30 Ene '12

Sociedad Uruguaya

Llega en marzo el 15º Festival Internacional de Cine de Punta del Este

El Festival Internacional de Cine de Punta del Este llega a su 15ª edición. En marzo 2012, del 10 al 18, en Sala Cantegril, Libertador, Casa de la Cultura de Maldonado y en espacios itinerantes.
Competencia internacional del cine de Iberoamérica, foco en el cine mundial, cine uruguayo y Méjico como país invitado son algunas de las claves de este festival que comienza a inaugurar su mayoría de edad.
El 15º Festival Internacional de Cine de Punta del Este es organizado por la Intendencia Departamental de Maldonado a través de su Dirección General de Cultura. Cuenta con un Comité Asesor que integran el Instituto del Cine y Audiovisual del Uruguay (ICAU), el Municipio de Punta del Este, Uruguay Film Commission y el Centro Universitario Región Este de la UDELAR.
La dirección artística está a cargo de un Comité de Programación que integran Aleandra Trelles y María José Santacreu, de Cinemateca Uruguaya, Gonzalo Arijón como delegado del ICAU y Patricia Boero representando a la Dirección de Cultura de Maldonado.
El Festival otorgará su Premio Mauricio Litman, sobre estatuilla del escultor Octavio Podestá, a Mejor Película, Mejor Director, Mejor Actriz, Mejor Actor y Premio del Público, distinguiendo las cintas de ficción y documentales que participen de la competencia oficial.
Los espacios itinerantes aportan la novedad de que este año implicarán pantallas al aire libre en Maldonado Nuevo, Cerro Pelado y San Carlos, con doble programa diario de películas integrantes de la muestra del festival.
En paralelo tendrá lugar una nueva edición, la tercera, del Work in Progress, premio al cine uruguayo en construcción, organizado por el ICAU, Uruguay Film Comisión y coordinado por Lucila Bortagaray, con el objeto de contribuir con la finalización de películas de producción uruguaya, generando espacios de diálogo e interacción entre profesionales nacionales e internacionales.
AVANCES DE PROGRAMACIÓN.
El pasado 20 de enero culminó el período de recepción de películas propuestas por productores, distribuidores y realizadores para participar del Festival y el Comité de Programación se encuentra trabajando en la selección de éstas y otras películas que están siendo invitadas al festival.
La programación se estructurará con una base de 40 películas de 15 países y, aunque la lista de películas e invitados no está todavía cerrada, ya se encuentran confirmados un número importante de títulos.
Entre ellas caben destacarse, El premio (Paula Markovitch, 2011) y Aballay, el hombre sin miedo (Fernando Spiner, 2010). La primera, ganadora del Oso de plata de Berlín, es una historia autobiográfica donde el destino de una familia y el retrato de la vida de una niña se entremezcla con la cruda y extrema realidad política de los años setenta en nuestro continente.
Por su parte, Aballay, inspirada en un cuento del gran escritor argentino Antonio Di Benedetto, ha sido calificada de “western gaucho” y fue el envío de Argentina para los premios Oscar. Un drama desértico sobre la venganza y la redención que se centra en la vida de un gaucho salteador de diligencias, que decide expiar la culpa por un asesinato cometido ante los ojos de un niño, jurando no desmontarse nunca más de su caballo (en una referencia directa a San Simón el Estilita, figura que inspiró Simón del desierto de Luis Buñuel).
También argentina, pero con particular interés para el público uruguayo es el documental El Polonio, dirigido por Daiana Rosenfeld y Aníbal “Corcho” Garisto. Lejos del Cabo Polonio turístico y de moda, en el que muchos han intentado construirse su pequeño paraíso en miniatura, el film de Rosenfeld y Garisto retrata al pueblo en una clave diferente: las de aquellos que han construido otro tipo de refugio, un territorio lejano donde van a calmar penas, una cura para el alma o a combatir empecinados fantasmas.
En el Foco México, asoman historias como la de Acorazado, de Álvaro Curiel, una comedia que parte de una idea en apariencia ingeniosa: un mexicano que quiere emigrar a los Estados Unidos pero que en lugar de saltar el muro o aventurarse por el desierto decide poner en práctica la idea de su amigo el Alacrán: montarse en una balsa y en cuanto llegue a Miami, hacerse pasar por cubano, lo que le garantizaría un asilo político inmediato.
En el otro extremo del espectro se sitúa Días de gracia, el primer largometraje de ficción de Everardo Valerio Gout. La película es un thriller que supo animar las sesiones de medianoche del último Festival de Cannes y que cuenta al menos con una rareza en su banda sonora: Scarlett Johansson cantando junto a Massive Attack un cover del clásico de jazz “Summertime”, de George Gershwin, interpretado originalmente por Janis Joplin y Nina Simone.
Por su parte, del prácticamente desconocido cine salvadoreño llega El cadáver exquisito, posiblemente uno de los títulos más experimentales y arriesgados que se incluyen en el festival. La película, tal como el famoso juego surrealista, intenta conjugar en un mismo film varias facetas convergentes de la mitología salvadoreña, como la lucha libre y el día de los muertos con el sexo y la prostitución, estableciendo una intrincada relación con filmaciones de historia reciente centradas en la guerra civil de 1980-1992.
Otro de los films arriesgados en su estética pero entrañable en su contenido es el más reciente documental de Eduardo Coutinho. As cançoes parte de una premisa sencilla: preguntarle a la gente qué canción brasileña es la más importante en sus vidas, animarlas a cantar un fragmento a capella y a contar la historia que las ha vuelto tan relevantes. Así Coutinho presenta 18 canciones y 18 historias de vida. Todos los entrevistados debían sentarse, solos, frente a la cámara, para contar su historia. Y por allí pasan las canciones de Roberto Carlos, Jorge Ben Jor, Chico Buarque y Noel Rosa, entre muchos otros.
Y si de riesgos hablamos, de Cuba llega Chamaco, de Juan Carlos Cremata, una película extrema y sin presupuesto que es también oscura (en todos los sentidos). Un crudo y controversial relato sobre la pobreza, la corrupción y la prostitución masculina en Cuba, que, para agregar controversia sobre controversia, tuvo su première internacional en el Festival de Miami.
El 15º Festival de Punta del Este incluirá otros dos films que se estrenaron en la pasada Berlinale: Las malas intenciones, coproducción entre Perú, Alemania y Argentina que se llevó el premio a la Mejor Película Latinoamericana del pasado Festival de Mar del Plata y que muestra el mundo a través de los ojos de Cayetana, una niña con un oscuro sentido del humor que tiene la certeza de que va a morir el día en que nazca su nuevo hermano. Y Medianeras, del argentino Gustavo Taretto, una historia de amor y… arquitectura, ésta última a veces tan errática como el primero, sobre todo si se observa, como ha hecho Taretto, el caos que ofrecen las paredes medianeras en los edificios de Buenos Aires. Un caos del que a veces nace la involuntaria belleza que retrata esta comedia romántica con agilidad e inteligencia.
El 15º Festival Internacional de Punta del Este apuesta a la amplitud de propuestas, tanto en cuanto a los géneros como a las temáticas, los estilos y procedencias, de modo de traer a las pantallas de Punta del Este y Maldonado, un panorama del cine iberoamericano e internacional actual que, conservando las calidades, se mueve con comodidad del cine de autor al cine industrial, de las producciones de alto presupuesto a aquellas realizadas con los medios más escasos, de cinematografías establecidas a aquellas incipientes. Es así como conviven una comedia experimental, como Querida, voy a buscar cigarrillos y vuelvo, la última película de los argentinos Gastón Duprat y Mauricio Cohn (directores de El hombre de al lado y El artista) con Boleto al paraíso, del cubano Gerardo Chijona, un relato basado en el libro SIDA: confesiones a un médico, que se exhibió en el Festival de La Habana y en la sección World Cinema del Sundance, junto con producciones de cinematografías que corrientemente no llegan a nuestro país, como la guatemalteca (El regreso de Lencho, de Mario Rosales), la salvadoreña (El cadáver exquisito) o la costarricense (El regreso, de Hernán Jiménez).
En lo que refiere al panorama internacional, se presentarán films de Alemania, Estados Unidos, Croacia, Bélgica, Italia, Dinamarca y Francia. Entre ellas destacamos La princesa de Montpensier (competidora de la Palma de Oro en el Festival de Cannes del 2010), de Bertrand Tavernier, una historia de amor cortesano en el marco de la guerra entre católicos y protestantes del siglo XVI.
También, Intercambio de almas, de la franco-estadounidense Sophie Barthes, una película cercana por su estilo y temática a los films de Charlie Kaufman –aunque sin los giros metanarrativos de este último– escrita en clave de comedia, en la cual se plantea como premisa una institución en la que la gente puede removerse su alma por tiempo determinado, para no sentir nada y aliviarse de sus penas. La película –protagonizada por Paul Giamatti (haciendo de sí mismo) y Emily Watson– funciona como metáfora de la reciente hibridización entre el mundo new age y la medicación excesiva, que plantea en definitiva, la reducción de las sensaciones a través de antidepresivos y similares (así como también ciertas mafias, metaforizadas hilarantemente por el “tráfico de almas” entre Estados Unidos y Rusia).
Finalmente, el excelente documental danés La buena vida (Eva Mulvad, 2010), ganador del prestigioso festival de Karlovy Vary. Retrata la vida de dos hermanas que, acostumbradas a los lujos de la aristocracia, nunca trabajaron en su vida. Sin embargo, encontrándose ahora completamente en quiebra tienen que encontrar una nueva manera de ganarse el sustento. La forma íntima en que son retratadas estas mujeres, que se acompaña con el marco del gigantesco palacio venido a menos en donde residen y muchas filmaciones de época, recuerda a la película de culto Grey Gardens (Albert y David Maysles, 1975).
Pero esto es sólo el principio. La programación sigue en curso, así como la confirmación de los invitados que concurrirán al festival a acompañar sus películas.
III WORK IN PROGRESS
Por su parte, la tercera edición del Work in Progress (WIP), a desarrollarse en el marco del Festival Internacional de Cine de Punta del Este, apunta a contribuir con la finalización de largometrajes. Se dirige a productores y realizadores uruguayos con ficciones y/o documentales avanzados pero no finalizados.
Podrán presentarse al WIP aquellas películas uruguayas (ficción o documental), dirigidas al circuito de exhibición comercial, que se encuentran en etapa de postproducción y cuenten con una versión editada de al menos 45 minutos.
Un jurado internacional evaluará los proyectos que hayan superado la instancia de preselección. Los premios del WIP consisten en un premio ICAU en efectivo de U$S 8.000 y premios en servicios de postproducción (el detalle de los mismos será comunicado la 1ª semana de febrero 2012).
La presentación de materiales al WIP está abierta hasta el 10 de febrero. Las bases completas pueden consultarse en http://icau.mec.gub.uy/
Información
+598 – 4223-1786 / 4223-7808
info@cinepunta.com

Fuente: Intendencia de Maldonado. www.maldonado.gub.uy

Hay 1 Comentario.

  1. Lo esperamos con muchas ansias, algunos titulos confirmados prometen mucho.

Deja un comentario

*