13 Mar '14

Sociedad Uruguaya

Sea Shepherd: La caza de ballenas ha acabado

Sea Shepherd se complace en anunciar que la flota ballenera japonesa ha abandonado las aguas de la Zona del Tratado Antártico (ZTA), poniendo fin por este año a la caza ilegal de ballenas en el Santuario de Ballenas del Océano Austral.

Hoy (jueves 13 de marzo), aproximadamente a las 0215 AEDT, la señal del sistema de identificación automática (AIS) del Nisshin Maru fue detectada poco antes deque el buque factoría de la flota ballenera japonesa cruzara los 60ºS. Puede confirmarse que el buque ha tomado rumbo septentrional, navegando a unos 10-11 nudos con destino a Japón y con llegada prevista en unas tres Desde que el Nisshin Maru fue visto huyendo el 2 de marzo, el Bob Barker y el Steve Irwin han cubierto y ocupado las únicas áreas de buen tiempo disponibles para los furtivos esta última temporada. Durante este tiempo, el Nisshin Maru ha estado acompañado por el único buque arponero, algo que ha dificultado aun más la capacidad de los balleneros, contribuyendo a su ya desastrosa temporada.

El martes, el Yushin Maru Nº 2 y el Yushin Maru Nº 3 empezaron a abandonar sus posiciones tras los barcos de Sea Shepherd, indicando que los balleneros tenían apenas combustible y que eran incapaces de seguir por más tiempo a los barcos de Sea Shepherd. El Bob Barker y el Steve Irwin empezaron a moverse rumbo norte hacia el límite de la ZTA para expulsar al Nisshin Maru del santuario de ballenas.

En toda una década de campañas antárticas para la defensa de las ballenas de Sea Shepherd, esta es la primera vez que los balleneros han activado su AIS estando todavía en sus áreas de caza autodesignadas, habiendo mantenido siempre su posición en secreto con el fin de evitar la interceptación por parte de los barcos de Sea Shepherd.

Desde que fueron localizados por primera vez el 5 de enero, la flota de Sea Shepherd ha perseguido activamente a los balleneros japoneses, localizando al Nisshin Maru en cuatro ocasiones distintas durante un periodo de tres meses. Las operaciones de la flota ballenera se vieron entorpecidas por la continua persecución por parte de Sea Shepherd, incluídas dos ocasiones en las que los balleneros quedaron expuestos en plena labor, descuartizando a rorcuales aliblancos protegidos, cazados ilegalmente de las aguas del Santuario de Ballenas del Océano Austral.

El Capitán Peter Hammarstedt del Bob Barker decía: “El retraso en la partida de la flota ballenera de regreso a Japón es un testimonio de la desastrosa temporada que han tenido gracias a Sea Shepherd, dispuesta a avanzar una segunda semana de marzo a pesar del empeoramiento de las condiciones climáticas en lugar de enfrentarse a nuestra flota. Antes de empezar esta campaña hicimos a nuestros clientes, las ballenas, y a todos nuestros seguidores de todo el mundo la promesa de expulsar a estos furtivos de las aguas de las ballenas. Hemos mantenido esa promesa. Somos implacables.”

El sábado, el Sam Simon regresó a su base en Williamstown, Melbourne, donde tuvo un recibimiento de héroe. El Bob Barker se dirige a Wellington. El Steve Irwin regresará a Hobart para honrar al Presidente y co-líder de la campaña Operación Relentless Bob Brown. Ambos barcos tienen previsto su regreso sobre el 22 de marzo.

Sea Shepherd sigue siendo la única organización comprometida a defender la integridad del Santuario de Ballenas del Océano Austral, interviniendo directamente contra las operaciones ilegales de la flota ballenera japonesa.

 

Deja un comentario

*