Iglesia Católica del Uruguay: Las acciones solidarias en tiempos de COVID-19
10 May '20

Sociedad Uruguaya

Iglesia Católica del Uruguay: Las acciones solidarias en tiempos de COVID-19

Canastas, viandas, ollas populares, tapabocas, mantas, abrigo, acompañamiento y contención espiritual, son las palabras clave que describen muy someramente las acciones que los grupos de pastoral social de todas las diócesis del país activaron cuando aparecieron las primeras alarmas ante la emergencia sanitaria por COVID -19 que emergió, en nuestro país, a mediados de marzo.

Organizar «la solidaridad» es un gran desafío en un escenario en que priman el miedo al contagio y la incertidumbre económica pero, gracias a la generosidad y entrega de muchos, está siendo posible.

Ante la difícil coyuntura, convocados por el Departamento de Pastoral Social – Cáritas Uruguay de la Conferencia Episcopal del Uruguay, los referentes diocesanos de Pastoral Social se reunieron, días atrás, a través de la plataforma zoom, para poner en común las acciones desarrolladas y coordinar esfuerzos.

La Iglesia Católica comparte las acciones solidarias llevadas a cabo por las distintas comunidades de cada Diócesis:

DIÓCESIS DE CANELONES

En la Diócesis de Canelones muchas comunidades parroquiales están dedicadas a repartir canastas con alimentos y productos de limpieza. Además, en  varias parroquias se cocina para ofrecer meriendas y almuerzos a las personas que en este tiempo están atravesando dificultades para satisfacer sus necesidades alimenticias.

DIÓCESIS DE  PUNTA DEL ESTE- MALDONADO- MINAS

En algunas parroquias de Minas la comunidad colabora con canastas que se entregan a personas que atraviesan  dificultades este tiempo. Además de las canastas, en la Parroquia de Batlle y Ordoñez, en convenio con la Intendencia de Lavalleja, a través de los Club de Niños y CAIF,  se entregan viandas a las familias y se les hace un seguimiento.

En San Carlos (Maldonado) se entregan  canastas en barrios carenciados, y se brinda apoyo a migrantes y a familias del proyecto de apoyo estudiantil.  La comunidad de Piriápólis, en tanto,  atiende con alimentación a unas 300 personas .

En la parroquia de los Padres Redentoristas se distribuyen viandas y canastas. También se entregan canastas a familias y/o personas en situación de vulnerabilidad de Rocha.

DIÓCESIS DE MERCEDES

En Colonia las parroquias coordinaron sus esfuerzos para apoyar con canastas a trabajadores jornaleros.

Por otra parte, en la parroquia de Dolores se organiza una «olla popular», se entregan canastas,  útiles escolares  y juegos para los niños  “en casa”.

DIÓCESIS DE SAN JOSÉ

La Fundación «El Reloj» de la Catedral de San José de Mayo coordina la recolección de comestibles y ropa para ser entregados a las personas más necesitadas.

Asimismo, se presta el servicio de escucha a quienes están solos en este tiempo,  y de acompañamiento telefónico, especialmente a adultos mayores.

En muchas parroquias de la Diócesis se entregan canastas de alimentos a personas en contexto vulnerable.

DIÓCESIS DE MELO

En Melo cada parroquia está respondiendo según las necesidades propias de los lugares. En Treinta y Tres se adelantó el inicio del servicio denominado “Heladera solidaria” que presta cada invierno un grupo de miembros de la comunidad parroquial,  y que consiste en la entrega de canastas y la comida los domingos. En Melo y Treinta y Tres la Pastoral Penitenciaria realiza una campaña de abrigo y de artículos de higiene para ser entregados a las personas privadas de libertad.

DIÓCESIS DE FLORIDA

En Florida se entregan canastas a familias en situación de vulnerabilidad aunque, en general, no hay mayor demanda.

DIÓCESIS DE SALTO

En la Diócesis territorialmente más extensa del país la acción solidaria en tiempos de pandemia se concentra básicamente en la entrega de canastas de alimentos y artículos de limpieza así como de abrigo, preparación de viandas, ollas populares y meriendas,  confección de túnicas para el personal de la salud y de tapabocas.

Canastas y viandas

El Obispado y la Casa Diocesana en el marco de las acciones de la Pastoral Social de todos los años, se han convertido en lugar de recepción de una importante cantidad de donaciones en comestibles y dinero, así como de personas que solicitan ayuda.

Las donaciones se distribuyen en una o dos recorridas semanales a unas 18 ollas y merenderos (en Salto son 50 las ollas populares registradas en la Intendencia Municipal que alimentan a más de 5.000 personas).

En el Obispado las personas que llegar a pedir alimentos, luego de ser registradas, reciben canastas preparadas en base a donaciones personales o de empresas locales.

Los fines de semana se entregan un promedio de 50 viandas cada día a personas en situación de calle.

Las parroquias de la Diócesis cuyas comunidades están abocadas en este tiempo de pandemia a organizar canastas de alimentos y/o de artículos de limpieza son: Parroquia Santa Rosa de Lima (Bella Unión), Parroquia Sagrado Corazón (Paysandú) , Parroquia Nuestra Señora del Pilar (Fray Bentos) y la Parroquia Nuestra Señora del Carmen (Salto).  En esta se atiende los días jueves, durante todo el año, a 200 personas a las que se entrega canastas con alimentos y productos de higiene.

En Tambores, también las Hermanas Misioneras de Jesús Verbo y Víctima entregan canastas a personas de pocos recursos.

Ollas populares y meriendas

En la Capilla y Obra Don Bosco  perteneciente a la Parroquia Nuestra Señora del Carmen (Salto) cada día se preparan 500 platos de comida para familias de los barrios Quiroga, La Esperanza, Los Olivos, Constitución y Cien Manzanas.

Los sábados se prepara la merienda para familias de los barrios Uruguay y Burton. Por otra parte, la comunidad de la Capilla Nuestra Señora de Fátima de la Parroquia Sagrado Corazón de Jesús de Salto colabora en la preparación de la olla que cada sábado se realiza con carne y legumbres para las personas que atraviesan dificultades.

En Paysandú, desde la Parroquia Sagrado Corazón, se brinda diariamente alimentación a más de 200 personas de la zona sur, en los barrios Jardines, La Chapiata y Tatuces, entre otros. En la Parroquia San Benito se ofrece el desayuno todos los días a unas 150 personas en situación de calle, así como a algunas familias con niños y ancianos de alguna pensión cercana.

En la Parroquia San José Obrero de Paysandú se ha estado apoyando a ollas populares en las primeras semanas de pandemia y actualmente se está evaluando pasar a un régimen de entrega de canastas.

También la comunidad de la Parroquia Nuestra Señora del Pilar de Fray Bentos (Departamento de Río Negro) en estos meses viene recogiendo alimentos destinados a ollas populares y a las familias del CAIF “Las ranitas”.

Tapabocas, túnicas y ropa de abrigo

Las comunidades de Belén, Baltasar Brum y Tomás Gomensoro dependientes de la Parroquia de Bella Unión (Artigas) colaboran confeccionando tapabocas que luego donan a personas en situación de calle y a quienes trabajan en el servicio de las ollas populares. También en la Parroquia San José Obrero de Paysandú están abocados a la confección de tapabocas.

Por su parte, la comunidad de la Parroquia Nuestra Señora del Pilar en Río Negro colabora con la confección de tapabocas y está haciendo campaña de mantas para el invierno.

Los integrantes de la Pastoral Social del Cerro de Salto colaboraron en la confección de más de 70 túnicas para el personal del Hospital local.

Otro servicio que se presta en Salto está a cargo de un grupo de profesionales (asistente social, psicóloga, abogado, economista, estudiante de 5to de medicina, estudiante de psicología) que visitan a las 400 personas del asentamiento del  “Vertedero”. Se les brinda apoyo liceal a los pocos que estudian, se entregan alimentos una vez por semana, ropa, se los asesora sobre trámites y asuntos judiciales.

ARQUIDIÓCESIS DE MONTEVIDEO

En la Arquidiócesis de Montevideo los esfuerzos se concentran mayormente en la entrega de canastas, viandas y ropa para las personas en contexto vulnerable.

En el Comedor San Antonio se brinda el almuerzo a personas de ambos sexos, mayores de 50 años, y se les entrega ropa, a la vez que se les acompaña.

En la zona de Casavalle el “Movimiento Sembradores” entrega alimentos semanalmente a aproximadamente 200 personas en situación de calle.

En Villa Muñoz, en la Obra Social San Pancracio, se entregan viandas diariamente a unas 45 personas, y  canastas (cada dos meses) a 82 familias.

En los barrios Centro y Ciudad Vieja, integrantes del “Hogar de Cristo”, en forma coordinada con los Movimientos “Luceros”, “Sembradores” y los Padres Capuchinos, se abocan a dar alimentos diariamente a personas en situación de calle.

En el barrio Pocitos, los impulsores de la olla comunitaria “La noche del Encuentro”, brindan comida y contención a personas en situación de calle en tres zonas del barrio.

En Malvín Norte, integrantes de la Comunidad de la Parroquia de Belén entregan diariamente a quienes más lo necesitan un plato de comida caliente. (Más información en esta entrevista)

DIÓCESIS DE TACUAREMBÓ-RIVERA

En Tacuarembó, el Obispado, en coordinación con los párrocos, organizó la entrega de canastas para las personas en situación de vulnerabilidad en todas las parroquias de la Diócesis.

También se entregan canastas y jabones a la Unidad de Rehabilitación N26 (INR) y se brindó la tela y otros elementos necesarios para que las reclusas puedan confeccionar tapabocas.

En la Parroquia Santa Cruz se coordinan acciones con el Comité de Emergencia . Asimismo, junto a miembros de la comunidad del barrio Godoy, los sábados se sirve la merienda a los niños, y el domingo se ofrece una  «olla popular».

Además de las familias de la ciudad,  también las del campo se ven beneficiadas con la entrega de viandas y canastas así como de ropa de abrigo por parte de la comunidad de la Parroquia San José.

En las Parroquias de Rivera, se reciben canastas de alimentos y se entregan directamente al Comité de Emergencias. Además se visita a adultos mayores para hacerles las compras o brindarles acompañamiento espiritual. También se organizaron para confeccionar tapabocas para personas mayores y privados de libertad.

La Obra Social Caqueiro, de los Salesianos de Don Bosco, atiende a quienes habitualmente participan en su centro y distribuye canastas en  la ciudad y el campo.

La Obra Social ¨Mandubí¨ de las Hnas. de la Providencia atiende con alimentos a los niños y al barrio.

Deja un comentario

*