17 Dic '09

Sociedad Uruguaya

Representante Permanente del Ecuador, Embajador Edmundo Vera Manzo

El Comité de Representantes de la Asociación Latinoamericana de Integración (ALADI) celebró, el miércoles 16 de diciembre, una Reunión Extraordinaria a fin de despedir al Embajador Edmundo Vera Manzo, Representante Permanente del Ecuador ante ALADI desde agosto del año 2007.

El Presidente del Comité de Representantes, Embajador Regis Percy Arslanian, y el Secretario General, José Félix Fernández Estigarribia, destacaron, en sus respectivas intervenciones, la extensa trayectoria del Jefe de Misión ecuatoriano, caracterizada por una actitud luchadora, siempre capaz de defender sus convicciones con determinación a pesar de la adversidad.  Ambas autoridades subrayaron, asimismo, la especial visión filosófica que el Representante ecuatoriano ha impreso a sus intervenciones, visión que define una postura genuina acerca de la vida y de las relaciones humanas, así como del papel que desempeña la ALADI para la integración latinoamericana.

Por su parte, el Embajador Vera Manzo expresó su satisfacción por haber formado parte del Comité de Representantes de la ALADI en nombre de su país, buscando comprometerse responsablemente con las situaciones particulares de cada momento.

Al referirse a las actividades llevadas a cabo por la Asociación, el alto funcionario ecuatoriano destacó: “Creo que el tener una visión social, y que la Conferencia de Evaluación y Convergencia sea una realidad, es lo más trascendente de la ALADI en sus 30 años, y va a permitir fijar un nuevo rumbo por donde se debe andar.  Ese es un mérito extraordinario de este año que termina”.

En otro punto de su alocución, el Representante saliente señaló estar orgulloso por formar parte de “la revolución ciudadana” y de su “contribución en la construcción de una nueva arquitectura económica y financiera internacional más justa, en la que cada quien tenga sus derechos, y en la que cada ciudadano y sector social no prevalezca sobre los intereses de la sociedad y la humanidad”.

Para concluir su discurso de despedida,  el Embajador expresó: “Me despido con gran alegría, no con pena. Con mas conocimientos y sueños, para que desde mi país, en cualquier trinchera de ideas que me encuentre, pueda aportar, en el límite de mis posibilidades junto con otros, en la construcción y contribución al perfeccionamiento continuo de un mundo mejor, que es posible”.

Fuente: ALADI.

Deja un comentario

*