24 Ene '12

Sociedad Uruguaya

Uruguay es el único país del mundo que alcanzó la capacidad de rastrear en un 100% el ganado vacuno

El Banco Mundial destacó que Uruguay es el único país del mundo que alcanzó la capacidad de rastrear en un 100% el ganado vacuno. Un sistema de seguimiento en tiempo real monitorea el movimiento de todo el ganado vacuno del país mediante un chip colocado en la oreja. La información está centralizada, permitiendo el acceso inmediato a la historia completa del movimiento del animal a lo largo de su vida.

Este chip colocado en cada animal incide en el suministro de una detallada información a largo de la cadena agroindustrial y exportadora del país. Entre otras ventajas, permite al consumidor final a través de un código de barras obtener toda la historia del animal desde su gestación.

Esta iniciativa apoyada por el Banco Mundial sirvió de base para erradicar la fiebre aftosa, mediante la introducción de un sistema de seguimiento que cubre en la actualidad a todo el ganado uruguayo, mejorando significativamente la imagen del país como exportador fiable de productos de carne vacuna a mercados con un alto nivel de exigencia.

Esta información fue presentada por el organismo multilateral de crédito en un estudio titulado “De la crisis a la oportunidad: Apoyo para la efectiva recuperación social y económica con innovación y flexibilidad”.

Panorama general

Desde 2005 hasta 2010, una serie de iniciativas del Banco Mundial apoyaron eficazmente los esfuerzos exitosos de Uruguay para consolidar la recuperación económica y social después de la crisis de 2001-02. Dichos esfuerzos redujeron las tasas de pobreza, reforzaron las reformas en el sector de salud y disminuyeron significativamente la deuda nacional. El Banco ayudó también a este país a eliminar la fiebre aftosa, mejorando su imagen como exportador fiable de carne vacuna en los mercados mundiales.

Desafío

En 2005, Uruguay iba más allá de las políticas de respuesta a la crisis y un nuevo Gobierno había elaborado un programa, con amplio consenso político y social, destinado a profundizar la recuperación económica teniendo en cuenta la creciente desigualdad y las importantes necesidades sociales de la población.

El Gobierno ejecutó cambios estructurales y políticas de estabilización en el corto plazo, con el objetivo general de reducir la vulnerabilidad del país a las crisis externas. Esto incluyó el fortalecimiento del sector financiero, el desarrollo de mercados de capital locales, el recorte de la deuda externa y la reducción del papel del dólar estadounidense en la economía nacional. Las reformas también requirieron que se mejorara la transparencia y la eficiencia en el desempeño de las funciones estatales. El Gobierno también trató de diversificar las relaciones comerciales y ampliar de esta manera su base de exportaciones.

Para promover las participación y aumentar la inclusión social, el Gobierno ejecutó un nuevo programa de emergencia social (el Plan de Asistencia Nacional ala Emergencia Social), que tenía por objeto ayudar a quienes estaban por debajo de la línea de pobreza extrema (calculada en base a los costos de la canasta básica de bienes y servicios) o en gran riesgo de caer por debajo de ella.

Estrategia

El programa del Banco propuso un conjunto flexible de servicios crediticios y no crediticios que incluía medidas en las áreas de reforma tributaria, desarrollo del sector financiero y del mercado de capitales; salud, educación y protección social; innovación, infraestructura y servicios públicos, y gestión de los recursos naturales y modernización del Estado. La selección de estas áreas prioritarias fue guiada por un amplio proceso de consultas en torno ala Estrategiade asistencia al país del Banco, las conclusiones de estudios básicos de análisis y una revisión de logros y fracasos del pasado descritos en una revisión de la estrategia anterior para los ejercicios comprendidos entre 2000 y 2005. El programa incluyó una combinación de apoyo técnico y financiero del Banco, como también un programa de actividades de análisis y asesoría que tuvo mayor importancia con el tiempo.

Aparte de mejorar la presencia local mediante la apertura de una oficina del Banco en Montevideo, la innovación y la flexibilidad fueron claves para fortalecer la relación del Banco con el país entre 2005 y 2010. La institución demostró claramente su compromiso con estos principios proporcionando parte de su apoyo financiero a Uruguay en moneda nacional en 2007. Fue la primera vez que el Banco emitió un bono en moneda nacional para desembolsos consecutivos de un préstamo concreto. El organismo se convirtió también en el primer emisor extranjero de un bono público en pesos uruguayos, reduciendo el costo del financiamiento y aumentando la diversificación de las carteras de deuda pública y fondos de pensiones. Este espíritu innovador caracterizó también la renovación 2005-07 de la cartera de préstamos de inversión, cuyo resultado fue un cambio hacia el apoyo de operaciones más complejas y orientadas a la reforma, como también la rápida respuesta en 2008 al pedido de financiamiento contingente de las autoridades tras la crisis financiera mundial.

Resultados

Con el respaldo del Banco, Uruguay logró la estabilidad macroeconómica y mejoró la inclusión social mediante un programa ampliado de subsidios familiares y reformas de salud de gran alcance. Pero también recibieron apoyo proyectos innovadores como el programa “Una laptop por niño” para todos los alumnos uruguayos de escuela primaria. Se colaboró asimismo con los esfuerzos del Gobierno por aumentar su integración en los mercados internacionales y mejorar las condiciones para la inversión. Gracias a estos esfuerzos, se obtuvieron los siguientes logros:

La pobreza bajó casi el 39% entre 2003 (del 31,3% de la población) y 2009 (19%). La pobreza extrema se redujo aún más en 57% (del 3% al 1,3%). Esto se atribuye en parte a la expansión del programa de subsidios familiares, con el cual el Banco contribuyó mediante estudios analíticos y asesoría sobre políticas.

El crecimiento económico sin precedentes fue sostenido (6,6% en promedio desde 2004 hasta 2008) y los esfuerzos por reducir la vulnerabilidad de la economía dieron como resultado una mayor capacidad de adaptación ante la reciente recesión mundial que la mayor parte de las otras economías de mercado emergentes: la expansión de 2,9% registrada en 2009 fue una de las tasas de crecimiento más elevadas de la región.

Políticas fiscales prudentes y mejores políticas de gestión de la deuda permitieron una reducción considerable de la deuda pública. La deuda pública bruta descendió de 79,3% del producto interno bruto (PIB) en2005 a60% en 2009. La deuda pública neta bajó aproximadamente 20 puntos porcentuales del PIB en el mismo período.

Con el respaldo del Proyecto parala Prevenciónde Enfermedades No Transmisibles financiado por el Banco, se elaboró y ejecutóla Estrategianacional de promoción de la salud, que sirvió de base para llevar a cabo una reestructuración de gran alcance del sistema de salud uruguayo. Esta reforma incluye el financiamiento de proyectos piloto basados en resultados y acuerdos de desempeño que ampliaron el acceso a servicios de atención primaria e introdujeron los exámenes de detección temprana de discapacidad, que cubren ahora a más del 75% de los recién nacidos con riesgo de tener discapacidades, garantizando que recibirán atención médica de control.

Un programa apoyado por el Banco sirvió para erradicar la fiebre aftosa, mediante la introducción de un sistema de seguimiento que cubre en la actualidad a todo el ganado uruguayo, mejorando significativamente la imagen del país como exportador fiable de productos de carne vacuna a mercados con un alto nivel de exigencia. Uruguay es el único país del mundo que alcanzó la capacidad de rastrear en un 100% el ganado vacuno. Un sistema de seguimiento en tiempo real monitorea el movimiento de todo el ganado vacuno del país mediante un chip colocado en la oreja. La información está centralizada, proporcionando de esta manera acceso inmediato a la historia completa del movimiento del animal a lo largo de su vida.

Contribución del Banco

Al 31 de diciembre de 2010, el Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento (BIRF) tenía siete proyectos de inversión activos en Uruguay con compromisos totales por US$285,3 millones en varios sectores, entre otros, caminos, agua y saneamiento, educación, salud, innovación y desarrollo rural. En octubre de 2010, se aprobó un mecanismo complementario (un préstamo programático para políticas de desarrollo) de US$100 millones junto con la nueva Estrategia de alianza con el país (EAP) para el período 2010-15. Esto es complementado por dos proyectos en curso financiados por el Fondo para el Medio Ambiente Mundial y otros fondos fiduciarios. En el contexto de la nueva EAP, se están preparando proyectos de préstamos de inversión en las áreas de fortalecimiento institucional, infraestructura y cambio climático como también otro Préstamo para Políticas de Desarrollo en apoyo de las reformas del sector público. Además, el Banco está preparando una serie de actividades de análisis y asesoría que se entregarán durante el período 2010-15.

Asociados

El respaldo del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) a Uruguay se incrementó también con un importante apoyo crediticio de US$1.600 millones en créditos durante el período 2005-09.La Corporación Andinade Desarrollo también aumentó su financiamiento de US$70 millones a US$590 millones en el mismo período.

En 2006,la Organizaciónde las Naciones Unidas (ONU) en Uruguay elaboró el Marco de Asistencia de las Naciones Unidas para el Desarrollo correspondiente al período 2007-2010, que proporcionó un financiamiento de aproximadamente US$32,8 millones y, en abril de 2010, los asociados bilaterales y otros en Uruguay financiaban 412 proyectos de cooperación no reembolsables con un valor de más de US$215 millones.

Próximos pasos

La EAPpara el período 2010–15 tiene por objeto ayudar a Uruguay a dar los pasos siguientes en la reforma de su economía, fomentando una mayor competitividad con menos susceptibilidad a las crisis externas y aumentando al mismo tiempo los resultados sociales para mejorar la inclusión. El Banco está poniendo también mayor énfasis en apoyar los esfuerzos nacionales en la gestión de riesgos relacionados con el cambio climático.La EAPpropuesta incluye un programa de préstamos del Banco de aproximadamente US$700 millones, junto con un programa activo dela Corporación FinancieraInternacional (IFC, por sus siglas en inglés) y esfuerzos estratégicos de análisis y asesoría entre el Banco y el Gobierno. En dicha estrategia se hace especial hincapié en ayudar a Uruguay a tener acceso a conocimientos especializados internacionales y prácticas óptimas, y en compartir sus propias experiencias con otros países a través de intercambios sur-sur.

Beneficiarios

Las reformas económicas respaldadas por el Banco durante la última década ayudaron al Gobierno a entregar beneficios tangibles a personas de todo Uruguay. Es necesario un firme crecimiento económico para crear nuevos puestos de trabajo y aumentar los ingresos, y el Banco también complementó el financiamiento y apoyo técnico de iniciativas económicas trabajando con el Gobierno en programas sociales, como los subsidios familiares, las reformas de salud y los proyectos educativos.

Fuente Contenido: Presidencia de la República.www.presidencia.gub.uy y Banco Mundial.

Fuente Imagen: meaturuguay.com

Deja un comentario

*