26 Ene '07

Sociedad Uruguaya

Primaria incorpora experiencia «Maestro de la Comunidad» de FUCVAM

En la sesión del 3 de enero de 2007, el Consejo de Educación Primaria, resolvió incorporar la experiencia «Maestro de la Comunidad» de FUCVAM, como herramienta para la formación y capacitación de los docentes que desempeñan y coordinan el Programa Nacional de Maestros Comunitarios de ANEP.

A continuación, anexamos la nota presentada por FUCVAM a Primaria.

PROPUESTA AL CONSEJO DE EDUCACIÓN PRIMARIA

La Federación Uruguaya de Cooperativas de Vivienda por Ayuda Mutua (FUCVAM) viene desarrollando desde principios del año 2003, con carácter experimental, un Proyecto de Desarrollo Social que ha denominado Maestro/a de la Comunidad.

Esta propuesta surge como respuesta a la preocupación por las dificultades sociales y escolares constatadas en los niños y las niñas cooperativistas, fruto de las políticas sociales y educativas de los últimos decenios.

Se trata de un Proyecto de carácter socio – pedagógico que se propone:

Impulsar una propuesta educativa global que propicie el desarrollo integral de los niños y las niñas.

Potenciar procesos de socialización mediante integración a actividades de carácter colectivo.

Recuperar la calidad de la educación de los niños y las niñas cooperativistas y fomentar los valores del cooperativismo.

Promover la gestión comunitaria de esta propuesta educativa.

La gestión comunitaria de la propuesta educativa se ha hecho posible mediante la formación de una Comunidad de Aprendizaje integrada por una maestra o maestro, las niñas y los niños, los cooperativistas en gral. ( adultos, jóvenes y adolescentes) y los grupos de apoyo.

Estrategias educativas:

La propuesta busca que se llegue a formular y desarrollar por parte de la Comunidad de Aprendizaje, un proyecto de trabajo colectivo.

La puesta en práctica de una pedagogía participativa, ha permitido construir un espacio educativo, donde los niños y las niñas han ido tomando cada vez mayor protagonismo: han podido reflexionar sobre sus necesidades, plantear sus inquietudes, sus ganas de hacer y no hacer, han podido practicar la crítica y autocrítica incluyendo la crítica a las maestras y maestros y a los adultos que acompañan el proceso.

Han recibido, aceptado o cuestionado los límites planteados por los adultos y el mismo grupo. Es de destacar el aprendizaje recibido de sus pares a partir del trabajo grupal y la interacción entre edades ( los grupos son de edades heterogéneas).

La transmisión de los valores cooperativistas, el aprendizaje de la autonomía y autogestión en el marco del proyecto, han dejado sus frutos. El trabajo en equipo, realizar asambleas, respetar las ideas y opiniones diferentes y buscar un consenso, es producto de un proceso que se ha podido dar en el ámbito de esta experiencia, donde los adultos que acompañan las actividades han aprendido también de las niñas y los niños.

En todos los casos se ha dado un aprendizaje de la democracia directa y formación cooperativista.

Los grupos de apoyo:

Integrando la Comunidad de Aprendizaje, acompañando a la maestra o maestro en las actividades con las niñas y los niños, responsabilizándose de finanzas, relacionamiento con la comunidad; participando en la definición del Proyecto de trabajo, y luego aportando sus saberes en las distintas áreas.

Para algunos miembros del grupo de adultos es una primera experiencia de participación, comprometiéndose en asumir tareas según las capacidades y posibilidades de cada uno.

Los círculos de estudio:

sin marco institucional,

como articulador de procesos cognoscitivos

trabajando con grupos heterogéneos( género, edades, habilidades)

estimulando la creatividad

tendiendo puentes hacia el sistema educativo formal (escuela)

Como el resto de la experiencia, es una construcción colectiva donde cada día aprendemos de la práctica y debemos descubrir las herramientas teóricas que sustenten esa práctica. Para la formación permanente hemos organizado Círculos de Estudio, donde el equipo técnico se reúne regularmente para intercambiar, reflexionar sobre la práctica, colectivizar la misma, y encontrar herramientas teóricas que sustenten la misma.

Este Proyecto, en las experiencias en marcha, se ha mostrado como una herramienta válida en esa construcción colectiva de propuestas donde la educación se convierta realmente en factor de cambio y sea capaz de promover seres pensantes, críticos, creativos, libres, solidarios.

Entendemos que muchos de los aprendizajes que nos ha dejado esta experiencia, pueden ser compartidos con las maestras y maestros comunitarios de nuestras escuelas públicas, como un aporte en la formación de los mismos para la construcción de este nuevo rol.

Nuestro aporte fundamental puede estar dado en los siguientes temas:

– Un compromiso activo y sostenido de la comunidad:

Participación

Gestión comunitaria de una propuesta educativa

Comunidad de aprendizaje.

Un perfil y una formación idónea de los docentes:

Los círculos de estudio como herramienta de formación

Permanente.

– Una propuesta educativa a partir del reforzamiento de los vínculos:

Niños- niñas familias.

comunidad.

escuela maestros/as.

El cooperativismo como escuela de formación ciudadana.

El abordaje del conocimiento como práctica social y construcción colectiva.

Cómo trabajar en la comunidad para favorecer el tendido de puentes hacia la escuela ( sistema educativo formal).

Valoramos mucho esta posibilidad de acercamiento e intercambio de experiencias que sin duda marcan un cambio de rumbo en las políticas educativas y que contribuirán a la construcción de una educación de y con el pueblo.

Un desafío no menor, lo ha constituido la construcción del Rol de las maestras y maestros de la Comunidad:A los efectos de profundizar la participación de los adultos cooperativistas en la propuesta, se estimuló la creación de grupos de apoyo a cada experiencia. Un grupo de cooperativistas voluntarios se constituyen en grupo de apoyo,

Deja un comentario

*