20 Abr '10

Sociedad Uruguaya

Cambio Climático: Cumbre pone énfasis en la acción local

MONTEVIDEO, 17 abr (IPS) – Aunque el cambio climático es un problema global, la intervención de los gobiernos locales en comunión con los vecinos es fundamental para afrontarlo. Con esta premisa y para evaluar estrategias se reunirán la semana entrante en la capital uruguaya autoridades regionales de distintas partes del mundo, expresa la nota de la agencia IPS bajo la firma de Inés Acosta.

La III Cumbre Mundial de Regiones sobre Cambio Climático, que se desarrollará del próximo martes al jueves, tiene como objetivo «mirar hacia el futuro y debatir las políticas para responder a los impactos y a las vulnerabilidades» ante este fenómeno, indicó la coordinadora residente de la Organizaciones de las Naciones Unidas en Uruguay, Susan McDade.

Más de 500 delegados de gobiernos, entidades sociales y personalidades de América, Europa, África y Asia se han acreditado hasta el momento para este encuentro, impulsado por la Red de Gobiernos Regionales por el Desarrollo Sostenible (nrg4SD, por sus siglas en inglés), pero sus organizadores calculan que se llegará al millar de participantes.

La Cumbre de Montevideo es organizada por el Congreso de Intendentes, el organismo que coordina las políticas de los 19 departamentos en que se divide Uruguay, y es apoyada por el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

«Es una instancia muy importante para que entidades y gobiernos locales puedan compartir experiencias sobre cómo están luchando contra el cambio climático, además de conocer su impacto en la gente que vive en los pueblos, provincias o estados», dijo a IPS la canadiense McDade, también representante residente en Uruguay del PNUD y del Fondo de Población de las Naciones Unidas.

A su entender, los gobiernos locales tienen mucha relevancia en el combate contra los efectos derivados de la variabilidad climática, ya que se encuentran en la primera línea para poder percibir los impactos sobre la población, los sistemas agrícolas y los recursos hídricos.

Por su parte, el presidente del Congreso de Intendentes, Ambrosio Barreiro, comentó a IPS que, si logramos el convencimiento y la responsabilidad de los gobiernos regionales o intermedios, donde cada uno asuma su cuota aparte en la mitigación, seguro que entre todos vamos a proceder mejor que si lo hacemos a través de una organismo directo».

No está previsto que en esta reunión participen organizaciones ambientalistas, aunque sí otros actores sociales como sindicatos y universidades, a diferencia de lo que sucederá en la Conferencia Mundial de los Pueblos sobre el Cambio Climático y los Derechos de la Madre Tierra, que se realizará simultáneamente en Bolivia, donde la sociedad civil llevará la voz cantante.

Tal como explicó McDade, el propósito de la reunión «no es negociar un texto ni tener un documento clave, sino ver las líneas estratégicas y decidir cómo utilizar las conclusiones para tener incidencia en la adopción de medidas».

Además consideró que «esta cumbre es importante para analizar cómo tener mayor impacto en las discusiones que se están desarrollando previo a México», donde se realizará a fines de este año la 16 Conferencia de las Partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP-16).

«Hay mucha insatisfacción por parte de los gobiernos locales por no tener participación en esas negociaciones formales, por eso muchos de los países miembros han expresado de una forma muy clara que quieren procesos inclusivos, más transparentes y más democráticos en la forma de discutir».

También Carlos Baráibar, miembro de la comisión de Medio Ambiente del Senado de Uruguay, se manifestó convencido de que «la acción de los gobiernos municipales deben cumplir un rol importante» en la problemática climática.

Las autoridades locales tienen la misión de «iniciar medidas que lleven a la mitigación y adaptación al cambio climático e impulsar a los gobiernos nacionales a que se genere un acuerdo que sea obligatorio y mandatado para todos los miembros firmantes en la COP-16 en México», sostuvo este legislador del izquierdista y gobernante Frente Amplio.

El uso, la disponibilidad y variabilidad del agua, la vulnerabilidad social y productiva, el empleo y la infraestructura son algunas de las temáticas que se abordarán en la Cumbre. «El tema transversal es cuáles son los mecanismos de financiación para luchar contra el cambio climático», apuntó McDade.

Está previsto, además, presentar en esta instancia la primera experiencia piloto de estrategias para afrontar el cambio climático a nivel regional en el mundo que es implementada en Uruguay por la llamada Agenda Metropolitana, que abarca los sureños departamentos de Canelones, San José y Montevideo.

La iniciativa «Hacia territorios con menos emisiones de gases de efecto invernadero y más resistentes al cambio climático» es un plan conjunto del PNUD y del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente.

«Este programa nació del argumento de que medio ambiente y desarrollo son las dos caras de la misma moneda y que no se puede afrontar la degradación ambiental sin entender cómo situaciones de pobreza a veces no dejan otra opción a las comunidades, familias e individuos», señaló McDade.

«En el caso de Uruguay, una de las áreas prioritarias es el manejo de los desechos sólidos, que aquí es un problema ambiental local que involucra la población de menos recursos», explicó.

El propósito del plan es «medir las vulnerabilidades en las poblaciones que viven en situaciones precarias y analizar cuáles pueden ser las estrategias para poder superarlas», indicó.

La representante de la ONU agregó que el plan permite «estudiar el uso que estas personas le dan a los recursos naturales y cómo el entorno ambiental va a impactar y facilitar o no la inserción económica de ellos hoy en día y hacia el futuro».

Los organizadores de la Cumbre esperan que ésta contribuya a la toma de conciencia pública sobre la problemática del cambio climático.

Yamandú Orsi, secretario general del gobierno de Canelones, consideró que «durante mucho tiempo (la variabilidad del clima) se visualizó como una cuestión ajena y lejana a nosotros, sin embargo cada vez que tenemos un evento meteorológico extremo nos damos cuenta que nos repercute de otra forma».

«No es cuestión que sólo hayan cambios a nivel mundial, sino que es fundamental preparar a la gente para enfrentar esta problemática, ya que los logros a escala local son más fáciles de concretar», añadió al ser consultado por IPS.

Fuente: Agencia IPS. http://www.ipsnoticias.net/nota.asp?idnews=95170

Deja un comentario

*