29 Sep '09

Sociedad Uruguaya

Uruguay es 11% menos dependiente del petróleo y la intención es ir reduciendo ese porcentaje por fuentes de energía más limpias

Según el gobierno, Uruguay redujo de 57 a 46% su dependencia del petróleo en la matriz energética.

El año pasado, el 46% de la matriz energética correspondió al crudo; 2% a gas natural; 15% a leña; 22% a hidroenergía y 15% a biomasa. Fueron USS 72 millones los que se requirieron para sustituir un 5% de etanol en las gasolinas y 2% de biodiesel en el gasoil, mezcla que en semanas comenzará ANCAP en todo el país.

En el Foro de Biocombustibles, el Ministro de Industria, Energía y Minería, Raúl Sendic, indicó que se llegó a instancias importantes, que son el resultado de un trabajo sostenido, el cual permite mezclar naftas y gasoil de ANCAP.

El Ministro afirmó que desde el punto de vista estratégico, al publicar la Dirección Nacional de Energía el balance del año pasado, el mismo indica que la matriz energética comenzó a cambiar sustancialmente.

En el año 2008, el 46% de la matriz energética corresponde al petróleo; el 2% a gas natural; el 15% a leña; el 22% a hidroenergía; el 15% a biomasa; y 0% a carbón mineral.

Aseguró que estos son pasos gestionados para los que se debieron ejecutar iniciativas, arriesgar, pagar dinero, invertir, equivocarse y acertar, todas situaciones que se realizaron para avanzar hacia la diversificación energética.

El año pasado se generó de un 3% a un 15% de biomasa, acción que se realizó en el contexto de la producción de energía eléctrica del país, producto de la participación de la empresa Botnia y otros pequeños emprendimientos.

A fin de este año estarán instalados aproximadamente 260 megabatios de energía eólica y de biomasa en el país. Esa cifra comparada con el petróleo es un 0,56%, número que equivale a casi un millón dos mil barriles de crudo, si se produjeran durante todo el tiempo, todas las horas y todos los días del año.

A esto se suma la mezcla de biocombustibles de ANCAP que corresponde a 300.000 barriles de petróleo al año. Sin embargo, el Ministro indicó que es muy probable que se siga importando el mismo petróleo porque en ese marco, se realizan más actividades que hace tres años y por ello el consumo energético está aumentando. Se pasó de 2.400 kilotoneladas equivalentes de petróleo a unas 3.080 kilotoneladas del año pasado.

Sendic explicó que no aumenta el consumo de electricidad en los hogares, pero sí el número de personas que están conectadas a la electricidad, acrecentándose el consumo de energía por parte de la industria y del agro.

Deja un comentario

*