10 Dic '09

Sociedad Uruguaya

El Instituto Nacional de Colonización entrega tierras a campesinos que eran de narcotraficantes

El 5 de diciembre de 2007, la Justicia adjudicó al Instituto Nacional de Colonización unas 2.500 hectáreas en el Paraje Valentín, sobre el departamento de Salto, que pertenecían al narcotráfico. Hoy, el INC y el Ministerio de Ganadería firmaron un convenio por el cual los organismos del Estado impulsarán un proyecto socio productivo, destinado a las familias instaladas. Los colonos compartirán la gestión del proyecto.

El Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca, junto al Instituto Nacional de Colonización, firmaron un convenio específico de colaboración, que servirá a los colonos instalados en los campos del Paraje Valentín, en la 4º sección administrativa de Salto. La colonia comprende el padrón Nº 2.103, con 1.341 hectáreas y en especial, las 2.449 hectáreas de una estancia expropiada hace dos años al narcotráfico internacional, en el marco de las acciones que impulsa el Gobierno contra ese delito.

El Ministro Andrés Berterreche, titular del MGAP, entiende que éste proyecto es parte de los tres mandatos que recibió al asumir sus actividades en el marco de la Cartera. Primero, felicitó la labor de la Dirección de Desarrollo Rural –quienes encabezan la propuesta-, porque con su tarea están cumpliendo el programa del actual Gobierno. En segundo lugar, recordó las palabras del primer ministro que asumió la Cartera en 2005, José Mujica: “hagan todo lo que éticamente sea defendible”. Finalmente, rememoró el mandato del Presidente Vázquez cuando Berterreche asumió la titularidad de la cartera. “Gobiernen hasta el 28 de febrero”, fueron sus expresiones en esta última etapa. Por lo tanto, el Ministro subrayó la gratificación que siente al suscribir el convenio con el INC.

La visión planteada es cambiar la estructura agraria del país, dijo Berterreche, instalando tecnologías y procedimientos diferenciales, orientando las acciones a los más desfavorecidos. Pero no de cualquier manera, sino a través de la transversalización de acciones y responsabilidades, complementó. Además, relató que a principios del año, la Dirección de Aduanas alertó sobre un barco que decidió arrojar al mar un fertilizante que, hoy en día y gracias a la alta coordinación entre instituciones públicas, los colonos del Paraje Valentín de Salto utilizarán en su tierra. “En esto intervino todo el Estado, inclusive la Aduana”, aseveró.

Ésta es la visión de una nueva forma de mirar al Estado, pues aquí no hay “chacrismos”, como lo definió Andrés Berterreche. Aprendimos a construir un país productivo con justicia social, sin compartimentar las decisiones y trabajando en coordinación, culminó el Ministro.

Gonzalo Gaggero, como titular del Instituto Nacional de Colonización, trajo a colación el estado en el cual se encontraba el INC al comienzo de la gestión. La cenicienta del Estado, como la llamó, no era un ejemplo de colonización de tierras. Al contrario, Gaggero sostuvo que durante algunos períodos, el tratamiento hacia los colonos y la adjudicación de tierras no era el adecuado. Junto al MGAP y el Ministerio de Economía, el instituto que preside revirtió sus oportunidades para acceder a nuevas tierras y de esta forma, acercarse de otra manera a los colonos y adjudicatarios.

Se atenderán a 50 familias del norte del país en cinco agrupaciones. El proyecto incluye la inversión en la calidad genética de los reemplazos de ovinos y bovinos, un plan de engorde o terminación para diferentes categorías de animales, un banco de reservas de alimentos, instancias de investigación y capacitación, instalar capacidad para el almacenaje y distribución de agua, forestar montes de abrigo y sombra y mejorar el acceso a los mercados para éstos productores, que participarán en la gestión del proyecto.

También se proyectará la organización de los productores que allí se instalen, pues estos campos salteños serán utilizados, en principio, por varias sociedades rurales de la zona. Una localidad ubicada en las Puntas de Valentín, donde habitan unos 200 asalariados rurales que viven en unidades de MEVIR, será la sede de las actividades sociales y educativas, además de la sede del potrero de lechería y un espacio para el cultivo hortícola que se construirá a partir de la firma del convenio.

Deja un comentario

*