26 Mar '13

Sociedad Uruguaya

Lúquez Cilintano: “Es tiempo de pausa (reflexión pascual)”

Compartimos la reflexión de Fernando Lúquez Cilintano bajo el título “Es tiempo de pausa (reflexión pascual)”.

“Es tiempo de pausa, reflexión y, por qué no, de reconciliación. La Pasión del Señor y su Santa Pascua. Ésta es un paso, una transformación, un ir hacia delante y ello, implica, volver al Creador. No reniego de mi condición de cristiano, al contrario, la exhibo con convicción y fe. Y esa condición moral, íntima, no es ajena a las más disímiles relaciones humanas que se traman en esta sociedad y en estos tiempos que vive el mundo.

Vivimos acelerados, hediondos de frivolidad y relativismo acerca de la Vida; sí, con mayúscula, como debe ser. Soy parte de este mundo y de estos tiempos; de una coyuntura que nos pide cosas seculares y nos da más mundanidad. Vivimos para el reloj y la agenda: los compromisos terrenales. Debemos detenernos a pensar para preguntarnos: ¿Y Dios? ¿Puede esperar?

El Creador, no tiene tiempo, no sabe de tiempos ni de finitud, nosotros sí. Más bien, su tiempo no es de este mundo, y se llama eternidad. Somos nosotros quienes estamos aquí y ahora, y no podemos posponer el encuentro con el Dios Todopoderoso, para el después u otra ocasión….El tiempo es aquí y ahora, en esta Semana de reflexión. Él nos envió a su Unigénito, para mostrarnos un camino que nos conduce al reencuentro, a la fraternidad; que no es más que esa humana predisposición que el Santo Padre Francisco nos ha convocado recientemente: vivir como hermanos.

Por esto, oro por ti, por nosotros y por el mundo entero; para que la crispación, la violencia y la guerra cesen de una de vez por todas, y la fraternidad se alce como una antorcha cuya luz despunta en el horizonte del Gólgota para darle a la humanidad un cristiano sentido: de amarnos, los unos a los otros, como el nos amó. Esa fue la máxima enseñanza que Jesús nos haya podido dar en estos dos mil años de historias y avatares. Alza tu mira, y ve hacia delante, esa Divina Luz de Cristo, nos ilumina, nos guía.

Es mi sincero deseo para ti, y los tuyos”.

Fernando.

Marzo de 2013.

 

Deja un comentario

*