17 Jun '11

Sociedad Uruguaya

Young: Se realizó acto de homenaje a la Nurse María del Carmen Fernández de Bodeant

A pesar de las malas condiciones climáticas de la tarde del jueves 16 de junio, en la Sala de Exposiciones de Casa de la Cultura, se dieron cita autoridades nacionales, departamentales, locales, compañeros de trabajo del Hospital, familiares, vecinos y Prensa para participar del merecido reconocimiento de la sociedad younguense, a la Nurse María del Carmen Fernández de Bodeant.

Fue un momento especial en el cual se mezclaron lágrimas, sentimientos y emociones. Comenzó el acto con la actuación del Prof. Luis Vega y el alumno Ignacio Gerfauo, quienes interpretaron en violín, los Minué Nº 1 y Nº 2 de Juan Sebastian Bach. Luego se dieron lectura a diferentes notas recibidas, una de ellas de la Directora de Cultura de la Intendencia de Río Negro, Mtra. Beatriz Espina, expresando: “No tengo el gusto de conocer personalmente a quien está siendo reconocida por tan loable labor, la Sra. Carmen Fernández de Bodeant. Pero me atrevo a decir que sí, que la conozco. Conozco los sacrificios, dedicación y entrega que caracterizan a esa carrera. Vaya si los conoceré! Mi madre fue enfermera también. He aquí la razón de por qué no quería dejar pasar esta ocasión y enviar un mensaje. ¿Qué mejor que hacerlo desde la experiencia, de la convivencia con alguien que abrazó la misma carrera? Muchas veces nos sentimos abandonados, celosos del tiempo que le dispensaba a su trabajo. Ese tiempo iba más allá de las “guardias”, de los feriados y de la ciudad. Cientos de veces que acompañó a pacientes en ambulancia a Montevideo, Paysandú, Mercedes. Cientos de veces la llamaban fuera de horario por lo reducido del personal u otras razones. Muchos de nuestros cumpleaños y reuniones familiares se postergaban por las emergencias. La disculpa, el beso cálido, el fuerte abrazo de despedida y aquél “Uds. Ya entienden, saben que hay alguien que está sufriendo”, nos hacía sentir importantes, que participábamos de ese esfuerzo. Salir en las noches oscuras, lluviosas y frías a dar inyecciones; la mayoría de las veces impagas. “Bueno”, decía, “esto es lo que tiene esta tarea; si no hay dinero, igual hay que aliviar a la gente”. A veces mi hermano la acompañaba, era un niño. Claro, él lloraba pues quería estar un rato más con ella!. Algunas cosas nos impresionaron más que otras. Como verla llegar con la túnica ensangrentada, cofia en mano, derecho a la pileta. Otras diciéndonos que, aunque parecía limpia, no tocáramos nada, que estaba contaminado, por algún caso para nosotros “extraño”. También saber esperar expectantes para colgarnos a darle el beso, que no nos permitía, hasta que no se bañaba. Y llegaba el beso y abrazo muy húmedo y fresco. Luego a sus normales tareas de Madre y Mujer. Los años, los estudios, nos explicaron los por qué. También la vida nos hizo dar cuenta de los valores que nos infundió: trabajo, dedicación, piedad, alivia al dolor, entrega al prójimo, entre otros. Ninguno de nosotros siguió esa carrera. No debe ser casualidad. Personalmente abracé el Magisterio; parecida, pero toda llena de vida!. Doña Carmen me sabrá comprender. La de ella tuvo de todo; verdes, maduras y otras peores e irreparables. Me parece que, contar parte de mi propia experiencia personal, conviviendo con alguien cuya vida tuvo en parecido la dedicación de esa vecina de Young, es mi mejor homenaje. ¿Qué así sepa cuanto la comprendo y valoro; que no son solo palabras! Personas como Doña Carmen, son de carne y hueso. Pasan por la vida “Dando vida”. ¡Por suerte que así es!

¡Benditas sean todas, las de antes, las de ahora y las que vendrán con la misma dedicación y desinteresada entrega a SERVIR!

Luego hicieron uso de la palabra la Sra. Olga Bertullo, la Sra. Ofelia Falcone, el Alcalde del Municipio de Young, Raúl Lafluf, quien dijo: “En nombre del Municipio de Young participamos de este justo reconocimiento por lo que representa para todos nosotros Carmen Fernández de Bodeant. Reconocemos en Carmen todos sus valores, amor al prójimo, altruismo, solidaridad.; valores que ha entregado durante su vida a todos los que se han acercado. Dándose de muchas maneras, regalando una sonrisa, un apretón de manos, una palabra oportuna. A aún hoy, Carmen nos sigue regalando alegría y paz siempre como luz encendida. Basta verla para quererla, con su sencillez y don de persona.

Muchas felicidades, Carmen y gracias a ustedes por realizar este homenaje”.

Por su parte, el Intendente de Río Negro, Dr. Omar Lafluf, expresó: “Primero, mis felicitaciones a la Sra. Olga Bertullo por haber tenido esta iniciativa, porque entiendo que estos homenajes hay que hacerlos así; hay que poder darles un abrazo y decirles “te agradecemos mucho por lo que hiciste por todos”. Y como decía una de las notas; nunca había una mezquindad ni decir “mi horario terminó”. Yo compartí con ella, antes de ser Presidente de la Comisión de Apoyo del Hospital y luego de serlo y creo que, primero, es el gran homenaje a la mujer como mujer y luego por su profesión. Muchos recordarán cuantas personas aprendieron con la Nurse; porque ella no era de las profesionales que se guardaban lo que sabía para ella, sino que era capaz de compartir todos sus conocimientos y experiencias. El único objetivo de su vida y, vaya si alcanza y sobra para pasar por la vida, era ayudar a quien lo necesitara. Y cuando se dice que alguien puede ayudar porque tiene, siempre digo que cada uno de nosotros tenemos algo para dar; mentira que alguien no tiene nada. Tendrá el conocimiento, el abrazo, esa mano tendida y ese beso que, cuantas veces le habrá pasado a ella, de alguien que falleció y que frente a eso nadie tiene consuelo, y estoy seguro que el calor de mujer, de madre, de Nurse, vaya si contempló y abrazó a más de uno. Y además, porque tuve la suerte de ser compañero de “Beto” (Bodeant) en el liceo y haber ido muchas veces a la casa siendo estudiante; yo realmente me siento feliz de poder estar participando, hoy como Intendente, pero sobre todo como un vecino de este pueblo, y poder decirle que tenemos tanto, tanto que agradecerle a la Nurse. Un beso grande”.

Seguidamente se proyectó un hermoso trabajo con fotos y documentos, realizado por su hijo “Beto” y que fue acompañado en guitarra por Mario, otro de los hijos, contando parte de la vida de la Nurse Bodeant.

Finalmente se entregaron obsequios y reconocimientos a la homenajeada.

Fuente: Intendencia de Río Negro. www.rionegro.gub.uy

Deja un comentario

*