte sin importar la causa, y por supuesto que lamentamos las muertes que también esta gripe puede causar, pero lo que queremos señalar es el brutal contraste que hay en las medidas adoptadas por parte de aquellos que  suelen evaluar solo números a la hora de tomar decisiones.

Más allá de las decisiones colectivas y políticas,  hay una decisión absolutamente personal que el que quiera puede tomar y que nos acerca siempre a la salud y que tiene que ver con cambiar el miedo por algo mucho más esencial, algo que es al miedo lo que la luz a la oscuridad”.

Autor: Dr. Ernesto Velázquez Del Puerto.

Montevideo – Uruguay.

http://www.taichienuruguay.com/index.php/2009/07/18/las-verdaderas-pandemias-que-la-humanidad-eligio-ignorar/

Deja un comentario

*