27 Jul '09

Sociedad Uruguaya

Equipo económico reafirma crecimiento económico leve pero firme para segundo semestre

El equipo económico presentó las proyecciones para el resto del año reafirmando que el segundo trimestre se estabilizó la economía -luego de un primer trimestre con tendencia a la baja- y que para la segunda mitad del año se espera un crecimiento “leve pero firme”. El Ministro Álvaro García afirmó que, para Uruguay, lo peor de la crisis financiera internacional ya pasó y se prevé un crecimiento del PBI anual cercano al 0,7% en conferencia de prensa el lunes 27 de julio.

El titular del MEF, Álvaro García,  explicó que a estas nuevas proyecciones se arribó luego del análisis de las cifras respecto la coyuntura nacional e internacional. Los criterios que se tomaron en cuenta fueron las dos proyecciones que hizo el equipo económico realizó con anterioridad: una en diciembre poniendo un 3% de incremento del PBI para todo el año y otra en el mes de abril, con un 2% de incremento del PBI.

Recordó que el primer trimestre del año mostró una disminución levemente superior a la esperada y, en función de esa información y el análisis de la coyuntura, es que se plantean nuevas estimaciones. Agregó que en el contexto mundial, en el mismo período el Fondo Monetario realizó al menos siete revisiones de sus números.

García sostuvo que también está incluido en las previsiones,  que el peor impacto de la crisis financiera-económica internacional, para Uruguay, ya pasó. Señaló que esto no significa que se hayan solucionado los problemas y recordó que en octubre se analizó el impacto de la crisis en tres áreas (finanzas públicas, sistema financiero y actividad económica). A diferencia de otros países, se determinó que Uruguay no iba a tener problemas para financiarse en el período inmediato posterior. La crisis no le iba a traer problemas para el financiamiento público. Por otra parte, el sistema financiero uruguayo gozaba de una solidez suficiente con indicadores que planteaban que no iba a haber dificultades y, finalmente, se planteó que Uruguay podría tener dificultades en la actividad económica en función de los problemas que podrían surgir del comercio exterior. Varios sectores se vieron afectados por la caída de la demanda y algunos sufrieron, además, la caída de precios que venían de niveles muy superiores.

Por lo tanto, aquel primer diagnóstico en esos tres aspectos y el aspecto principal de cuidado de la actividad, tuvo como consecuencia el establecimiento de una serie de medidas que comenzaron en diciembre, recordó el Ministro García, quien agregó que también influyó el impacto de la sequía durante el verano.

En este marco y en función de las estimaciones de los números que analiza el MEF, García indicó que en el segundo trimestre se estableció una especie de meseta y confirmó, de esta manera, la previsión que se había dado sobre una estabilidad. En tal sentido, dijo que cuando el Banco Central publique los resultados globales de la evolución del PBI (en setiembre) éste puede ubicarse levemente por encima de cero o levemente por debajo. “Las mejores estimaciones indican que se está levemente por encima del cero”, sostuvo García. 

En tal sentido, para el segundo semestre se prevé que la economía retome el crecimiento, de manera leve, en un contexto donde la gran mayoría de los países del mundo verán sus economías caer. Igualmente, se estima que el crecimiento del Producto Bruto Interno de Uruguay para este año será del 0,7%.  

Por su parte, el Subsecretario de Economía, Andrés Masoller, subrayó que la  economía uruguaya está muy expuesta a la coyuntura internacional por lo que cualquier señal positiva o negativa que ocurre en los mercados internacionales afecta al país de manera importante.

En ese sentido, se identifican un conjunto de factores que permiten presentar un panorama más optimista de la situación internacional, ya que en los mercados financieros se observa una caída importante de las situaciones de riesgos que existían en los meses de setiembre a diciembre del año pasado.

Además, las tasas de interés bajaron en forma significativa, los precios de los mercados -principalmente las acciones- se recuperaron fuertemente, lo cual marca un conjunto de variables financieras que están evolucionando en forma positiva.

Respecto a las variables reales, Masoller destacó el crecimiento que se comienza a observar en los precios de los commodities que son los principales productos que exporta Uruguay. En tal sentido, dijo que se están empezando a dar señales favorables a nivel de precios de los productos alimenticios. También se observa una recuperación de economías fundamentales para el comercio internacional, como lo son China y Brasil.

Se estima que la economía china crecerá un 7,5% en plena recesión internacional. Explicó que ésta es una economía que presenta un dinamismo muy importante y que arrastra consigo un conjunto de mercados, ya sea vía comercial o en el intercambio de bienes. Por otra parte, la industria en Brasil está creciendo desde hace unos meses y el comercio también se está recuperando. Masoller dijo que Uruguay está comercializando con estos dos mercados en forma muy importante por lo que se prevé que el dinamismo de estos mercados va a arrastrar a la economía uruguaya.

A nivel interno, el Subsecretario de la Cartera indicó que se observa una economía uruguaya que se comienza a recuperar, principalmente por la vía de las exportaciones. Los últimos números de exportaciones indican un crecimiento de los volúmenes físicos y el sector exportador comenzó un camino de recuperación, sobre todo el área de granos y cultivos. También,  se observan algunas industrias con mayor valor agregado que comienzan a tener nuevos negocios en los mercados internacionales.

Por el lado de la demanda interna, se observa que si bien el primer trimestre del año tuvo un retroceso, el consumo privado se está recuperando, dado que los índices de confianza del consumidor muestran una mejora. “Este conjunto  de indicadores nos llevan a concluir que lo peor del impacto de la crisis internacional sobre Uruguay ya pasó”, afirmó el Subsecretario quien reiteró que se espera que la economía uruguaya se encuentre en una senda de recuperación en el tercer trimestre del año.

Anunció que para este año, se espera que América Latina en su conjunto caiga un 2% y a nivel mundial se prevén caídas muy importantes en países desarrollados, del 4%, 5% y hasta 7% en algunos países. “Estamos en la peor recesión desde el año 1929 y nuestro país, afortunadamente y por la implementación de un conjunto de acciones, de políticas económicas, ha logrado superar esta crisis internacional, mostrando un leve crecimiento y no viéndose afectada significativamente las variables sociales, que es a lo que todos los uruguayos nos importa prestar atención”, enfatizó Masoller. 

Finalmente, el Director de la Asesoría Macroeconómica, Michael Borchardt,  indicó que en materia fiscal, este ajuste de las proyecciones del sector real tiene una clara incidencia en la proyección fiscal. En este tema, destacó que hay una menor recaudación de la prevista por el lado de las agencias recaudadoras (Dirección General Impositiva y Aduanas).

Además, este año entra en juego otro factor importante que es el mayor costo de abastecimiento eléctrico, el cual se estima que sea del orden del 1,2% del PBI, lo cual da cuenta sobre el impacto fiscal que tiene el sobrecosto eléctrico, que no se está trasladando enteramente a las tarifas.

Asimismo, dijo que se debe tener en cuenta la decisión de no incrementar los gastos y mantenerlos comprometidos, tal como lo expresa la última Rendición de Cuentas, como forma de evitar que esta situación se agudice en cuanto al nivel de vida de la población.

Esta proyección fiscal apunta a un déficit del orden del 2,6% del PBI respecto a la proyección anterior que era del orden del 2% del PBI, afirmó Borchardt y resaltó que se debe tener en cuenta que esta proyección también se da en un entorno donde todos los países están revisando proyecciones con mucho más frecuencia que antes. “El mundo tiene mucha incertidumbre y esta situación fiscal también nos compara positivamente respecto de la región y del resto del mundo. No olvidemos que hay países que tienen déficit fiscales en este momento de 7%, 8%”.

Por tanto, desde el Gobierno se entiende que aceptar un mayor déficit fiscal como forma transitoria, es una forma de proteger a la población en su conjunto. “Si el Gobierno hubiera decidido recortar gastos, la población lo sentiría mucho peor y lo importante de esto es, no es quien quiere,  sino quien puede” manifestó Borchardt. Dijo que Uruguay tuvo un manejo de la deuda que hoy le permite evitar tener que ser procíclico reduciendo los gastos, ante un fenómeno que es transitorio y del cual ya se está saliendo.

Agregó que esto es reconocido también desde el exterior y resaltó que el último comunicado de la Agencia Calificadora Fitch,  en la cual mejoró la perspectiva de Uruguay y lo ve con perspectivas favorables, con fortalezas para enfrentar la crisis en cuanto a su flexibilidad cambiaria, la situación fiscal, su nivel de liquidez y en cuanto a las reducida necesidad de financiamiento que tiene para este año.

En ese marco, anunció que la Agencia Calificadora Japonesa que evalúa al país desde el exterior -por los Bonos Samurai que Uruguay emitió- mejoró la calificación de BB- a BB. De esta manera, aseguró que en el contexto mundial, se percibe a Uruguay de forma auspiciosa y positiva.

En cuanto a la inflación, el equipo económico recordó que ésta es responsabilidad del Banco Central y que se está previendo que se va a mantener dentro de niveles razonables, dentro de la banda establecida por el Equipo Económico por el Banco Central, de 3 a 7% y se mantendrá en esos valores por el resto del año.

Resaltaron que el crecimiento previsto es bastante inferior a lo que venía creciendo el Uruguay en años anteriores, con cifras históricas del 7% y superiores al resto de América Latina.

Declaraciones a la prensa del Ministro de Economía y Finanzas, Álvaro García, el Subsecretario Andrés Masoller y el Jefe de la Asesoría Macroeconómica, Michael Borchardt, al finalizar los Acuerdos Ministeriales correspondientes al 27 de julio de 2009, realizados en la sede presidencial de Suárez y Reyes

MINISTRO ÁLVARO GARCÍA: Buenos días. Como habíamos anunciado vamos a informar las nuevas proyecciones para la economía uruguaya, a las que hemos arribado luego del análisis de los números y de las últimas situaciones, a nivel de coyuntura nacional e internacional como lo habíamos anunciado.

Antes de hablar de las proyecciones en si mismas voy a plantear algunos criterios básicos. Uno de ellos es, y también lo habíamos anunciado, las proyecciones son realizadas a la baja en el caso de actividad básicamente en función de que las dos proyecciones que hizo este equipo económico con anterioridad, y quiero repasarlo. La primera fue en el mes de diciembre poniendo un 3% de incremento de Producto Bruto Interno (PBI) para todo el año. La segunda en el mes de abril con un 2% de incremento del PBI, particularmente la última, tenía como premisa una determinada cadencia trimestral durante el año. Ya conocemos el resultado del tercer trimestre. También lo dijimos que resultó una disminución brevemente superior a la que estábamos planteando y en función de esa información y de la información de coyuntura, que estamos relevando a nivel nacional e internacional es que se plantean las nuevas estimaciones a la baja.

Quiero decir también que contextualizando esto a lo que es la situación a nivel mundial, por ejemplo, en el mismo período, el Fondo Monetario Internacional que publica – y hago referencia a este organismo porque publica normalmente y cotidianamente las previsiones ha realizado desde los meses de octubre-noviembre ha realizado no menos de siete u ocho revisiones de sus números. En segundo lugar, y también está incluido en estas previsiones que vamos a plantear, podemos decir, -siempre con la cautela que corresponde- pero que el peor impacto de la crisis financiero económica internacional para Uruguay ya se ha visto, ya pasó.

Con esto no quiero decir que se solucionaron los problemas, ni muchísimo menos. Pero lo que quiero decir es lo siguiente: cuando nosotros analizamos en el mes de octubre el impacto que la crisis financiera internacional, con toda la incertidumbre que existía en ese momento, podría tener para nuestro país, habíamos establecido esto en tres áreas.

En el área de las finanzas públicas, dijimos que Uruguay a diferencia de otros países no iba a tener problemas para financiarse en el período inmediato posterior, es decir que la crisis no le traía a Uruguay problemas para financiamiento público en función del trabajo realizado.

El segundo punto era la situación del sistema financiero. También dijimos, y así se ha comportado de manera impecable, el sistema financiero uruguayo en todo este período gozaba de una solidez suficiente e indicadores que iban a plantear que no tenían dificultades. Y en tercer punto, dijimos que en aquél momento que Uruguay se iba a ver afectado, por el lado de la actividad económica, en función de los problemas que podían aparecer por el comercio exterior.

Se dio así de esa manera, varios sectores que puntualmente, que ustedes los conocen, se han visto afectados por caídas de demanda importantes. En algunos otros sectores hubo caídas de precios importantes que venían de ciertos desniveles muy superiores y que ya se están recuperando.

Por lo tanto, aquél primer diagnóstico, en esos tres aspectos, y el aspecto principal de cuidado del tema de actividad, tuvieron como consecuencia el establecimiento de una serie de medidas que comenzaron en el mes de diciembre. También, -y no es menor- el impacto que tuvo la sequía en nuestro país, básicamente durante el verano, y lo sigue teniendo, continuaron esas medidas en febrero y marzo.

En marzo también presentamos -en el marco del Gabinete Productivo- una serie de medidas puntuales para esos sectores y se siguen anunciando medidas para los sectores que están con dificultades, como por ejemplo la que surgió del último Gabinete Productivo, con referencia a la devolución de impuestos.

En ese sentido y en ese marco, es que decidimos que en función de las estimaciones, de los números que estamos realizando a nivel de Ministerio, de las mejores estimaciones que tenemos al día de hoy, podríamos decir que en segundo trimestre se estableció como una especie de meseta, confirmando la visión que teníamos, con respecto a que en este trimestre se configuraba una estabilidad.

Estabilidad que cuando se hagan los números más finos, con los resultados globales de producto que publica el Banco Central, que va a ser durante el mes de setiembre, puede estar levemente por encima de 0 o levemente por debajo de 0. Eso en este momento no lo sabemos, las mejores estimaciones indican que estamos levemente por encima.

Y estamos previendo para el segundo semestre -como también lo habíamos dicho- una retomada del crecimiento de manera leve, pero una retomada del crecimiento al fin.

Entonces, en ese sentido, segundo punto, diríamos que el impacto fuerte de la crisis financiera – económica internacional, y en función de eso Andrés nos va a hacer una serie de comentarios con respecto a cómo estamos viendo la coyuntura nacional e internacional, sobre todo, con la evolución de la economía, podríamos decir que el peor impacto ya pasó para el Uruguay y estamos esperando, como decíamos, una retomada del crecimiento, esta segunda parte del año.

Y el tercer punto es, y me parece que es importante rescatarlo en un marco de comparación internacional, donde la gran mayoría de los países del mundo van a ver sus economías caer, que estamos previendo, aún en este marco, crecimiento para la economía uruguaya.

En ese sentido, nos parece importante esos tres criterios y las estimaciones que estamos realizando de incremento del Producto para este año, es de un 0,7% de incremento del PBI de la economía uruguaya, en el año 2009 y para ello, le voy a dar la palabra al Subsecretario y al Jefe de las Políticas de la Asesoría Macroeconómica, para que nos enmarquen de manera más amplia, la información que acabo de brindar.

SUBSECRETARIO ANDRÉS MASOLLER: Buenos días a todos. Profundizando un poco en las razones por las cuales el Gobierno está previendo un crecimiento económico en el 2009, leve, de 0,7% pero crecimiento al fin, nos gustaría marcar en primer lugar, cuáles son las características del escenario internacional. La economía uruguaya es una economía que está muy expuesta a la coyuntura internacional, por lo que cualquier señal positiva o negativa que ocurre en los mercados internacionales, afecta a nuestro país en forma muy importante.

En ese sentido, estamos identificando un conjunto de factores que permiten presentar un panorama más optimista de la situación internacional. En los mercados financieros se observa una caída importante de las situaciones de riesgos que existían en los meses de setiembre, diciembre del año pasado. Las tasas de interés han bajado en forma significativa, los precios de los mercados, principalmente las acciones, se han venido recuperando fuertemente, lo que marca un conjunto de variables financieras que están evolucionando en forma positiva. Respecto a las variables reales, lo que importa destacar es el crecimiento que se comienza a observar en los precios de los comodities, los principales productos de exportación del Uruguay, están empezando a dar señales favorables a nivel de precios, los productos alimenticios, fundamentalmente, y también estamos observando recuperación en algunas economías fundamentales para el comercio internacional, como es China y Brasil.

La economía china se estima que va a crecer 7,5% en plena recesión internacional, es decir, es una economía que presenta un dinamismo muy importante y que arrastra un conjunto de mercados, vía comercial y vía intercambio de bienes. Y Brasil es otra economía que estamos viendo recuperarse fuertemente, la industria en Brasil está creciendo desde hace unos meses, el comercio en Brasil también se está recuperando y Uruguay está comercializando con estos dos mercados en forma muy importante por lo que creemos que el comercio en Brasil, también se está recuperando. Y Uruguay está comercializando con estos dos mercados en forma muy importante, por lo que creemos que el dinamismo de estos mercados va a arrastrar a la economía uruguaya.

A nivel interno, vemos a una economía uruguaya que se comienza a recuperar, fundamentalmente por la vía de las exportaciones. Los últimos números de exportaciones han sido importantes. Ya estamos observando un crecimiento de las exportaciones, medidas en volúmenes físicos, a partir de un piso que se alcanzó en los primeros meses del año. Ha comenzado una recuperación del sector exportador, fundamentalmente en el área de los granos y los cultivos, pero también observamos algunas industrias con más valor agregado, que comienzan a tener nuevos negocios en los mercados internacionales.

Por el lado de la demanda interna, vemos que el consumo, si bien en el primer trimestre del año tuvo un retroceso, vemos el consumo privado recuperándose. Los índices de confianza del consumidor están mejorando, por lo que todo este conjunto de indicadores nos llevan a concluir que lo peor del impacto de la crisis internacional sobre Uruguay, ya pasó. Se reflejó fundamentalmente en el primer trimestre, en el segundo trimestre vemos que se ha llegado a un piso y ya creemos que la economía uruguaya se encuentra en una senda de franca recuperación, en este tercer trimestre del año. Eso es un poco lo que justifica nuestra proyección de 0,7% de crecimiento para este año, que resalta -y esto es importante marcar-, compara favorablemente con lo que es la situación internacional y lo que es la situación de América Latina.

En el 2009 se espera que América Latina en su conjunto caiga un 2%. A nivel mundial se esperan caídas muy importantes en países desarrollados, del 4%, 5%, hasta 7% de caídas en algunos países. Estamos en la peor recesión desde el año 1929 y nuestro país, afortunadamente y por la implementación de un conjunto de acciones, de políticas económicas, ha logrado superar esta crisis internacional, mostrando un leve crecimiento y no viéndose afectada significativamente las variables sociales, que es a lo que todos los uruguayos nos importa prestar atención.

MICHAEL BORCHARDT: En materia fiscal, obviamente que este ajuste de las proyecciones del sector real, tiene una incidencia clara en la proyección fiscal que estamos revisando, también, en esta oportunidad. En este tema, hay tres elementos a destacar. En primer lugar, obviamente que hay una reducción respecto de lo que se preveía en la recaudación de la Dirección General Impositiva y Aduanas. Es decir, hay una menor recaudación que la prevista por el lado de las agencias recaudadoras.

Tenemos este año otro factor importante que es el mayor costo de abastecimiento por el ahorro eléctrico, que estamos estimando que puede ser del orden del 1,2% del PBI, lo cual está dando cuenta de la magnitud del impacto fiscal que tiene el sobrecosto eléctrico, que no se está trasladando enteramente a tarifas, a pesar de la suba de tarifas del otro día.

Y la decisión de mantener los gastos comprometidos, no incrementar los gastos, dentro de lo que estaba decidido, sino mantener los gastos comprometidos, en la última rendición de cuentas, como forma de proteger también, para evitar que esta situación se agudice, en cuanto al nivel de vida de la población.

Esta proyección fiscal, que estamos revisando en este momento, estamos apuntando a un déficit del orden del 2,6% del PBI respecto a la proyección anterior que era del orden del 2% del PBI. Hay que tener también en cuenta que esta proyección fiscal también se da en un entorno donde todos los países están revisando proyecciones frecuentemente, con mucho más frecuencia que antes. El mundo tiene mucha incertidumbre y que esta situación fiscal también compara positivamente respecto de la región y del resto del mundo. No olvidemos que hay países que tienen déficit fiscales, en este momento de 7%, 8%.

Por tanto, entendemos que naturalmente aceptar un mayor déficit fiscal como forma transitoria, es una forma de proteger a la población en su conjunto, de agudizar las medidas. Si el Gobierno hubiera decidido recortar gastos, la población evidentemente lo sentiría mucho peor y lo importante de esto, no es quien quiere sino quien puede.

Uruguay hizo las cosas bien, manejó bien la deuda tuvo financiamiento, y por tanto eso es lo que hoy le permite evitar tener que ser procíclico reduciendo los gastos, ante un fenómeno que es transitorio porque la evaluación global de esta situación es que es transitoria y que ya estaríamos saliendo, de acuerdo a los indicadores variables que nos está mostrando el mundo desarrollado y el mundo en desarrollo, me refiero a China, India, Brasil.

Esto es reconocido así desde el exterior, por tanto es a veces es interesante e importante ver cómo nos ven desde afuera, en ese sentido rescatamos el último comunicado de la Agencia Calificadora Fitch, en la cual mejoró la perspectiva de Uruguay y ve a Uruguay con perspectivas favorable, ve a Uruguay con fortalezas para enfrentar la crisis en cuanto a su flexibilidad cambiaria, en cuanto a la situación fiscal, en cuanto a su nivel de liquidez y en cuanto a las reducida necesidad de financiamiento que tiene para este año. También hoy justamente la Agencia Calificadora Japonesa que es la que habitualmente nos sigue y nos evalúa desde el exterior, por los bonos Samurai que habíamos emitido, nos mejora la calificación de BB- a BB.

Es decir, es una cosa generalizada donde se está viendo a Uruguay en este contexto, incluso con esta situación que para nosotros desde adentro la vemos como no tan positiva –me refiero a la baja en la proyección de crecimiento, me refiero al incremento en el resultado fiscal, el déficit fiscal que estamos previendo- en este contexto desde el exterior nos están viendo en forma auspiciosa y positiva.

Declaraciones del Ministro de Economía y Finanzas, Álvaro García 

PERIODISTA: Ministro, ustedes hablaban del déficit de las proyecciones, ¿qué pasa con la inflación?

MINISTRO GARCÍA: La inflación es responsabilidad del Banco Central. Por supuesto, como equipo económico trabajamos de manera conjunta y estamos previendo que se va a mantener dentro de niveles razonables, dentro de la banda establecida por el equipo económico por el Banco Central, de 3 a 7%. Ya estamos en este momento dentro de la banda, luego de haber estado por encima algún tiempo y estimamos que se va a mantener dentro de la banda por el resto del año.

PERIODISTA: En cuanto a las proyecciones hay un gasto energético muy importante o va a haber un incremento también importante de las tarifas, ¿qué proyecciones en esta materia ustedes realizan?

MINISTRO GARCÍA: Lo que hacemos es cumplir con lo que dijimos en diciembre, cuando anunciamos las medidas tanto de corte general para el sector exportador, para promoción de inversiones, para mejora de la liquidez. En ese momento, dijimos que uno de los objetivos de este año era la recomposición del resultado de las empresas públicas, objetivo que había que compatibilizar y que lo estamos haciendo, con el objetivo de inflación. En ese sentido, se deben leer las acciones que se toman desde el equipo económico y desde las empresas.

PERIODISTA: ¿Qué efectos puede tener esta baja en lo que tiene que ver con la producción de la economía uruguaya, en lo que tiene que ver con el empleo, el desempleo? ¿Qué es lo que está observando el equipo económico?

MINISTRO GARCÍA: No es una baja, el Uruguay va a crecer, esa es la visión que tenemos hoy en día. Estamos estimando el 0.7% por lo tanto es un crecimiento, es un crecimiento bastante inferior a lo que nos tenía acostumbrado en los últimos años, Uruguay creció en los seis últimos años un promedio del 7% anual absolutamente extraordinario para la historia del Uruguay y también en términos regionales, porque crecimos de manera superior en América Latina.

Seguimos en la misma situación, porque si nosotros vemos la situación regional, la situación mundial, comparativamente este crecimiento modesto que estamos estimando en un contexto de crisis financiera internacional severo, como se ha planteado desde la crisis del 29 que no se planteaba de manera similar, bueno, es lo que  planteaba el jefe de la Unidad Macro, es una visión  positiva en ese sentido.

Así que dentro de los indicadores que hemos visto, hemos observado que los indicadores de empleo, también están convergiendo en los niveles actuales, tuvieron como lo habíamos previsto también y lo habíamos anunciado de alguna manera, alguna retracción en aquél proceso de caída del desempleo histórico que se había tenido, pero ya estamos en niveles en el último mes se detuvo esa caída y se mejoró un poco el nivel de empleo.

Así que en ese sentido, estamos previendo que la situación se mantenga y en el caso de que no se pueda mantener como hay situaciones de caída de demanda en empresas, que hacen imposible cualquier salida por el lado de la empresa, bueno, las redes sociales que se han construido, la flexibilidad del seguro de paro, la posibilidad que estamos planteando con mucha energía, que también Chile la está planteando de complementar el seguro de paro con capacitación. Tenemos mucha confianza en que en esas medidas van a mantener la capacidad de los trabajadores, a las empresas con trabajadores capacitados como para cuándo se retome el crecimiento y la demanda esa que se ha caído, se parta de mejores situaciones.

PERIODISTA: Usted dice que falta afinar las cifras por parte del Banco Central, usted decía que para el segundo trimestre, podría estar o levemente por encima del cero por ciento, o levemente por debajo. ¿Si llega a ser levemente por debajo, se estaría configurando recesión y si es una hipótesis que se maneja para el Gobierno?

MINISTRO GARCÍA: Le agradezco la pregunta, cuándo decía las cifras finas, decía cuándo salgan las cuentas nacionales ya completas, que en nuestro país es alrededor de dos meses y medio de cerrado el trimestre, por lo tanto, va a ser mediados de setiembre.

Sí, indudablemente, lo que indican las estimaciones que estamos realizando, para el segundo trimestre, indican que estaríamos cerca del fiel de la balanza del cero, por lo tanto, cualquiera de las dos hipótesis que planteábamos, o levemente por encima, o levemente por debajo, se podrían estar dando. Cuándo hablamos de futuro, siempre financieramente tenemos que hablar en condicional, porque estamos hablando con la incertidumbre que genera el futuro. Ahora, en el caso hipotético, de que se viera que fuera levemente por debajo, yo creo que la lectura que hay que hacer, es la situación que se plantea hacia adelante, es la lectura que hacía yo en el punto dos del análisis diciendo, bueno, el peor impacto que recibimos, ya lo recibimos, tenemos que atender esas situaciones, y de aquí para adelante en función de la visión que estamos teniendo del Uruguay, la región y el mundo en términos económicos, estaríamos dejando atrás esa situación de caída.

Fuente Contenido e Imagen: Presidencia de la República. http://www.presidencia.gub.uy

Deja un comentario

*