12 Sep '09

Sociedad Uruguaya

La batalla del río de los pájaros pintados. Este lunes comienzan las audiencias ante la demanda argentina contra Uruguay por Botnia

Este lunes 14 de setiembre comenzarán las audiencias en La Haya ante el conflicto que distancia Uruguay y Argentina por la instalación en fray bentos de la planta de celulosa Botnia.

Serán doce sesiones hasta el próximo 2 de octubre en las que se decidirá sobre la ubicación de la planta en las costas del río Uruguay. Mientras en la orilla de enfrente, en Gualeguaychú y sus alrededores, los ambientalistas piqueteros se mantienen en la ruta.

Doce audiencias de tres horas ante la Corte Internacional de Justicia, principal órgano judicial de Naciones Unidas, están previstas en La Haya hasta el 2 de octubre, fecha a partir de la cual los magistrados darán a conocer su dictamen.
Argentina interpuso el 4 de mayo de 2006 una demanda contra nuestro país, reprochandonos de haber autorizado «unilateralmente» la construcción de dos fábricas de celulosa a orillas del río Uruguay, obviando sus obligaciones de información y consulta previa, establecidos en un tratado de 1975.
Una de las plantas nunca llegó a ver la luz: su propietario, el español Ence, cambió de planes, vendiendo su proyecto al finlandés Stora Enso y al chileno Arauca, que planean construir una fábrica más al sur, en Punta Pereira (Colonia).
Pero la finlandesa Botnia siguió adelante, levantando una fábrica cerca del puerto fluvial de Fray Bentos, que entró en servicio en noviembre de 2007, con una capacidad anual de un millón de toneladas de pasta de celulosa.
Buenos Aires insiste aunque cada vez con menos ahínco que la planta de Botnia «atenta contra la preservación del medioambiente del río Uruguay y su zona de influencia», y suscita preocupación entre los habitantes de la ribera argentina del río, especialmente en la ciudad de Gualeguaychu y en el balneario de Nandubaysal. Repetidos informes neutrales de organismos medioambientales, así como los hechos por técnicos uruguayos e incluso argentinos, confirman que no existe distorsión ambiental, ni siquiera leve, en la zona influencia de Botnia.
Pero el ex canciller uruguayo y actual ministro de Defensa, Gonzalo Fernández, se mostró optimista sobre el desenlace judicial: «Estimamos y vamos con muy buen ánimo, de que se va a desestimar la demanda», declaró.

Deja un comentario

*