19 May '14

Sociedad Uruguaya

Pronto! y su Monitor del Mercado de Crédito al Consumo”

COMPORTAMIENTO DE LOS CONSUMIDORES

El mercado de crédito al consumo familiar mantuvo su desaceleración en el primer trimestre del año, aunque logró un crecimiento mayor al esperado. La tendencia es de continuidad en el incremento de actividad en función de una sostenida predisposición del público a contraer préstamos.

El “Monitor del Mercado de Crédito al Consumo” (MMCC), que elabora la empresa financiera “Pronto!”, muestra estabilidad en la proporción de personas que cuentan con algún tipo de endeudamiento durante enero-marzo.

Además, se mantiene la tendencia de sustitución de amortizables por tarjeta de crédito.

La proporción de usuarios del sistema que tienden a cancelar sus créditos en el corto plazo se redujo en esta medición.

Sin embargo, aparece alguna señal de aumento de la cantidad de créditos por persona. Lo mismo ocurre con el ratio “cuota/ingreso”, con los saldos de tarjeta de crédito y con el promedio del remanente de cuotas a pagar (plazos de cancelación).

En línea con la evolución prevista para el poder adquisitivo del ingreso familiar, el aumento del consumo, los datos registrados en el primer trimestre y las primeras señales del segundo trimestre, es posible esperar que la demanda de crédito al consumo se mantenga firme en los próximos meses.

Por lo tanto, el mercado en enero-marzo se mostró más dinámico de lo previsto, una tendencia que se aprecia desde marzo de 2013 y que ha pautado un incremento, leve pero sostenido, en la disposición a contraer nuevos créditos.

Además se mantiene la tendencia, observada anteriormente, de aumento de la participación de la tarjeta de crédito, relacionado a la financiación de consumo.

En cuanto a los niveles de morosidad, si bien se continúan estables, su evolución se sigue con atención, especialmente para los segmentos que evidencian un mayor nivel de endeudamiento.

A efectos de considerar el contexto económico del mercado de crédito, importa tener en cuenta la evolución del producto sin factores especiales de coyuntura o de características de contabilidad.

En la pauta de tendencia de la actividad, depurados estos factores, las proyecciones muestran cierta desaceleración para este año, aunque el consumo puede estar creciendo por encima de la curva del PIB.

El monitoreo abarca a familias que habitualmente son tomadoras de créditos al consumo, comprendidas en los segmentos socioeconómicos de rangos “C-2” a “E”, que representan el 94% de la población. El relevamiento sobre nivel de endeudamiento de las familias y propensión a contraer créditos, no incluye los sectores “A”, “B” y “C1” que tienen acceso al sistema bancario privado. Este monitor tampoco comprende a los préstamos para bienes durables u otros activos, como automóviles, casas y apartamentos, sino que se limita al crédito al consumo para las familias de los sectores indicados.

CONTEXTO MACRO-ECONÓMICO

La actividad económica muestra continuidad del crecimiento de producción, de consumo, y con perspectivas de extensión del período de bonanza, más acotado que en años anteriores.

El arranque del año había sido con señales de inquietud, tanto por nivel de actividad (debido a desaceleración), como por presión de precios (inflación muy alta en enero y febrero), como por percepción de la gente (caídas de confianza del consumidor). En los tres casos, luego surgieron señales de cierta mejora.

Los servicios de asesoría económica de “Pronto!” señalan que la economía sigue creciendo este año, en una tendencia prolongada que se inició a fines de 2003, pero con cierta desaceleración. La última encuesta del Banco Central entre consultoras privadas sobre expectativas económicas, arrojó una tasa de aumento de PIB para este año de 3,2% según la mediana de las respuestas.

En el primer trimestre, la producción industrial dio una baja interanual de 4,7%. Descontada la refinería estatal de petróleo, la baja fue algo menor (-3,6%) y si se toma el “núcleo manufacturero”, sin planta de petróleo y las dos mega-empresas que están en zona franca, la baja fue de 0,7%.

Esta realidad refleja que, sin contar la refinería de petróleo y dos plantas de zonas francas (la celulosa de UPM y los concentrados de Pepsi), la industria está estancada desde 2012.

Empero, el Indicador Adelantado de la Producción Industrial (IAPI) aumentó 0,4% en abril, tras cuatro meses de caídas consecutivas, lo que da una mejor perspectiva para el segundo trimestre.

El precio del dólar ha aumentado mes a mes. El 18 de noviembre había bajado a $ 20,94 y a partir de ahí comenzó a subir hasta que a inicios de mayo oscilaba los 23 pesos (interbancario).

La inflación ha estado con presión alcista, lo que generalmente altera las decisiones de consumo y de toma de créditos, pero en marzo y abril se vio el resultado de medidas adoptadas por el gobierno.

El IPC de abril dio una baja de 0,06% (fundamentalmente por factores puntuales), y la tasa interanual bajó a 9,2%.

La inflación tendencia, sin rubros que generan distorsiones puntuales, está en 9,7% interanual.

En tanto, el Índice de Confianza del Consumidor (ICC), que elabora la Universidad Católica del Uruguay y Equipos Mori, aumentó 4,5%, luego de caer en los dos primeros meses del año. Dentro de este informe, se destaca la mejora en la percepción de los consumidores respecto a su “Situación económica Personal” a un año.

Esa mirada optimista hacia el plazo más o menos cercano, puede influir en las próximas semanas en el comportamiento de consumo y de crédito del sector.

RESULTADOS DE LA ENCUESTA PERSONAS CON CRÉDITOS VIGENTES

El porcentaje de personas que cuenta con algún tipo de endeudamiento se mantuvo estable en marzo de 2014 respecto al último mes de 2013. En diciembre, 83% de los encuestados manifestaban tener algún tipo de endeudamiento vigente (préstamos, tarjetas de crédito u órdenes de compra) mientras que en marzo el dato fue de 82%

Órdenes de Compra. La pregunta va dirigida a los usuarios del mercado de crédito del tipo establecido en la introducción.

PERSONAS CON PRÉSTAMOS VIGENTES

La proporción de personas que tiene algún tipo de préstamo amortizable vigente (préstamos en efectivo u órdenes de compra) aumentó en marzo respecto a diciembre y también frente a marzo de 2013.

Desde setiembre de 2013, cuando se llegó a que 57% de los encuestados manifestara contar con un préstamo o una orden de compra vigente, se apreció una suba, de nueve puntos en diciembre y de otros tres en marzo.

El dato de marzo de 69% es casi diez puntos superior al del mismo mes del año pasado. Este crecimiento se explica por un incremento en la toma de préstamos registrada en el mercado en los últimos meses.

En este sentido, el tipo de endeudamiento que más creció fue el de aquellas personas que cuentan con tarjeta de crédito y préstamo simultáneamente, que subió de 50,2% del total de encuestados en marzo de 2013 a 64,9% en marzo de este año.

En lo que refiere a la composición del endeudamiento por préstamos amortizables, se aprecia una mayor proporción de préstamos en efectivo frente a las órdenes de compra. En marzo, 85% de los amortizables fueron préstamos en efectivo, mientras que en Montevideo y Área Metropolitana la distancia fue mayor ya que el 91% era en efectivo.

PROMEDIO DE PRÉSTAMOS VIGENTES

La última medición mostró estabilidad en el promedio de préstamos vigentes que las personas manifiestan tener. Sin embargo, el crecimiento interanual fue significativo ya que en marzo de 2013 el promedio de préstamos vigentes por persona fue de 1,6 frente a 2,1 registrado en marzo de este año.

En este sentido, mientras que en marzo de 2013, 50% de quienes tenían un préstamo vigente decía contar con sólo uno en dicha condición, en marzo de ese porcentaje bajó a 41,5%.

TARJETAS DE CRÉDITO VIGENTES

En el Monitor que incluía datos a setiembre de 2013, se presentaba un incremento en el promedio de tarjetas de crédito vigentes por persona, que llegaba por primera vez a 1,9.

El relevamiento del primer trimestre de 2014, repite este dato.

De las tarjetas de crédito vigentes, 90,2% activas, lo que significa que se su último resumen del estado de cuenta presenta un saldo a pagar mayor a cero, sin contar el costo de la tarjeta.

ENDEUDAMIENTO CUOTA / INGRESO

Este ratio muestra el peso de que tiene la cuota, por préstamos, órdenes de compra o pagos mínimos de tarjeta de crédito, sobre el ingreso mensual total. Este indicador pasó de 28,0% en diciembre, el valor más bajo de la serie, a 32,4% en marzo, por debajo del 36,5% del mismo mes del año pasado.

La gráfica muestra la evolución del monto que representa el pago por concepto de cuotas de préstamos, órdenes de compra y pagos mínimos de Tarjeta de Crédito, en relación al ingreso que tienen las personas con algún tipo de endeudamiento vigente.

ENDEUDAMIENTO MONTO / INGRESO

La relación del nivel de endeudamiento personal con el ingreso percibido bajó en marzo respecto a diciembre, y cortó una racha de crecimiento que se registraba desde marzo del año pasado.

En marzo de 2014 los consumidores presentaron un endeudamiento total por 2,4 veces su ingreso, por debajo del 3,5 de diciembre pero encima del 1,8 de un año atrás.

CANCELACIÓN EN EL FUTURO CERCANO

En marzo se registró una baja de las personas que manifestaron que cancelarán el total de su endeudamiento en los próximos cuatro meses. En marzo, 9% de los encuestados dijeron que estaban en esta situación, mientras que quienes habían manifestado esto en diciembre eran 13% y los que se consideraban de esa forma hace un año atrás, eran 16%.

Esto se debe, principalmente, al aumento registrado en el promedio máximo de cancelación de los créditos que en marzo se ubicó en los 15,9 meses, frente a los 12,8 de marzo o a los 11,1 meses de 2013.

CRÉDITO EN EL FUTURO

La propensión a contraer crédito a futuro volvió a crecer en el primer trimestre, cuando 26% de los encuestados dijo que tenía la intención de tomar crédito en un futuro cercano, y alcanzó el valor más elevado desde mayo de 2010.

El dato de marzo confirma una tendencia crecimiento en la propensión a contratar crédito en el futuro que se mantiene desde el 10% registrado en marzo de 2013.

En este sentido, quienes responden que tienen intención de contraer un crédito en futuro cercano, indican como principales destinos las refacciones en el hogar, la compra de vestimenta y la compra o arreglo de un vehículo.

 

Deja un comentario

*