9 Ene '09

Sociedad Uruguaya

Novela aborda el conflicto uruguayo-argentino

Ni el Tribunal de la Haya, ni la ONU, ni la OEA, ni el Mercosur. El conflicto por la instalación de las plantas procesadoras de celulosa en Fray Bentos, necesita creatividad para ser resuelto.

¿Sería una utopía pensar que el corte del puente internacional que une a la capital rionegrense con la entrerriana Gualeguaychú pudiera dirimirse en un partido de fútbol? Esta es la original idea que propone el escritor uruguayo Raúl Vallarino en su nueva novela: «Los sueños del delantero centro».

«En esta locura intransigente, bien valdría probar con otra locura: un enfrentamiento futbolístico donde el que gane impone las reglas», reflexiona Vallarino con ironía y humor.

Invitación: Museo del Anglo, viernes 9 de enero de 2009, hora18:00.

En «Los sueños del delantero centro», hay un conflicto similar al actual. Dos ciudades ubicadas en ambas orillas del río Uruguay deben resolver un enfrentamiento, ambientado en los años treinta, cuando en Montevideo se apagaban los comentarios del primer mundial de fútbol y la final que enfrentó a uruguayos y argentinos.

Un futbolista que no sabe jugar al fútbol, pero que se transforma en ídolo de multitudes; una vieja bruja que realiza un extraño conjuro mágico, supuestamente para evitar que alguien muera, un grupo de desaforados que se dicen ambientalistas, pero cuyo cometido es aparecer en los medios de prensa para obtener unos minutos de fama; un periodista que investiga, sin saber bien que es lo que busca descubrir, y la inopinada aparición de Carlos Gardel son algunos de los personajes y situaciones que provocan la historia y hacen que el absurdo y el humor convivan en estas páginas.

En este libro, es justamente el humor, el que trata de rescatar un poco de sensatez.

http://noticias.uol.com.br/ultnot/ansa/2008/12/23/ult6815u146.htm

Los sueños del delantero centro está editado por Planeta y será presentado el viernes 9 de enero, a las 18 horas, en la sede del Museo de la Revolución Industrial de Fray Bentos.

Deja un comentario

*