20 May '09

Sociedad Uruguaya

El gobierno cumplió: cambia hasta su lugar de trabajo

Luego de cuarenta y cinco años de iniciada la obra y de más de 30 millones de dólares, el próximo 25 de mayo el Presidente Tabaré Vázquez recibirá la llave del Edificio Torre Ejecutiva, futura sede de Presidencia de la República. El edificio, de doce niveles, tiene un área total de 29.400 mts2 y supuso una inversión de US$ 20 millones en su última etapa de construcción. La obra cuenta con importantes características de flexibilidad, servicios y seguridad.

La historia del característico edificio «sin terminar» de la Plaza Independencia de Montevideo se remonta al año 1963, fecha en que se llamó a Concurso Público para construir el proyectado Palacio de Justicia. En 1965 se colocó la piedra fundamental y entre los años 1967 y 1977 la obra se paralizó por motivos económicos. Durante la dictadura sufrió cambio de destino y se modificó el proyecto original, construyéndose hasta el décimo piso del ala Norte, sobre Plaza Independencia. Con posterioridad, la obra se paralizó durante tres años, y con el advenimiento de la democracia se retornó al  proyecto que destinaba al edificio como sede del Poder Judicial. En 1988 la Suprema Corte de Justicia celebró un nuevo contrato con Estudio Cinco, para realizar un proyecto de 17 pisos sobre Planta Baja. No obstante,  en 1992 se decidió reformular los planos y seguir con los diez niveles programados inicialmente en un marco de mayor modestia económica. Nuevamente la construcción quedó paralizada entre los años 1995 y 2007. En agosto de 2007 se inició la obra con readecuación de fines y en este caso con proyecto de destino para Presidencia de la República, con el nombre de «Torre Ejecutiva».

El edificio consta hoy de 12 niveles cuyos 9 primeros se dividen en dos sectores con un núcleo central. El ala Norte que da hacia Plaza Independencia,  será destinada a la Sede de la Presidencia de la República, Oficina de Planeamiento Y presupuesto y la Oficina de Servicio Civil. En tanto,  el sector Sur sobre la calle San José lo ocuparán organismos privados. El núcleo central contiene los servicios y las circulaciones verticales: 2 escaleras de emergencia y 12 ascensores, 7 destinados a oficinas estatales y 5 para el área privada. También,  se  ha instalado un ascensor panorámico que recorre un espacio interno de múltiple altura sobre la fachada Oeste, frente al Teatro Solís. En los subsuelos estarán ubicados los servicios generales y locales para todas las instalaciones, debajo de la calle San José se situarán 2 niveles de garajes con capacidad para 60 vehículos para la flota presidencial y de apoyo. En el primee subsuelo, con acceso directo desde la planta baja, funcionará una cafetería, un anfiteatro con capacidad para 160 personas y un «foyer», conformando un espacio público en triple altura donde se desarrollarán diversas actividades culturales.

Por la galería de acceso de Plaza Independencia se  ubica la entrada principal que conduce hacia un espacio público vidriado,  desde donde el público podrá acceder a los ascensores.

Los funcionarios de  Presidencia  de la República ingresarán al edificio por la calle Ciudadela y el área de oficinas se dispondrá entre los pisos 1 y 9. En los pisos 10, 11 y 12, estará ubicado el despacho presidencial, secretarías, asesores, sala de ministros y todas las dependencia directamente relacionadas con el despacho presidencial. En el piso 13 se ubicarán las instalaciones generales del edificio.

Los pisos de esta estructura son de granito, porcelanato y alfombras; las paredes exteriores están revestidas con granito y mármol con anclajes de acero inoxidable.  Las paredes interiores divisorias son de placas de yeso,  con aislantes acústicas en base a membranas especiales. La zona de la cafetería, sala de actos y balcones internos correspondientes a los 10 pisos está compuesta por paneles de doble lámina de magnesio y núcleo de resinas con perfilería de aluminio. La sala de actos tiene revestimientos acústicos en paredes y techos, cuenta con 160 butacas de color azul y pisos de moquete bajo una alfombra de 15mm de espesor.

Las cuatro fachadas están conformadas por un muro cortina de termopaneles de cristales de origen belga de 23 mm de espesor, con alta protección térmica y acústica.

El edificio posee un sistema de escaleras de evacuación presurizada con RF de 90 minutos, puertas cortafuego,  barras antipánico y un sistema  de regadores de agua.

En cada piso se ubican baños para discapacitados y accesibilidad para no videntes y discapacitados motrices desde el espacio público. El acondicionamiento térmico está diseñado con unidades de alta eficacia y es programado y comandado por computadoras centrales.

El sistema de iluminación está diseñado con lámparas de bajo consumo y balastos electrónicos de alta eficiencia y se comandada desde una central de control inteligente,  de acuerdo con una planificación horaria semanal de cada sector.

Los sistemas de datos del área correspondiente a  Presidencia de la República cuenta con 800 puestos de trabajo,  con servicios eléctricos normales y de alimentación ininterrumplida. A su vez, cada puesto de trabajo cuenta con 3 puestos de conexión para uso informático y telefónico. También hay un sistema de búsqueda de personas y música funcional para el enmascaramiento de ruidos en el total de las áreas de oficinas y servicios.

El sistema de seguridad es electrónico y cuenta con sensores direccionables que se comandan desde un sistema de computadoras. El sistema central tiene un audio de evacuación y teléfonos de comunicación para combate de incendios y seguridad.

El edificio posee dos grupos electrógenos con alimentación  del 100% de todas las áreas, control de circuito cerrado de TV en el total de las áreas de la Presidencia.

Se calcula que esta última etapa de construcción de la Torre Ejecutiva  insumió alrededor de 20 millones de dólares.

Deja un comentario

*