10 Jun '12

Sociedad Uruguaya

José Díaz: “La muerte de un Hermano”

Columna de José Díaz en “El Socialismo es Posible” (ESEP) http://elsocialismoesposible.org referente a la muerte de Helios Sarthou.

“Murió un maestro, un grande, un referente de la izquierda: el cro Helios Sarthou.

Eduardo Aparicio

Helios Sarthou dedicó su vida a la defensa de los trabajadores, en los estrados judiciales, a través de la militancia y la acción política. Su compromiso se identificó con el horizonte del socialismo y la libertad, estuvo indisolublemente unido con la idea y posibilidad de superación del capitalismo. Su vocación fue revolucionaria por la firmeza de su concepción sobre el hombre, la sociedad y la vida; pero también por su conducta, marcada por una entereza e integridad a toda prueba.

Eligió sin titubeo el campo donde situarse, que no fue otro que el de los oprimidos, tuvo consciencia de clase, y por eso fue un intelectual orgánico en toda su dimensión.

Fue un hombre valiente en la defensa de sus ideas y muy fiel con sus convicciones. Supo ir contracorriente y decir sus verdaderas en el acierto o en error, nunca temió a decir todo lo que se sabe y no se dice y alertarnos sobre lo que no se sabe, como era el lema de su audición radial dominical..

Docente por antonomasia, enseño en su facultad hasta el último momento;, pero también fue un activista educador que ayudo a organizase, orientó, promovió la fraternidad y aseguró la protección de los trabajadores en sus luchas, en sus tentativas de juntarse para luchar, para enfrentar al capital y a los capitalistas, en todo esto aprendió y también enseño..

Supo leer e interpretar las referencias fundacionales, marcó a fuego las vacilaciones, las claudicaciones.

Con la rectitud de los grandes renunció al efímero elogio frívolo. No tuvo nexos y relaciones con el Uruguay profundo de los poderosos, su talento y capacidades intelectuales lo habilitaban a ello, Sin más no se puede listar ni el numero de sindicatos, cooperativas que defendió y represento, o enumerar la legión de trabajadores que patrocinó individualmente. Para él la abogacía no fue un apostolado, fue un acto militante un imperativo ético, que hasta pocos días antes de la muerte siempre lo tuvo al pie del cañón.

Su compromiso con las causas obreras, populares y democráticas, sin duda que su prontuario de Inteligencia tendrá muchas anotaciones que darán cuenta de gran una gra parte de ellas. Solo algunas mencionaremos algunas perlas de ese collar: militantes en el Centro de Estudiantes de Derecho , en la FEUU, Nuevas Bases, la Unidad Popular donde junto con R Sendic redacto un proyecto de Constitución, el FA, el MPP, CI, Asamblea Popular.

Combinó sapiencia, cultura, instrucción, con vocación y sentir popular porque nada de lo popular le fue ajeno”.

Eso de que despedimos entonando la estrofa de la Internacional:

El día que el triunfo alcancemos

ni esclavos ni dueños habrá,

los odios que al mundo envenenan

al punto se extinguirán.

Confiando que su legado siempre estará presente en quienes luchas.

Fuente: “El Socialismo es Posible” (ESEP) http://elsocialismoesposible.org

 

Deja un comentario

*