16 Jul '11

Sociedad Uruguaya

Uruguay celebra el ‘Maracanazo’ y eliminó a Argentina de la Copa América

Aumenta el desencuentro de Messi con Argentina. Habrá pocos escenarios más dolorosos para la Pulga que el de anoche en Santa Fe. La albiceleste fue eliminada de la que tenía que ser su Copa en su propia cancha, con Messi de capitán, nada menos que por Uruguay, señala la crónica de Ramon Besa para El País de Madrid del sábado 16 de julio.

No fue culpa de Leo, que participó decisivamente en el gol de su equipo y transformó el correspondiente penalti, sino que la responsable fue la propia Argentina, abatida por su falta de juego y de puntería en el tiro de Tévez, superada por la celeste, que no perdonó una en la rueda de los penaltis y fue más competitiva que nunca en territorio enemigo. Ya le ocurrió hace justamente 61 años, cuando protagonizó el Maracanazo en la Copa del Mundo contra Brasil. Anoche repitió en la Copa América en casa de Argentina. El partido respondió al fin y al cabo a la condición de clásico del Río de la Plata, al dramatismo que se exige a una contienda de tal calibre, más que nada porque hubo un expulsado por bando, la prórroga de por medio, una actuación sobresaliente de los dos porteros y la tanda de los penaltis como solución definitiva.

A Uruguay, un equipo canchero por excelencia, solidario en el reparto de tareas y del campo, bien trabajado y organizado, le representó de salida El Ruso Pérez. Fiel representante de la garra charrúa, El Ruso le clavó los tacos al tobillo de Mascherano nada más empezar y acto seguido atacó con la determinación propia de quienes visten la celeste el rechazo de Romero para poner el 0-1. La jugada subrayó la atención de los chicos de Tabárez y las miserias de la zaga de Batista: Folán botó la falta, cabeceó Cáreres como le dio la gana, tocó el arquero como pudo la pelota y remató Pérez a gol. A excepción del portero, los argentinos fueron los mejores espectadores de la estrategia uruguaya.

Agarrotada y descosida como escuadra, Argentina encontró remedio a sus deficiencias estructurales en el oficio de Gago, la destreza de Messi y la llegada de Higuaín. Los tres mezclaron estupendamente en el empate, alcanzado después de un robo de balón propiciado por la presión de Uruguay: La Pulga condujo bien de fuera hacia adentro, la puso mejor e Higuain cabeceó la tercera asistencia de Messi en el torneo.

A veces pareció que ambos equipos solo tenían una jugada en su repertorio, más que nada porque la repetían sin parar: cada falta lateral de Uruguay era una tortura para los centrales argentinos y cada centro de Messi a la cabeza de Higuaín era un problema para Muslera. Apenas hubo más, incluso cuando Uruguay se quedó con 10 por la expulsión cantada de Pérez, un futbolista temrario, incapaz de distinguir las zonas blandas de las calientes, siempre atizando a diestro y siniestro.

Aunque defendió mal, a ratos Argentina atacó mejor y tuvo más continuidad en el juego. Hasta el descanso al menos, porque en la reanudación no consiguió sacar provecho de su superioridad numérica, bien anudado como quedó el equipo por el imperial Arévalo Ríos. Impaciente, la albiceleste perdió el hilo del partido y se entregó a Messi, discontinuo y, sin embargo, imprescindible. Tuvo suerte Argentina de Romero, que tapó muy bien a Forlán, y a Uruguay le salvó Muslera, soberbio en dos tiros de Higuaín y uno de Tévez. Ni la entrada del Apache ni la de Pastore, así como la expulsión de Mascherano, que dejó el brazalete a Messi, evitaron en cualquier caso la prórroga.

El intervencionismo de Forlán y la sutileza de Luis Suárez, excelente en el regate, animaron a Uruguay, definitivamente más equipo que Argentina. A más delanteros, menos juego por parte de la selección albiceleste, fuera de foco, entregada a una jugada episódica de Higuaín y, como mal menor, resignada a los penaltis.

A la excelente actuación del Pipita solo le faltó un segundo gol que mereció por la facilidad con la que armó el remate en jugadas intrascendentes por poco elaboradas. Las maniobras del madridista condicionaron el atrevimiento de Uruguay. No atinó entonces Argentina y la celeste no desaprovechó la concesión en los penaltis para acudir al encuentro de Perú después de celebrar el Maracanazo con un triunfo histórico en Argentina.

ARGENTINA, 1- URUGUAY, 1

Argentina: Sergio Romero; Zabaleta, Burdisso, Milito, Zanetti; Gago (Biglia, m. 96), Mascherano, Di María (Pastore, m. 73); Higuaín, Messi y Agüero (Tévez, m. 84).

Uruguay: Muslera; Maxi Pereira, Lugano, Martín Cáceres, Álvaro Pereira (Gargano, m. 111); Álvaro González, Diego Pérez, Victorino (Scotti, m. 20), Arévalo (Eguren, m. 111); Forlán y Luis Suárez.

Goles: 0-1. M. 5. Diego Pérez aprovecha un rechazo en el área pequeña. 1-1. M. 18. Higuaín cabecea un centro de Messi. Penaltis: Messi, gol (1-0). Forlán, gol (1-1). Burdisso, gol (2-1). Luis Suárez, gol (2-2). Tévez, para Muslera. Scotti, gol (2-3). Pastore, gol (3-3). Gargano, gol (3-4). Higuaín, gol (4-4). Martín Cáceres, gol (4-5).

Árbitro: Carlos Amarilla (Paraguay). Expulsó por doble amarilla a Diego Pérez (m. 39) y a Mascherano (m. 87). Amonestó a Zabaleta, Cáceres, Álvaro González, Milito, Burdisso, Gago y Tévez.

47.000 espectadores en el Brigadier López

Fuente Contenido: El País de Madrid. www.elpais.com

Fuente Imagen: deportes.starmedia.com

Deja un comentario

*