21 Jul '06

Sociedad Uruguaya

«Milagro de los Andes» es un milagro en ventas

En esta página usted ya se informó que Fernando Parrado cuenta cómo se gestó su reciente libro sobre la tragedia de los Andes, que vendió 450 mil ejemplares en el mundo en menos de dos meses. Lo novedoso, además de la cifra comercializada de su libro testimonial es que en Inglaterra preparan un reality show basado en los hechos relatados.

El relato de Fernando Parrado sobre la experiencia límite que vivió a fines de 1972 tras un accidente de avión en los Andes, donde 16 jóvenes uruguayos sobrevivieron 72 días comiendo carne humana, se transformó en uno de los mayores éxitos editoriales de un autor uruguayo.

Parrado presentó en Montevideo «Milagro en los Andes», que lleva vendidos unos 450.000 ejemplares en el mundo en un par de meses, lo que «para mí es inesperado y sorprendente», dijo el autor.

La gestación del libro fue imprevista: Parrado comenzó escribiendo apuntes sueltos en inglés, que los vio una amiga estadounidense, y le sugirió enviarlos a un agente literario conocido suyo en Nueva York.

Poco después, el uruguayo rugbista devenido en periodista deportivo recibió una llamada del agente, quien le dijo que había 10 editoriales interesadas, «Lo escribí en inglés. Por mi trabajo, vivo en inglés, y empecé a escribirlo en inglés y me resultó fácil», cuenta Parrado, que es además empresario, productor de televisión y brinda conferencias motivacionales sobre su experiencia, además de ser amante del automovilismo.

El libro fue presentado el pasado 9 de mayo en Nueva York, y fue traducido y editado en España por la editorial Planeta, que ya está imprimiendo la quinta edición.
Se trata de un relato en primera persona sobre el accidente ocurrido el 13 de octubre de 1972, cuando se estrelló en la cordillera de los Andes un avión Fairchild de la Fuerza Aérea Uruguaya que se dirigía a Santiago con 45 pasajeros, la mayoría estudiantes y jugadores de rugby con una edad promedio de 19 años, que iban a disputar un partido.

Doce murieron en el accidente, mientras el resto intentó resistir bajo terribles condiciones. Al décimo día se enteraron por una radio a transistor que se había suspendido la búsqueda. Ante la falta de alimentos, para sobrevivir debieron comer a sus compañeros muertos.

El 21 de diciembre, Parrado y otro sobreviviente, Roberto Canessa, que nueve días antes habían iniciado una penosa expedición rumbo a Chile para buscar ayuda, se encontraron con un arriero, y el 22 y 23 de ese mes fueron rescatados los otros 14 sobrevivientes que quedaban en la montaña tras haber resistido al miedo, al frío, al hambre y a los aludes.

Se han publicado más de una decena de libros sobre la tragedia. «Viven», del británico Piers Paul Read, editado en 1974 y traducido a varios idiomas, se convirtió en la historia oficial del accidente. Pero el testimonio de Parrado es tan vivo, que hace que esta historia tan dramática y tan difícil de asimilar en la vida corriente, cobre su real dimensión.

Consultado acerca del tiempo transcurrido desde el accidente para publicar «Milagro en los Andes», Parrado respondió: «¿Cuándo se escribe un libro? No lo planeé. Me gusta dejarme llevar por el instinto».

Además, «es algo que jamás hubiera podido escribir cerca del accidente». No tomó la publicación como un desafío. «Después de los Andes, no quiero más desafíos, aunque sí nuevas experiencias», indicó.

La ´tragedia´ o ´milagro´ de los Andes es una historia cíclica, que reaparece cada tanto en forma de libro, documental -se estrenará uno el año próximo en Francia-, película -«Alive» (1993), de Frank Marshall-, o como un ´reality show´ en Londres, resistiendo a los años y al olvido.

«Lo que pasa es que es una historia muy humana, es una historia de supervivencia, y a la gente le interesa porque se pregunta cómo hubiera actuado en esa situación», dice Parrado, para quien ser un sobreviviente «no es nada, porque el día que comprendes, no te afecta más».

Eso, pese a la notoriedad que Parrado y otros sobrevivientes cobraron en Uruguay, donde muchos los consideran héroes y cuya terrible peripecia pasó a formar parte de la identidad nacional.

Deja un comentario

*