20 Dic '06

Sociedad Uruguaya

IMM firmó convenio con Banco Mundial para protección ambiental

La Intendencia Municipal de Montevideo (IMM) firmó con el Banco Mundial (BM) un contrato por la venta de créditos de carbono, por un millón de toneladas de anhídrido de carbono equivalente y a un precio de 7,5 euros la tonelada.

Con este emprendimiento la IMM contribuirá con la comunidad internacional en la preservación del medio ambiente y a nivel local mejorará la disposición final de los residuos sólidos y su entorno. La comunidad científica internacional está de acuerdo en que el cambio climático es en la actualidad una de las preocupaciones más importante. Uruguay tomó una actitud proactiva frente a esta realidad, ratificando en el 2000 el Protocolo de Kyoto. De esa manera asumió la responsabilidad de ejecutar medidas para paliar el calentamiento global producido por la liberación gases de efecto invernadero y fomentar producciones más limpias, que reduzcan la producción de esos gases.

En 2005 la Intendencia Municipal de Montevideo firmó con el Banco Mundial una carta intención para realizar un proyecto de captura del biogás producido en las usinas 6/7 del relleno sanitario de residuos sólidos de la ciudad, ubicadas en camino Felipe Cardoso y Cepeda. El proyecto se inscribe en el contexto de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el cambio climático y el Protocolo de Kyoto.

Debido a su pequeño tamaño y bajo nivel de industrialización, Uruguay no contribuye sustancialmente al calentamiento global, por lo cual su compromiso está basado en desarrollar proyectos dentro del Mecanismo de Desarrollo Limpio (MDL). En este caso, el objetivo es lograr mejoras prácticas en la disposición de los residuos manejados por la municipalidad.

Los requerimientos para la presentación del proyecto MDL son realizar un Estudio de Prefactibilidad, un Documento de Diseño de Proyecto, un Estudio de Impacto Ambiental -incluyendo una presentación pública con la prensa y población en general- y finalmente la aprobación de la autoridad designada, que en Uruguay es el Ministerio de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente.

La planta

La planta de captura de gas se emplazará en un predio de 29,5 hectáreas y a una altura de 30 metros. Las usinas 6/7, comenzaron a utilizarse en 1990 y más tarde fueron cerradas.

La planta constará en un principio de 48 pozos de extracción de 15 metros de profundidad y con un radio de acción de 30 metros, todos conectados a una red de tuberías con sopladores de tipo centrífugo, que forzarán la conducción del gas hasta la unidad de tratamiento, donde se separará el gas del líquido condensado y se enviará a la antorcha de combustión. La antorcha quema el metano capturado, liberando dióxido de carbono, gas que posee un potencial de efecto invernadero 21 veces menor que el metano.

Los residuos generados en la ciudad están compuestos en un 58% de materia orgánica y 10,5% de papel y cartón, con alto potencial de descomposición. Basados en estos datos, las estimaciones de extracción de biogás son -en el escenario más conservador- de 2700 m3/h de gas capturado y -en el más optimista- de 5200 m3/h. Para los análisis económicos se asumió un escenario medio, en el cual se estima aproximadamente unos 4300 m3/h de gas promedio, lo que equivale a una reducción de 243.000 toneladas de CO2 equivalente anuales.

Deja un comentario

*