22 Oct '09

Sociedad Uruguaya

Sífilis congénita: dictaminan métodos preventivos

Con motivo de la celebración del día por la eliminación de la sífilis congénita en América Latina y el Caribe, ocurrido este jueves 22 de octubre, el Ministerio de Salud Pública informó sobre la situación de esta enfermedad en nuestro país. Jorge Basso explicó que la sífilis es una «enfermedad re-emergente» cuya principal preocupación es la transmisión madre-hijo durante el embarazo. En Uruguay, un 12% de las mujeres embarazadas que no se controlan padecen sífilis.

Señaló que la sífilis preocupa al Ministerio por tratarse de una enfermedad re-emergente en los países subdesarrollados y que la sífilis congénita es una enfermedad de transmisión sexual con una fácil resolución a nivel del diagnóstico y del tratamiento.

Agregó que las mujeres embarazadas infectadas pueden transmitir a su hijo la enfermedad.

A nivel mundial, cada año surgen 12 millones de casos nuevos. La meta a alcanzar es reducir la incidencia de esta afección a nivel internacional en 0.5 casos por 1.000 nacidos.

A nivel nacional, Basso dijo que se trabaja fuertemente para difundir las consecuencias de esta enfermedad y la importancia de los controles en las mujeres embarazadas y sus parejas. Las consecuencias de esta enfermedad en el caso de las mujeres embarazadas abarcan la muerte del feto previo al nacimiento, durante y posteriormente. Además, en los niños que sobreviven existen secuelas de relevancia.

Recordó que los controles prenatales forman parte de una de las metas asistenciales establecidas para las instituciones de salud a partir de la instalación del Sistema Nacional Integrado de Salud.

La sífilis mantiene una relación directa con el control del embarazo, donde las mujeres con sífilis y sin control alcanzan el 12%.

En un país de baja natalidad como el Uruguay, donde existen múltiples servicios de salud -con facilidad de acceso a través del SNIS- se debe trabajar para realizar un adecuado control tanto en las mujeres, como en sus parejas sexuales.

Esta problemática es posible prevenirla con el uso de preservativos. Además, existen tratamientos sencillos y económicos para ambos integrantes de la pareja.

Deja un comentario

*