2 Jul '06

Sociedad Uruguaya

Ponencia de AUC en Foro de las Migraciones

Por considerarlo de interés para muchos compatriotas que se encuentran residiendo en el exterior, Sociedad Uruguaya transcribe textualmente la ponencia de la Asociación de Uruguayos en Catalunya (AUC) en el II Foro Social Mundial de las Migraciones.

SEMINARIO MIGRACIONES IBEROAMERICANAS.

Derecho a la Circulación, Sociedad y Trabajo.

PONENCIA AUC.

Trabajo: condiciones laborales, intercambios y oportunidades.

Desarrollaremos en nuestra ponencia 3 items que se engarzan perfectamente en una misma realidad, que condicionan desde su propia raíz la temática que nos reúne en este foro: trabajo, condiciones laborales, intercambio y oportunidades, son algo más que un título, se encuentran en la génesis misma de las migraciones como ya lo han expresado las y los compañeros que me precedieron.

No obstante ello y con afán de profundizar en estos aspectos, contenidos en la propuesta de carta social de las migraciones iberoamericanas que traemos a debate, con humildad pero con el compromiso cierto de unir fuerzas para que se escuche la voz de quienes la pierden por el solo hecho de buscar su subsistencia en otras tierras.

El 10 de diciembre de 1948, hace cincuenta y ocho años, la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó y proclamó en su Artículo 23, punto uno «que toda persona tiene Derecho al trabajo, a la libre elección a un trabajo, a condiciones equitativas y satisfactorias y a la protección contra el desempleo.» Nos encontramos reunidos y reivindicando ese Derecho Humano como vigente, pero no aplicado, ni respetado por empresas Transnacionales con capitales y oficinas centrales en Países desarrollados del Primer Mundo, y que con su accionar, provocan y son receptores de los flujos Migratorios, como es el caso de España, del cuál son los inmigrantes dramáticos protagonistas.

En su punto dos, aprobado y proclamado dice; «Toda Persona tiene derecho in discriminación alguna a recibir el mismo salario por el mismo trabajo».

Asistimos a más de medio siglo de una realidad vergonzante, en la cuál vemos a personas que por ser de distinto sexo, perciben diferentes remuneraciones por el mismo trabajo, y en condiciones denigrantes como es el caso de los inmigrantes.

La aplicación de las normas que consagra la Carta Magna de la ONU, requieren del respeto de las mismas por parte de los gobiernos en consonancia con los Derechos consagrados por la misma.

La formación profesional e intelectual de los migrantes de los Países de origen, presupone ingentes esfuerzos económico producto del trabajo de anteriores generaciones en el financiamiento la educación publica y privada, de lo que se benefician directamente a los Países receptores de la migración.

El no reconocimiento de Títulos o las dificultades para que esto se materialice, demuestra una falta flagrante de respeto y consideración a años de sacrificio de las familias, que han invertido cantidades abultadas de dinero y de los medios económicos de las Administraciones, como de desconfianza en los planes curriculares.

La celebración de Convenios económicos, mediante los cuales se condicionan las Políticas Educativas y los Planes de Estudio, lejos de atemperar el esfuerzo destinado, se transforman en verdaderos límites al desarrollo educativo del propio país.

Por lo expuesto consideramos vital que la formación en País de origen se considere como capital agregado a la mano de obra que de hecho se exporta, tales programas deben ser concebidos al margen de las Ayudas al Desarrollo que los países Desarrollados aportan, que en realidad es apenas un milésima parte del dinero que los países pobres transfieren a las grandes metrópolis anualmente, por consiguiente la formación en país de origen debe tomarse como un valor agregado que debe ser retribuido en programas específicos de devolución educativa.

La realidad trasluce la creciente disminución de los derechos de los trabajadores, en una espiral abusiva de flexibilizaciones laborales, sin que el nivel de resistencia se consagre en los mismos términos por parte de la clase obrera a escala mundial, si percibimos esto cuanto más podemos decir del trato de los emigrantes en la fuente de trabajo.

La concentración de capitales en el desarrollo de los medios de producción han generado el aislamiento e individualismo del trabajador sin que el lo perciba en su real dimensión, en tal sentido y como consecuencia de ello la condición laboral del inmigrante se distancia claramente de la del autóctono, generando niveles de plusvalía mayores en este sector de trabajadores. Asimismo es de destacar el abuso generalizado que las empresas efectúan por medio de las evaluaciones de tareas, haciendo caso omiso a las mismas y por este intermedio pagar inferiores salarios por la misma tarea.

Son conocidas las dificultades de los Países llamados en «en Vías de desarrollo para abrir mercados y así comercializar su producción al Mundo Desarrollado, que por medio de las subvenciones a la producción en el marco de la OMC y fijando cupos de exportación, ensanchan la brecha que separa a los Países Ricos de los Pobres. La política aplicada hasta el momento, continuará generando mas miseria y desprotección de las familias en los países pobres.

La práctica del comercio justo, la competencia en un marco de igualdad, la eliminación de las barreras arancelarias y los cupos de exportación, -que provocan el cierre de las fuentes de trabajo en los Países más pobres- el control del flujo de capitales hacia los países desarrollados, son la premisas señeras que permitirán reencauzar los flujos migratorios a los que tanto temen los poderosos en su afán por esconderles a sus pueblos las lacras del Sistema, que han generado con estas políticas.

El narcotráfico, los capitales golondrina y la especulación financiera amparados en el secreto bancario, facilitan la evasión de grandes cantidades de dinero, que circulan libremente por los circuitos financieros de los «Países en Vías de Desarrollo», por medio Empresas Financieras Colaterales de los Bancos Internacionales, y que captaron los dineros, producto del trabajo de muchos años, y del sacrificio de pequeños ahorristas.

La capitalización de deuda a que se ven obligados los países pobres, como nuevo instrumento financiero que multiplica intereses sobre intereses es parte de la estrategia lanzada desde el capital financiero internacional como forma de continuar colocando sus capitales, en esta política y las aplicadas anteriormente tienen enorme responsabilidad el FMI, BM y BID sin que ellos la asuman.

No es posible continuar pregonando ayudas al Desarrollo mientras se continúan imponiendo recetas leoninas que ya han mostrado su eficacia para las grandes corporaciones financieras y la inexistencia de toda posibilidad de crecimiento productivo de los países a quienes se les impone.

Debe establecerse el derecho de los Gobiernos a elegir libremente por sus Pueblos, a aplicar las medidas que considere oportunas, a efectos de priorizar la cobertura de las necesidades básicas de la población al pago de deuda externa.

El manejo por parte de las transnacionales de las remesas de los inmigrantes, -que suponen cifras superiores al PBI de varios Estados- se ha transformado en el desvelo de los circuitos financieros internacionales, que han y continúan lucrando con desmedida usura a los inmigrantes y sus familias, los Estado deben asumir este reto y gestionar mecanismos ágiles y justos de envío de remesas, que ayuden a resolver algunos de los anacronismos del Sistema.

El artículo 23, en su punto 3. dice que todo individuo que trabaja, tiene derecho a una remuneración equitativa y satisfactoria que la asegure, así como a su familia, una existencia conforme, a la dignidad humana, y que será completada, en caso necesario, por cualesquiera de otros medios de protección social.

Las Empresas Trasnacionales establecidas en los Países emisores de emigrantes, deberían aportar una parte de sus beneficios en inversión social en el medio en el que se desarrollan y donde dejan tras de sí las huellas contaminantes de su crecimiento, evitar la contaminación y los deshechos Industriales, la aplicación de planes de reciclaje y creación de Plantas a tal efecto, que respeten las normas Internacionales, las de sus propios países y las del país donde se instalan, todo ello en defensa del Ecosistema.

Es necesario establecer el Derecho a la Información sobre las cifras que anualmente transfieren estas empresas a sus cuentas corrientes producto de su actividad en cada Estado, la instrumentación e institucionalización de mecanismos de control, así como el establecimiento de un porcentaje de dichas utilidades para Inversión Social por medio de: Construcción de Polideportivos, Policlínicas, Centros escolares, Parques con Vegetación, -que permitan la recreación de niños y jóvenes- y la atención de otro tipo de necesidades de la población, sin que ello sea utilizado como descuento de ganancias elevadas que terminan engrosando sus propias arcas.

La formación de Cooperativas de producción y o servicios como embrión autogestionario permite -en los países emisores de emigrantes- la generación de fuentes de trabajo con contenido social, a partir de instrumentos socializadores de los medios de producción que permiten mayores resultados económicos y sociales para sus integrantes y el medio en que se desarrollan.

El trabajo, es una actividad digna, un medio de libertad individual y social; para crear, discernir, analizar y aplicar sus conocimientos y anhelos, por tanto parte inherente al ser humano, que trasciende al individuo e incluye al conjunto de la sociedad en la cual se desarrolla en tiempo y espacio, por la que modifica la realidad en Paz con su entorno natural, y los seres con quienes comparte dicho tiempo y espacio.

Por lo antes expuesto, consideramos que muchos Estados, -por medio de Leyes y Decretos- están vulnerando la carta magna de las Naciones Unidas, violando el Derecho a la Libre Circulación de las personas.

Estas y otras medidas podrán asegurar un horizonte distinto, renovado, que en la lucha por la utopía se transforme en realidad tangible, en la búsqueda de una sociedad mas igualitaria, mas humana donde se capitalicen los esfuerzos individuales y colectivos para la plena satisfacción de las necesidades económicas, sociales, culturales y democráticas del ser humano.

PONENCIA DE AUC. Ponente: Rómulo Correa.

Deja un comentario

*