27 Ago '13

Sociedad Uruguaya

Guillermo Calvo en Conferencia “Los Desafíos de la política monetaria en el mundo actual”

En el marco de la Conferencia en homenaje a Umberto Della Mea el Profesor de la Universidad de Columbia Ec. Guillermo Calvo centró su presentación en dos ejes: Rarezas del Mundo Financiero y los Dilemas de los Bancos Centrales en la actualidad.

Calvo destacó el panorama incierto de la economía internacional, argumentando el cambio en las reglas del juego: “lo que ayer era totalmente predecible y fundamental, hoy debe leerse en función de cada contexto. Lo fundamental se basa en la preservación de los objetivos y no de los instrumentos. Por ejemplo, la utilización de la tasa de interés como referente de la política monetaria es un instrumento más, que en determinadas circunstancias puede ser ineficiente en búsqueda de determinados resultados”.

Dentro de las nuevas reglas del juego en el mundo en que vivimos, el especialista señaló que “no existe un prestamista de última Instancia a nivel internacional. Eso implica que, en gran medida, cada país o área monetaria debe tener la casa en orden. El FMI ha generado nuevas líneas de liquidez, pero las sumas son, a nivel mundial, pequeñas. Las reservas internacionales siguen jugando un papel importante en la política monetaria/financiera de los mercados emergentes”, afirmó.

Al respecto, el Presidente del Banco Central, Mario Bergara coincidió en que vivimos en un mundo donde se debe navegar en tiempos de incertidumbre expuestos a decisiones y acciones que sucede en distintos lugares. “La política económica y monetaria uruguaya va leyendo los estímulos que vienen del exterior, pero siempre con el norte en la prudencia y la cautela. Precisamente, la lectura de las distintas variables de la política monetaria nos indicaron la necesidad de cambiar el instrumento de medición de política y pasar a los agregados monetarios, de los cuales Umberto fue uno de sus principales propulsores, tomando ejemplos exitosos a nivel mundial en este sentido”, destacó la autoridad monetaria.

 

Deja un comentario

*